Chihuahua sólo siembra algodón genéticamente modificado

Cerca del 97 por ciento del algodón que se siembra Chihuahua, proviene de semillas genéticamente modificadas y es el único tipo de cultivos permitidos en el estado, informó la delegación de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa).

El crecimiento de este tipo de cultivos en el país se dio durante los gobiernos de Vicente Fox y Felipe Calderón, que otorgaron los permisos correspondientes a las trasnacionales, que han quedado limitadas a sólo sembrar este producto porque, a diferencia del maíz, no es comestible.

Chihuahua, hasta el año antepasado, tenía apenas el 60 por ciento de sus siembras de algodón con semillas genéticamente modificadas, y para el 2017, se espera que llegue al 100 por ciento, por tratarse de un producto más resistente a las plagas.

El Valle de Juárez y Delicias concentran gran parte de estas siembras, pero también se encuentran en los municipios de Chihuahua, Parral, Casas Grandes, Valle de Allende y Ahumada.

De acuerdo con información del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica), en Chihuahua y gran parte del país prácticamente ya no existe el algodón convencional, debido a que los productores han encontrado en la semilla transgénica una ayuda en el combate de plagas cuarentenarias, como la del gusano rosado y el “complejo billetero”, que son las que particularmente lo atacan.

En la década de los sesenta, cuando México era uno de los productores más fuertes, estas plagas ocasionaron una baja considerable en la producción, al generar estragos en las siembras.

Las constantes aplicaciones de insecticida ocasionaron que dejara de ser rentable producir algodón en el país.

Aunque en México se cultiva algodón genéticamente modificado desde hace 18 años, fue en 2010 cuando el Gobierno Federal permitió la primera siembra comercial, donde la firma Monsanto obtuvo la autorización para liberar la semilla en 9 mil 500 hectáreas de las regiones algodoneras de Chihuahua, Coahuila y Durango.

En fase experimental, durante 2008 a Bayer se le permitió la liberación en 30 mil hectáreas, y Monsanto obtuvo permiso para liberar al ambiente semilla de algodón modificado en 18 mil 152 hectáreas en las regiones algodoneras de Chihuahua.

Posteriormente, durante 2011 en fase piloto se autorizó a Bayer liberar la semilla en superficies de hasta 60 mil hectáreas en Chihuahua y, un año después, Monsanto obtuvo permiso para liberar algodón modificado en fase experimental sobre superficies de hasta 25 mil hectáreas en la entidad.

Deja un comentario