Trump asegura que TLCAN será benéfico para el sector agrícola

Donald Trump, prometió este lunes ante la Federaciones Estadounidense de Granjeros que está trabajando para convertir el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) con México y Canadá en “un acuerdo mejor”.

Las amenazas que Trump ha emitido desde que llegó al poder sobre la posibilidad de retirarse del TLCAN no han sentado bien a los agricultores de Estados Unidos, y el mandatario trató de apaciguar a ese sector durante un discurso en Nashville (Tennessee).

“Sobre el TLCAN, estoy trabajando muy duro para lograr un acuerdo mejor para nuestro país y para nuestros agricultores y manufactureros. Está bajo negociación ahora mismo”, dijo Trump ante la convención anual de la Oficina Federada de Agricultores Estadounidenses.

“Cuando México y Canadá están recaudando tanto dinero (con el TLCAN), no es la negociación más fácil del mundo. Pero vamos a hacer que sea justo para ustedes de nuevo”, agregó el presidente.

Horas antes, el secretario de Agricultura de EUA, Sonny Perdue, había reconocido que “hay cierta ansiedad respecto al comercio” entre los agricultores estadounidenses, y les pidió confiar en el éxito de las negociaciones.

“Tengo una gran fe en los conocimientos como negociador del presidente Trump, y estoy muy seguro de que logrará un acuerdo que será el mejor para Estados Unidos”, añadió Perdue en la convención.

Muchos agricultores estadounidenses temen que, si Trump se retira del TLCAN, México y Canadá podrían imponer aranceles a los productos agrícolas estadounidenses, cuya exportación es vital para la economía de varios estados del corazón de Estados Unidos.

El próximo encuentro ministerial en la renegociación del TLCAN está fijado para finales de enero en Montreal (Canadá), y en él se espera tener cerrado un tercio de la renegociación, especialmente en los temas menos espinosos.

Ante las Federaciones Estadunidenses de Granjeros, Trump promocionó su ley de reducción de impuestos y una agenda para atender el sector, con una orden ejecutiva para promover la expansión de Internet de banda ancha en las zonas rurales que carecen de conectividad.

Trump defendió su primer año en el cargo y se centró en los beneficios de su reforma fiscal, que, aseguró, van a “ir a familias trabajadoras, pequeñas empresas y quién más la familia del agricultor”, e instó a los agricultores a no votar por los demócratas en las elecciones legislativas de noviembre. “Si los demócratas alguna vez tuvieran la oportunidad, lo primero que harían sería deshacerse de ella (la reforma fiscal) y aumentar sus impuestos”, señaló.

En una entrevista de televisión anterior a esta visita, el secretario de Agricultura de EUA, Sonny Perdue había dicho que las amenazas de Trump de terminar con el TLCAN son una táctica de negociación, “que cree que a menos que esté dispuesto a abandonar un acuerdo, no obtendrá el mejor trato”, dijo. “Tengo confianza de que al final del día, tendrá un gran acuerdo para los agricultores estadunidenses y la economía estadunidense”, recalcó.

Trump, el primer presidente en un cuarto de siglo en acudir a la convención anual de la Federación de la Oficina Agrícola Estadunidense, evitó pronunciarse sobre dos temas que preocupan a los agricultores: la inmigración indocumentada, que les provee mano de obra, y las políticas comerciales.

La Federación confiaba en que el Acuerdo Transpacífico impulsaría sus exportaciones a Japón y otros mercados, pero Trump se retiró de ese acuerdo, y ahora amenaza con dejar el TLCAN.

Los ingresos agrícolas netos subieron en 2017 modestamente con respecto al año anterior, pero solo fueron aproximadamente la mitad de lo que fueron en 2013, cuando comenzó una caída.

El presidente Donald Trump visitó Tennessee este lunes para dirigirse a los granjeros, un grupo clave que ayudó a elegirlo, ante el que habló sobre la rebaja de impuestos aprobada por los republicanos y el plan de trabajo planteado para impulsar la agricultura y la prosperidad rural.

Será la segunda vez que Trump visite Nashville desde que asumió la presidencia. Lo hará 25 años después de que lo hizo George H. Bush.

Los agricultores estadounidenses se enfrentan a uno de los momentos más difíciles en una generación. Los precios globales de sus productos, incluidos el maíz, el trigo y otras materias primas, están sumidos en una depresión que concatena varios años, y la economía rural se ha mantenido lenta desde la recesión.

La comunidad agrícola ha aplaudido la agenda desrreguladora y proteccionista de Trump, especialmente la intención de rescindir regulaciones más estrictas sobre la contaminación del agua. Sin embargo, otras políticas económicas podrían perjudicar realmente la industria agrícola.

Economistas del Departamento de Agricultura citados en el diario The New York Times sugieren que la nueva ley tributaria podría reducir la producción agrícola en los próximos años y elevar efectivamente los impuestos a los hogares agrícolas de menor rendimiento, al tiempo que ofrece grandes beneficios a los agricultores más ricos.

Además, las políticas comerciales de la administración siguen generando inquietud a los agricultores, que se benefician del acceso a otros mercados, incluso exportando sus productos. Trump sigue amenazando con retirarse de pactos comerciales si otros países no conceden a los Estados Unidos un mejor trato, una posición que le ha puesto en desacuerdo con gran parte de la industria agrícola.

La agricultura ha sido el mayor beneficiario de pactos como el Nafta, que han permitido a Estados Unidos vender cereales y carne en el mercado internacional. En abril, cuando el presidente estuvo a punto de retirar a EEUU del acuerdo con México y Canadá, el secretario de agricultura, Sonny Perdue, ayudó a disuadirlo mostrándole un mapa de la parte del país que sería más afectada: los estados agrícolas que ayudaron a elegirlo.

“El comercio se ha convertido en una parte cada vez más importante y sustancial de la agenda económica. Así que cualquier cosa que cause una onda puede tener pequeños, pero significativos efectos”, advirtió Dale Moore, director ejecutivo de Políticas Públicas del departamento.

Agricultores y ganaderos les preocupa perder terreno ante competidores extranjeros, ya que importantes mercados como Japón, Europa y México avanzan con sus propios pactos comerciales. Aunque Trump ha hablado de forjar nuevos tratados bilaterales, no hay indicios de que se esté haciendo algo en ese particular.

Según Kevin Kester, ranchero de California y presidente de la Asociación Nacional de Carne de Vacuno citado por el Times, los exportadores estadounidenses de carne están ahora en una gran desventaja frente a Japón, después de que Trump retirara a EEUU del Acuerdo Transpacífico, porque Tokio firmó un tratado de libre comercio que redujo los aranceles para la carne de vacuno australiana.

Naciones como Canadá también están comenzando a exportar productos que durante mucho tiempo han sido un elemento básico de las exportaciones de Estados Unidos, como la langosta.

Los agricultores han presionado al presidente en los últimos meses para preservar los acuerdos de libre comercio con Canadá, México y Corea del Sur.

Pat Roberts, el senador de Kansas que encabezó una delegación de seis senadores republicanos que se reunieron con Trump el jueves de la pasada semana, dijo que entregó al presidente un mensaje de parte de los agricultores y ganaderos, que “necesitan preservar los mercados de exportación y mantener nuestro estatus como un proveedor confiable”. (HORIZONTE. Con información de NOTIMEX y UNIVISIÓN)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s