Proyecto de ley podría costarle a la economía agrícola californiana US$ 4.5 mil millones

Mientras que los miembros del sindicato United Farm Workers (Campesinos Unidos) se preparan para ir a Sacramento el 25 de agosto a presionar al Senado para que apruebe un proyecto de ley agrícola sobre horas extras, un estudio encargado por una serie de grupos industriales demuestran que la medida podría tener consecuencias no deseadas.

El proyecto de ley, AB 1066 (Gonzalez – D), propone la reducción del umbral de horas extraordinarias, pasando de las actuales 10 horas a ocho, y el Senado tiene hasta el 31 de agosto para votar sobre la legislación.

“Al final del día lo que este proyecto de ley realmente está haciendo es quitar dos horas de pago regular para los trabajadores agrícolas, y no tiene sentido”, comentó a Portalfruticola.com, Matthew Allen, director de Asuntos Gubernamentales de California de Western Growers.

“En este momento, basándose en la estacionalidad de los cultivos y los patrones del clima, los trabajadores agrícolas son capaces de trabajar hasta 10 horas antes de que el tiempo extra entre en acción, y todos los empleadores tienen que mitigar el costo de las horas extras”.

“Si esto llegara a ser promulgado, la capacidad de tener esas horas disponibles durante las horas peak de la temporada se reducen, ya que el productor no es capaz de asumir los mayores costos por mano de obra”.

Él dice que esto podría involucrar tomar más trabajadores cuando sea posible y mantener turnos de hasta ocho horas, asumir el costo de más horas extras, o simplemente reduciendo la producción.

“La gente definitivamente está haciendo oír su voz en la capital y las consecuencias que habrían si está ley fuera promulgada, sobre todo después del reciente aumento del sueldo mínimo a $15 dólares la hora”, dice Allen.

“Tenemos un análisis económico diciendo que los ingresos de los trabajadores agrícolas se podrían reducir en más de US$ 1.5 mil millones”.

“Podría haber hasta US$ 5.4 millones de pérdidas en la producción de cultivos – se está empezando a ver estos impactos en la agricultura, pero esto también se traduce a la comunidad cuando se habla de los sueldos de los trabajadores agrícolas más pequeños, y las comunidades realmente empiezan a ver el impacto en todo el estado”.

Estas cifras provienen de un estudio realizado por Highland Economics, LLC, encargado por Western Growers y otros grupos incluyendo California Citrus Mutual, California Fresh Fruit Association, California Dairies Inc California Association of Winegrape Growers y otros.

La firma de análisis económico estima que los costos de mano de obra para las hortalizas aumentarán del 46% al 55%, para las frutas va a subir del 58% al 73%, y para las nueces de un 47% al 52%.

La pérdida de US $ 5.4 mil millones en la producción de cultivos también equivaldría a una reducción de 78.000 puestos de trabajo, según el informe.

Los efectos variarán en función de los cultivos, así, con los costes laborales de la frutilla, se espera que dispararían desde el 57% de los costos de operación al 81%, y un aumento significativo de otros productos  como el brócoli (49% a 62%) y uva de mesa (54 % a 70%).

Allen menciona que algunos productores también podrían considerar trasladar su producción a otra parte.

“Hay un aumento de la competencia no sólo entre California y otros estados, pero estamos muy sujetos a un mercado internacional, por lo que todos esos efectos se harán sentir”, dice.

“Es un gran estado para la agricultura, pero también presenta sus propios desafíos, y este es uno de ellos, por eso hemos estado tan activos para derrotar a esta medida”.

Deja un comentario