Chapingo buscará rescatar y proteger el maíz nativo

Contar con una denominación de origen permitirá proteger el maíz de cualquier intento de plagio de otro país, sobre todo porque la gastronomía estadounidense consume gran cantidad de maíz por su variedad de colores y para la elaboración de diversos platillos.

Es por ello que la Universidad Nacional Autónoma Chapingo buscará el rescate de la producción de maíz, el sello de denominación de origen del maíz y una ley de calidad del grano, para lo que llevará adelante un Programa Nacional de Rescate de Maíz Nativo y la Colecta Nacional de este grano para preservar y reproducir las más de 59 razas que existen en México.

La Subdirección de Servicios y Extensión de la Universidad aseguró que es posible cerrar la puerta a las importaciones de maíz, las cuales superan las 10 toneladas anuales.

Durante la XXI Feria Nacional de la Cultura Rural Chapingo 2016, que concluirá hasta el próximo 16 de octubre, la Universidad detalló que el rescate del maíz nativo en sus diferentes especies permitirá su reproducción con políticas de Estado siempre y cuando exista una visión nacionalista en los servidores públicos pues investigaciones de la universidad y proyectos con más de 10 años de aplicación demuestran que es viable la producción de maíz de alto rendimiento a bajo costo.

El Programa Nacional de Rescate del Maíz Nativo anunciado, iniciará, junto con la colecta estudiantil, en 2017, y busca proteger 59 especies de las cuales 35 solamente radican en Oaxaca y además el maíz ya tiene más de 5 mil usos de tal suerte que es urgente “la custodia de este grano”.

Con esta estrategia, explicó, se impulsará, desde la academia, el sello de denominación de origen del maíz y una ley de calidad del grano que permita al productor comercializar a mejor valor el maíz el cual es muy demandado en el extranjero y crece el interés entre la comunidad gastronómica nacional e internacional.

Porque, recalcó, es urgente rescatar la autosuficiencia alimentaria mediante la teoría de la economía campesina la cual si permite la estabilidad social pues debe entenderse que el campesino siembra por cultura y está arraigado a su tierra.

La Universidad Autónoma Chapingo ya aplica 58 proyectos productivos en comunidades marginadas del país y ha firmado 60 convenios con diversas organizaciones campesinas con la meta de “rebasar el paternalismo” gubernamental en el que se encuentran 25 millones de mexicanos. Proyectos como la cosecha de agua de lluvia en el estado de Puebla o la producción de maíz con sistemas de ecointensificación en Oaxaca para producir hasta 10 toneladas.

De acuerdo con la Universidad Autónoma Chapingo, tan sólo Querétaro, Hidalgo, Morelos y Puebla, cuentan con un millón y medio de hectáreas potenciales de producción de maíz que arrojarían hasta 15 toneladas para el consumo de tortilla en México.

Ya que, explicó, no sólo se trata de proteger la semilla nativa de maíz sino también reproducirla para no tenerla que comprar a las comercializadoras y los estados potenciales para producirla son Chiapas, Guerrero, Oaxaca y Michoacán.

Asimismo, indicó que se trabaja en la creación de un Consejo Nacional de poco más de 25 investigadores especializados en maíz que tiene la UACH para proteger este grano con enfoque nacionalista.

Deja un comentario