Piden diputados coordinación en proyectos hidráulicos

La Cámara de Diputados pidió a los gobiernos de los estados coordinarse con las autoridades federales y municipales para destinar recursos presupuestarios al desarrollo del capital físico, humano y tecnológico, con el fin de impulsar la comercialización y la implementación de proyectos productivos e hidráulicos agropecuarios.

Dicha coordinación deberá darse a través de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) y de la Comisión Nacional de Agua (Conagua)

Al fundamentar el punto de acuerdo, considerado de urgente resolución y avalado en votación económica, los diputados aseguraron que el entorno agropecuario inició este 2017 con tres fuertes contratiempos que, combinados, afectan gravemente la estabilidad y crecimiento del sector, e incrementan la pobreza de la población rural del país.

Estos son: la depreciación del peso frente al dólar, el incremento en los precios de los combustibles y la disminución de recursos que se habrían de destinar a los programas de apoyo al campo, como los de carácter hidráulico para enfrentar la sequía.

Argumentaron que, con base en reportes del Banco de México, en enero de 2016 la paridad alcanzaba los 17.34 pesos por dólar; para enero de 2017, el tipo de cambio alcanzó los 21.90. Esta coyuntura ha provocado el encarecimiento de las importaciones agroquímicas, fertilizantes y maquinaria.

A su vez, el alza en los precios de los combustibles elevó el costo de producción de todo el sector agropecuario. Sólo para ilustrar: el precio máximo de la gasolina Magna, en enero del 2016 era de 8.87 por litro y de 7.90 para el diésel. Para enero de 2017, el precio de la Magna alcanzó los 12.30 y el del diésel los 12.90.

A la par, en el Presupuesto de Egresos de la Federación 2017 se etiquetaron poco más de 70 mil 429 millones de pesos para los programas presupuestarios sujetos a reglas de operación de la Sagarpa; ello representa una reducción real del 19.6 por ciento respecto al PEF 2016.

Como resultado, las unidades económicas rurales tendrán menores apoyos para incrementar y desarrollar el capital físico, humano y tecnológico; ello, sin mencionar el alza que la sequía impacta sobre nuestro campo.

Deja un comentario