Apicultores nicaragüenses reforestan fuentes de agua en Las Segovias

Entre las especies forestales (885) utilizadas en la reforestación fueron madero negro (Gliricidia sepium), laurel negro (Cordia alliodora), caoba (Swietenia humilis), pochote (Bombacopsis quinata), guaba (Inga densiflora), ojoche (Brosimum alicastrum), ceiba (Ceiba pentandra), macuelizo (Tabebuia rosea), genízaro (Pithecellobium saman), cortez (Tabebuia chrysantha). Y las frutales (400) fueron aguacate (Persea americana), mango (Mangifera indica), naranja (Citrus sinensis), limón (Citrus aurantium).

Para poder reforestar zonas de recarga hídrica es preciso seleccionar las especies más convenientes, tomando en cuenta que no boten las hojas (perennifolias), sean nativas de la zona, retengan humedad en sus raíces, producir alimentos o de utilidad para las comunidades, los animales silvestres, a otras plantas, insectos y todo organismo que vive en el área de recarga.

Con el proyecto “Apicultura y Adaptación al cambio climático en el corredor seco de las Segovias”, financiado por el Gobierno de La Rioja, la reforestación ha sido clave para iniciar una serie de acciones de protección de las fuentes de agua y plantación de árboles cerca de los apiarios para garantizar una buena floración para las abejas, lo que se traducirá en buenos rendimientos.

La sequía es uno de los factores que más afectan los procesos de floración en el corredor seco, por lo que entre mayor es el área con probabilidad alta de sequía, mayores son las necesidades de trashumancia de los apicultores que aumentan los costos de producción.

“Hemos apoyado a los apicultores con el establecimiento de 7 viveros comunitarios, facilitándole las bolsas para vivero, semillas, abono orgánico y herramientas. Estos viveros se encuentran en crecimiento en las comunidades de Telpaneca, San Juan del Río Coco, Cusmapa, Santa María, Dipilto y San Lucas.

Los viveros disponen de plantas adaptadas a la zona y con excelente floración (neptapoliníferas) como caoba, cedro, marango, girasol, madero negro y café.

“Otra de las prácticas ambientales que hemos realizado es la siembra de 886 prendones con alto potencial nectapolinifiero, como cerca viva para los apiarios. Las especies que usamos fueron eltigüilote (C. dentata), jiñocuabo (Bursera simarouba), jocote (Spondias purpurea), entre otras. Beneficiando a 15 apicultores de los municipios de Somoto, San Lucas, Las Sabanas, Cusmapa y Telpaneca”, detalló Morales.

Amigos de la Tierra España e INPRHU Somoto tienen como meta en esta segunda fase la adaptación al cambio climático y aumentar la producción apícola, a través de la implementación de buenas prácticas productivas y ambientales, innovación y gestión del conocimiento.

En una primera fase, el proyecto estableció más de 20,000 plantas durante el 2017, por lo que este proceso es la continuidad para el mejoramiento de la cobertura forestal con una inversión que supera los 1,690 euros. (Mundo Agropecuario)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s