Apocalipsis del plátano: La carrera por salvar de su extinción a la fruta más popular del mundo

En un campo caluroso y seco cerca de un lugar llamado Humpty Doo en el Territorio del Norte de Australia, un grupo de científicos se apresuran a comenzar un experimento que podría determinar el futuro de la fruta más popular del mundo, el plátano.

Esquivando a los cocodrilos ocasionales, los investigadores pronto colocarán en el suelo miles de plantas pequeñas que esperan produzcan plátanos Cavendish estándar, la variedad amarilla muy bien curvada más famosa del mundo – y que representa el 99% de todos los plátanos vendidos en los Estados Unidos. Pero en este caso, las plantas se han modificado con genes de una variedad diferente de plátano.

Un hongo agresivo causante de la fusariosis del plátano ha eliminado miles de hectáreas de plantaciones de Cavendish en Australia y el sudeste de Asia en la última década. Y el hongo recientemente se afianzó en África y Medio Oriente, obligando a establecer nuevas plantaciones. Los científicos dicen que América Latina, la fuente de prácticamente todos los plátanos que se comen en los Estados Unidos, es la siguiente.

Ninguna otra variedad de banano combina la dulzura y la idoneidad para el embalaje y la exportación de Cavendish. Si el experimento en Humpty Doo (o esfuerzos simultáneos con técnicas de reproducción convencional) no arroja resultados positivos, los científicos dicen que podríamos estar mirando un futuro en el que los populares plátanos Cavendish casi desaparecen de los estantes de las tiendas.

“Estos recientes brotes confirmaron que esto se mueve”, dijo el patólogo de plantas Randy Ploetz de la Universidad de Florida, que identificó por primera vez el hongo en 1989 en muestras de Taiwán. Desde entonces, los productores plataneros han estado tratando de escapar de los efectos del marchitamiento por Fusarium, también conocida como Raza Tropical 4 de la enfermedad de Panamá (o TR4). Los fungicidas y pesticidas son inútiles contra eso. Es extremadamente contagioso, y puede permanecer inactivo durante décadas, engañando a los agricultores para que piensen que han eliminado el patógeno, solo para encontrar plantas pudriéndose desde adentro.

Una vez que TR4 llega a un campo platanero, el único recurso es erradicar todas las plantas y comenzar de nuevo. Es posible, dijo Ploetz, que en unos pocos años, “las plantaciones afectadas no podrán cultivar nada, porque el reemplazo no está allí”.

Durante décadas, los investigadores de biotecnología y los mejoradores convencionales se frustraron en sus esfuerzos por brindar resistencia a las enfermedades de la variedad Cavendish o para hibridar un reemplazo de la variedad de piel dura y maduración lenta que domina las exportaciones de banano, un negocio global de $ 12.4 mil millones de dólares.

Poco después de que se identificara la TR4, los productores de platano informaron que una subespecie de la variedad Musa acuminata de plátanos dulces, que crece en estado silvestre en Malasia e Indonesia, “crecía feliz en plantaciones devastadas por TR4”, dijo James Dale, profesor de biotecnología en la Universidad Tecnológica de Queensland en Australia.

Tomó años aislar el gen responsable de la resistencia. Luego, en 2004, se obtuvo un gran avance: el laboratorio de Dale identificó los genes candidatos que valían la pena probar. Durante tres años más de trabajo minucioso, Dale insertó genes de la subespecie M. acuminata en células de Cavendish, desarrollándolas primero en pequeños tubos de ensayo y luego cultivando plantas enteras a partir de estos. Lleva aproximadamente un año cultivar una planta con raíces que puedan colocarse en el suelo.

Pero a pesar del peligro claro y presente de TR4, nadie quería pagar por un ensayo de campo; los productores de platano creían erróneamente que podían controlar la enfermedad y mantenerla bajo control. Por lo tanto, pasaron otros tres o cuatro años antes de que Dale pudiera reunir fondos y encontrar una instalación donde pudiera cultivar las plantas para producir plátanos transgénicos resistentes. Pudo plantar un pequeño ensayo de campo en 2012, que duró tres años.

Los resultados de ese ensayo inicial “fueron extremadamente positivos”, dijo, con cuatro de seis líneas de plantas cultivadas a partir de una sola célula que mostraron resistencia después de que los investigadores las cultivaron y las infectaron con TR4. “Cuando se modifica genéticamente una planta, es muy común que se produzca esa variación, pero cuatro de cada seis es asombrosa”. Sobre la base de esa prueba inicial, Dale y sus colegas ampliarán la prueba a miles de muestras y las plantarán durante tres años.

El laboratorio del científico australiano James Dale está desarrollando plátanos más nutritivos y resistentes a las enfermedades. En la imagen se observa un plátano Cavendish transgénico biofortificado en betacaroteno. (Crédito: Mike Kuhn | Universidad Tecnológica de Queensland).

El proyecto de Dale puede ser la mejor esperanza que la ciencia ahora tiene para hacer que Cavendish sea resistente a TR4 sin eliminar el sabor, la textura y otras características que lo hacen tan atractivo y comercialmente exitoso.

Los botánicos del Real Jardín Botánico de Kew y organizaciones de investigación agrícola de Francia, Honduras y Malasia están recolectando muestras de plátanos silvestres para ver si, como la variedad M. acuminata de Dale, poseen resistencia a TR4. Aquellos que sí lo hacen son luego usados para mejorar la variedad Cavendish con la esperanza de que la resistencia pueda ser introducida en la variedad Cavendish sin cambiarla.

Ploetz es optimista sobre el ensayo de Dale, pero no está pelando sus bananas antes de que estén maduras. Él piensa que Dale necesita “probar esta nueva [fruta genéticamente modificada] en diferentes ambientes y ver los efectos sobre el rendimiento” y otros factores, dijo.

La industria del plátano lo ha visto todo antes. A principios del siglo XX, el plátano más comúnmente vendido y comido en todo el mundo era el Gros Michel, una variedad corta, sin curvar y algo achatada.

Pero un hongo conocido como Raza Tropical 1 (o TR1) lo llevó casi a la extinción en la década de 1950. Cavendish, una variedad de China que creció en un invernadero perteneciente al Duque de Devonshire de Inglaterra, se descubrió que era resistente a TR1 y que poseía la misma durabilidad para el transporte. Los plátanos ordinarios que encontramos en las tiendas de hoy son todos clones de la planta del duque.

Inicialmente, Dale intentó usar genes de otras plantas e incluso de un gusano para modificar a Cavendish y no sucumbir a la muerte celular que induce TR4. Pero siguiendo los reportes de resistencia de M. acuminata a TR4, dejó de lado la estrategia, sabiendo que un plátano modificado con un gen de otro tipo de plátano sería una idea mucho más aceptable para los consumidores.

Irónicamente, un obstáculo importante para reemplazar el Cavendish actual con una cepa resistente a TR4 es la industria bananera, que en su mayor parte ha abandonado la investigación, dice Ploetz. William Goldfield, director de comunicaciones corporativas de Dole Food, uno de los mayores productores e importadores de plátanos, dijo en un correo electrónico que la compañía está “buscando cómo desarrollar un plátano resistente a enfermedades a través de métodos de mejora de cultivos y fitomejoramiento de plantas”, pero no entró en detalles. Las solicitudes de comentarios de los otros tres principales productores de plátano no recibieron respuesta.

El resultado, dice Ploetz, es que muy pocos científicos se han enfocado directamente en el problema de TR4. Lo que significa que incluso si el experimento con el plátano transgénico de Dale en Humpty Doo es exitoso, la llegada del hongo TR4 a América Latina puede ser inevitable.

El desayuno o postre podría no ser el mismo en un futuro cercano. (WashintonPost)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s