Listo Aguascalientes para cumplir con el SINIIGA

Desde este primero de diciembre, la inscripción de ganaderos y agroproductores en el Sistema Nacional de Identificación Individual Ganadera (SINIIGA) es obligatoria, por lo que el gobierno de Aguascalientes informó que ésta se llevará a cabo en las oficinas locales de la Unión Ganadera Regional del estado (UGRA) y en su sede alterna del municipio de San Francisco de los Romo.

El objetivo de integrar a nivel nacional a la totalidad de los productores pecuarios, criadores de reses y ganaderos dedicados a la industria de la carne se maneja en dos vertientes: la primera, que se refiere a frenar y combatir el abigeato en el campo mexicano; y la segunda en tener acceso a la cobertura necesaria que ofrece el seguro ganadero en caso de siniestro.

En este segundo renglón, la Unión Ganadera Regional del estado recordó los obstáculos que enfrentaron más de 15 ganaderos durante el primer semestre de 2016, como consecuencia del envenenamiento masivo de los hatos ganaderos con pollinaza contaminada con órganos fosforados, que se registró en varios predios del municipio e incluso en diversas rancherías zacatecanas colindantes con Calvillo.

La carencia del registro adecuado en el SINIIGA, dijo, impidió que esa minoría de criadores de ganado, algunos, y otros dedicados a la engorda de reses fueran beneficiados con el seguro ganadero respectivo y todavía hasta el presente se sigue insistiendo en las instancias del ramo que uno o dos de ellos sean objeto de la indemnización del caso.

En cambio, resaltó, aquellos que forman parte de esa asociación de carácter nacional, hasta la fecha obtienen los beneficios que les apareja su militancia y cuando menos cinco de ellos fueron apoyados con 20 mil pesos cada uno, que destinaron a la compra de los sementales que requerían para repoblar sus hatos, luego de que los que tenían murieron envenenados con ese deshecho avícola.

La inscripción en el padrón del SINIIGA no tiene costo alguno, pero quienes se van a afiliar deben comprobar la legítima tenencia de sus animales con la factura correspondiente de su compraventa, el domicilio del rancho al que pertenecen y el nombre del lugar, guías de traslado, así como el fierro oficial de su registro en la asociación ganadera de su lugar de residencia.

El aretado de los animales, explicó, representará una garantía de recuperación casi inmediata de la res en caso de robo e impedirá su comercialización ilegal en los rastros oficiales o entre terceros y de esa manera, paulatinamente, el abigeato desaparecerá del medio rural, porque las medidas de control de compraventa, traslados y embarques de los vacunos serán más estrictas y de mayor garantía de seguridad para los hombres del campo.

 

Deja un comentario