Poblaciones de atún, en máximo rendimiento sostenible

Las pesquerías de atunes tropicales (atún aleta amarilla y patudo) no se encuentran en riesgo; su estado de población es bastante estable y los modelos científicos muestran que la pesquería se halla en los niveles que corresponden al rendimiento máximo sostenible, aseguró el director de la Comisión Interamericana del Atún Tropical (CIAT), Doctor Guillermo Compeán Jiménez.

Aclaró, sin embargo, que esta situación podría cambiar si aumenta la capacidad de la flota atunera, principalmente, en otros países al sur del Pacífico Oriental.

Así lo declaró el científico de origen mexicano, Compeán Jiménez, al participar en la 92 Reunión Interamericana del Atún Tropical, que se celebra en la Ciudad de México, con la asistencia de representantes de 21 países miembros de la CIAT, donde México es anfitrión y que fue inaugurada en la víspera por el Secretario de SAGARPA, en presencia del Comisionado Nacional de Acuacultura y Pesca.

Guillermo Compeán, señaló que la CIAT es una organización regional de ordenación pesquera cuya existencia data desde 1949 y se rige por la Convención de Antigua.

La CIAT es probablemente la organización de regulación pesquera que cuenta con el personal científico independiente más calificado a nivel mundial.

Localizada en La Jolla California, EUA, su personal científico cuenta con investigadores de México, Europa, Oceanía y EUA, quienes antes de hacer sus recomendaciones de medidas de conservación realizan periódicamente evaluaciones particularmente rigurosas, desde el punto de vista científico, de las especies bajo su responsabilidad.

Entre las evaluaciones científicas de especies más importantes que han hecho, figuran las de atún aleta amarilla, patudo y barrilete, entre otros.

Fue esta organización la primera que impuso como medida obligatoria el uso del cien por ciento de observadores científicos independientes, en los viajes de pesca de los barcos atuneros, lo cual ha sido un referente a nivel mundial.

En el marco de la CIAT, y con fundamento en las recomendaciones del personal científico, se adoptan, revisan y actualizan constantemente resoluciones de manejo y conservación para el aprovechamiento sustentable de las pesquerías de atún tropical y especies asociadas en el Océano Pacífico Oriental, tales como vedas espacio temporales, límites al número de barcos, así como medidas para la reducción de capturas incidentales, procedimientos para la liberación de especies como tortugas, tiburones, mantarrayas, aves marinas, entre otras, para que las actividades pesqueras se mantengan en niveles de rendimiento máximo sostenible y sin afectar a otras especies.

Adicionalmente, se recurre a la aplicación de otras medidas que contribuyen a la sustentabilidad, como el establecimiento de límites de captura, cuotas de extracción o cierres de la pesca en zonas sensibles, como se ha utilizado en los últimos 10 o 15 años, explicó.

Al referirse en particular a la especie atún aleta azul, apuntó que si bien la biomasa está en los niveles más bajos históricos; la pesquería no está en colapso, aunque sí podría entrar en riesgo de no mantenerse en vigor medidas de manejo que limiten la mortalidad por pesca, pero sobre todo si los países que pescan esta especie en el Pacífico Occidental (en Asia), no adoptan medidas de conservación como los que ya tienen la CIAT y sus miembros, entre los que está México, indicó.

Por ello y cuestionado sobre recientes señalamientos de grupos ambientalistas que proponen una veda de tres años, aseveró que en el caso del aleta azul, la captura que hacen los países del Pacífico Oriental como Estados Unidos y México, en realidad es pequeña en términos del efecto en la recuperación de la población, ya que los países que más lo pescan son los asiáticos.

Resaltó que “a pesar de eso, ya son más de seis años continuos que los países miembros de la CIAT han decidido tomar y aplicar medidas de protección para aleta azul en el Pacífico, no es solo México, son todos quienes lo han decidido, a pesar de que sabemos que el impacto sobre la recuperación de la pesquería es pequeño, por la falta de medidas comparables en efectividad a las que si tenemos en la CIAT”.

Sobre la situación de la pesca de atún aleta amarilla, comentó que son los propios países los que en un momento dado incrementan la capacidad de su flota y es muy difícil negarle el derecho a los países costeros a que desarrollen sus pesquerías. Todo el crecimiento que ha habido de la capacidad de pesca ha sido legal, lo que tiene que desarrollarse es un sistema donde haya transferencia de capacidad hacia los países que desean desarrollar sus pesquerías, y que tienen derecho bajo las leyes internacionales, y también bajo los acuerdos en el marco de la CIAT.

Al abordar el tema del corte de aletas de tiburón, dijo que es una práctica prohibida por la CIAT, sin embargo, hay una propuesta en esta reunión que probablemente se va aceptar, en el sentido de que se revise cómo se está manejando a nivel de las flotas, para mejorar su eficacia.

Finalmente, consideró que las organizaciones no gubernamentales son la conciencia de la sociedad, y es bueno que hagan sus llamados de atención, para que como la conciencia nos dice de repente, “oye estás haciendo algo malo” y te obliga a revisar si de veras lo estás haciendo o no. De hecho, fue la CIAT la primera organización pesquera internacional que no solo se abrió a la presencia de representantes de la sociedad civil, sino que les dio participación. La única diferencia entre la conciencia de este tipo de llamado de atención y la ciencia, es que la ciencia es exacta y es mejor apoyarse en la ciencia para responder a esos llamados de la conciencia. Entonces las ONG’S son buenas, como la conciencia de la sociedad, pero no deben remplazar a la ciencia.

La CIAT y el Acuerdo sobre el Programa Internacional Para la Conservación de los Delfines (APICD), que esta Comisión regula obtuvo la medalla Margarita Lizárraga, que es la presea más importante que otorga la FAO a la pesca responsable. (ELIZABETH VARGAS. ENSENADA NET)

Deja un comentario