Norma que regula uso del agua en empresas cambiará tras 20 años

Semarnat asegura que esta norma ya no es suficiente para contener la contaminación y que ya se ha puesto en marcha, pero quedará lista por lo menos en tres años.

En México más del 70 por ciento de los cuerpos de agua presentan algún grado de contaminación.

La norma 001 de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) que plantea cómo las empresas y gobiernos deben devolver el agua que utilizan en sus procesos industriales y establece los límites permisibles de contaminantes en las descargas de aguas residuales no ha cambiado desde 1996.

Fuentes consultadas por El Financiero dijeron que esto convierte a la norma mexicana en una de las más atrasadas a nivel internacional. Por esta razón, actualmente se busca modificar dicha normatividad para incluir nuevos tipos de análisis, la prohibición de nuevos químicos y mejorar la forma en que las industrias e instituciones gubernamentales regresan el agua a los caudales mexicanos.

“Los cuerpos de aguas nacionales siguen incrementando sus niveles de contaminación, eso nos da la pauta para pensar que la norma ya no es suficiente para contener la contaminación, entonces nosotros tenemos que ajustar los parámetros”, explicó en entrevista Edda Fernández Luiselli, directora de sector primario y recursos naturales renovables de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

A pesar de que el proyecto de modificación ya está puesto en marcha, llevar la nueva norma a su publicación tardará al menos tres años.

La norma 001 ya fue sometida a una primer consulta. Actualmente se encuentra en el proceso de respuesta de los cerca de mil 400 comentarios recibidos, lo cual demorará cerca de dos meses. Para después ser turnada al Comité Consultivo Nacional de Normalización de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Comarnat); su versión final será presentada ante un cuerpo colegiado en el que participan todos los sectores regulados y posteriormente ser sometida a consulta pública y ser aprobada.

En México más del 70 por ciento de los cuerpos de agua presentan algún grado de contaminación, según información de la organización Greenpeace. En esto influyen dos principales fuentes contaminantes: las aguas residuales de actividades productivas y las de origen municipal.

A diferencia de la norma publicada hace 20 años, la nueva incluye: un monitoreo a la toxicidad y al color verdadero del líquido (la actual no contempla este segundo punto), además se establece un límite más estricto en la temperatura del agua que se vierte en los ríos.

En esta nueva regulación también se medirá la materia no biodegradable y los compuestos inorgánicos; anteriormente el proceso sólo se llevaba a cabo con materia orgánica biodegradable.

“La calidad del agua tratada por supuesto que tiene como primer objetivo la salud humana, pero también es para fomentar el reuso del agua. No podemos seguir quedándonos atrás en cuanto a la calidad de agua tratada que se puede utilizar para las actividades productivas, porque entonces nos vamos a quedar fuera de los mercados internacionales”, dijo Fernández Luiselli. (DIANA NAVA. EL FINANCIERO)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s