Desigual inversión en investigación agropecuaria en Latinoamérica

A pesar de que la inversión en investigación agropecuaria en algunas naciones de América Latina y el Caribe ha aumentado progresivamente en los últimos años, hay diferencias entre los países de la región: algunos presentan inversiones de hasta el 1.8 % del Producto Interno Bruto agropecuario real (PIBag), mientras otros apenas invierten el 0.1 %.

Así lo indica un estudio realizado por el Programa de Indicadores de Ciencia y Tecnología Agropecuaria, liderado por el Instituto Internacional de Investigaciones sobre Políticas Alimentarias.

El estudio, realizado con apoyo financiero del Banco Interamericano de Desarrollo, muestra el estado del desarrollo científico en la región, detalla las inversiones en investigación agropecuaria, revela cómo esto influye en la dinámica del sector agrícola en cada país y alerta sobre la necesidad de fortalecer la investigación pública en algunas naciones.

Brasil, por ejemplo, supera a todos los países de la región con investigadores altamente calificados e infraestructura de clase mundial.

Otros, como Argentina, Colombia, Costa Rica, México y Uruguay también tienen sistemas de investigación agrícola bien desarrollados, pero, naciones de Centroamérica, el Caribe y algunos andinos se han quedado atrás en términos de infraestructura, inversión y capacidad de investigación.

“Este análisis arroja cifras significativas que pueden servir a los tomadores de decisión para abogar por mayor inversión en investigación, ciencia y tecnología que conduzcan a innovaciones agrícolas”, aseguró Priscila Henríquez, especialista en Gestión de la Innovación Tecnológica del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura.

Con ella coincidió Sandra Pérez, gerente del programa en la división de Medio Ambiente y Producción de Tecnología del IFPRI, quien aseguró que contar con datos es esencial para analizar tendencias de la inversión en investigación y desarrollo (I+D) agropecuario, identificar vacíos y mejorar la coordinación entre instituciones y regiones.

Deja un comentario