Proponen en el Senado crear Ley General de Conservación, Protección y Fomento Apícola

Con el propósito de optimizar el aprovechamiento de los recursos generados por la venta de miel en el mercado internacional, se presentó ante el Pleno del Senado una iniciativa para expedir la Ley General de Conservación, Protección y Fomento Apícola.

La propuesta precisa que el objetivo es impulsar, conservar, proteger, reglamentar, fomentar, promover y difundir las actividades relacionadas con el sector apícola, para lo cual es necesario precisar las atribuciones que tendrá la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), así como detallar los derechos y obligaciones de los apicultores.

Se requiere también indicar los requisitos para la instalación de un apiario;  declarar como utilidad pública e interés social en el país el aprovechamiento de la flora melífera;  regular los relativo a la marca y propiedad de las colmenas y los servicios de polinización;  señalar las medidas que deberá de implementar el gobierno federal para la protección apícola, y determinar que los apicultores promoverán su integración en organismos o asociaciones.

La senadora Adriana Díaz Lizama, del Grupo Parlamentario del PAN, destacó, al presentar la iniciativa, que México es productor de una de las mieles de mejor calidad y de las más cotizadas en el mundo, ya que cumple con los más altos estándares en materia de sanidad e inocuidad.

“La producción nacional se vende en mercados exigentes y, en 2016, se exportaron 29.1 mil toneladas con un valor de 93.7 millones de dólares.

De acuerdo con la Coordinación General de Ganadería de Sagarpa, México  ocupa el sexto lugar en producción y  tercero en exportación mundial de miel, concluyó.

El senador Oscar Román Rosas González, se sumó a la iniciativa que se turnó a las comisiones  unidas de Agricultura y Ganadería y de Estudios Legislativos, Segunda.

INICIATIVA de la Senadora Rosa Adriana Díaz Lizama, del Grupo Parlamentario del Partido Acción Nacional, con proyecto de decreto por el que se expide la Ley General de Conservación, Protección y Fomento Apícola.

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

Somos un país productor de una de las mieles de mejor calidad, y por ello de las más cotizadas en el mundo, ya que cumple con los más altos estándares en materia de sanidad e inocuidad, la producción nacional se vende en mercados exigentes como Alemania, Reino Unido, Suiza, asimismo, ésta se consume en Estado Unidos, Arabia Saudita, Japón, entre otros. En 2016, se exportaron 29.1 mil toneladas con un valor de 93.7 millones de dólares.[*]

De acuerdo con la Coordinación General de Ganadería de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo, Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA), ocupamos el sexto lugar en producción y el tercero en exportación mundial de miel. En el país existen 1.9 millones de colmenas a cargo de 42 mil apicultores que en promedio producen 55 mil 900 toneladas, con un valor estimado en mil 900 millones de pesos, anualmente.

Dentro de las principales entidades productoras se encuentran: Yucatán, con 10 mil toneladas; Campeche, siete mil 500; Jalisco, seis mil 140; Chiapas, cuatro mil 600, y Veracruz, cuatro mil 400 toneladas. Además de su importancia para la productividad, la apicultura es una actividad de gran impacto social, ya que es principalmente familiar, generando empleos, ingresos y valor agregado, localizándose 23, 000 apicultores dedicados a la producción de miel de abeja en el sureste del país.

Se considera necesario señalar que las técnicas utilizadas son muy rústicas, con poca inversión en equipo, capacitación técnica y utilizando mano de obra familiar. Las colmenas se establecen en apiarios fijos en lugares estratégicos para el aprovechamiento de las diferentes floraciones, a diferencia de otras regiones en donde los apicultores movilizan sus apiarios según los picos de floración en diferentes ecosistemas.

Es también relevante mencionar que las abejas son insectos que viven en colonias con un alto grado de organización social. En cada colonia vive una sola reina y su función principal es poner huevos, que en época de crecimiento de la colonia pueden ser hasta 1500 diarios. Las abejas de una colonia se reconocen y diferencian de otra por las feromonas que su reina produce.

Los zánganos son una especie de machos. Su función es fecundar a la reina; después del vuelo nupcial mueren. Sólo viven alrededor de un mes y aquellos que no logran aparearse son expulsados de la colmena por las obreras. Las obreras son abejas hembras, pero sus órganos reproductores no están desarrollados. De acuerdo con su edad y desarrollo, realizan diferentes tareas. Limpian las celdas de cría, cuidan la alimentación de las larvas y de la reina.

Así, las abejas, elaboran y almacenan la miel y el polen, elaboran también la jalea real con la cual alimentan a la reina y la cera con la que construyen los panales, y colectan néctar, polen, agua y propóleo. La vida de una obrera varía dependiendo del trabajo que realiza, en época de cosecha, viven sólo seis semanas, fuera de ésta pueden llegar a vivir seis meses. De estos insectos de cuerpo cubierto de pelo que se alimentan del néctar y polen que encuentran en las flores, contribuyen en la polinización de una gran cantidad de alimentos nutritivos.

En cuanto al ciclo apícola está en estrecha relación con el ciclo de la lluvia, el principal periodo de cosecha ocurre durante la temporada seca, de febrero a mayo o junio, según el comienzo de las lluvias. Al principio de la temporada de lluvias, aunque la floración está en su máximo punto, el alto grado de humedad no permite a las abejas trabajar eficientemente, la miel que se cosecha en este corto periodo tiene un alto grado de humedad, algunos apicultores la venden a precios bajos y otros la guardan para alimentar a las abejas durante la época de crisis.

Tenemos conocimiento de que la miel es utilizada para la elaboración de pan, golosinas y bebidas, igualmente es ocupada como elemento curativo, ya que ayuda a aliviar la tos, a mejorar la memoria, o como estimulante porque proporciona nutrientes y energía, es ideal para las personas que realizan actividad física. Pero eso no es todo, también se ocupa para la creación de productos cosméticos y de belleza como son el shampoo y máscaras para pestañas.

Ahora bien, las abejas son de gran importancia en el sector agrícola, esta deriva de que dichos insectos son los polinizadores más importantes de frutos, vegetales, flores y cultivos de relevancia alimentaria y comercial, pero, además, debemos tomar en cuenta que la polinización es un servicio ecológico gratuito que se está viendo amenazado por la destrucción de su hábitat, por lo que debemos procurar su cuidado y conservación.

Se hace necesario que desde el Poder Legislativo procuremos el cuidado de esta especie de insectos polinizadores que juegan un papel relevante en el ciclo biológico, para ello, debemos generar acciones que permitan su conservación y multiplicación, a fin de lograr, que todo el territorio apicultor cuente con la importancia y los medios económicos, que requieran, para impulsar la creación de apiarios productores de miel, cera, polen, propóleo, veneno de abeja.

Por lo antes expuesto, con la presente iniciativa se busca establecer la intervención pública del Estado Mexicano en sus tres niveles de gobierno que permita el diseño de políticas y esquemas de fomento para la protección, conservación y fomento del sector apícola, que considere desde la protección del apicultor, así como de las abejas, y de su hábitat, con una visión de tomar en cuenta a ese sector primario en el campo, así como la producción de miel, cera, polen, propóleo, veneno de abeja, en sus procesos de industrialización que se utilizan, sin dejar a un lado la comercialización, distribución y una adecuada promoción de los productos ante el público consumidor.

En mérito de lo antes expuesto, someto a la consideración de esta soberanía la presente Iniciativa que expide la Ley General de Conservación, Protección y Fomento Apícola. (COMUNICACIÓN SOCIAL SENADO DE LA REPÚBLICA)

Deja un comentario