Destinarán $30,000 millones para lograr soberanía alimentaria

El gobierno de Andrés Manuel López Obrador destinará un presupuesto de 30,000 millones de pesos para lograr la autosuficiencia alimentaria en México a partir del 2019, que se traducirá en el incremento de la producción pecuaria y láctea versus sustitución de importaciones, adelantó David Monreal Ávila, próximo Coordinador General de Ganadería de la Sagarpa.

Entrevistado en el marco del congreso del sector lácteo 2018, organizado por la Cámara Nacional de Industriales de la Leche (Canilec), respondió a El Economista que 50% de estos recursos será fondeado a través de las medidas de austeridad “republicana” y de una reorientación del gasto gubernamental.

Aseguró que México cuenta con capacidad de producir la demanda de importaciones de maíz, frijol, arroz y trigo harinero, así como de carne de res y leche, de modo que el reto es alcanzar la autosuficiencia alimentaria en el mediano plazo. David Monreal especificó que del presupuesto que se le asigne a esta tarea del fortalecimiento productivo, la mitad (15,000 millones) se destinará para la canasta básica en precios de garantía para pequeños productores, otros 4,000 o 5,000 millones en subsidios a la cadena alimentaria.

Abundó que sólo para el 2019 al programa de Crédito a la Palabra se destinarán 10,000 millones de pesos y en el 2020 serán un tema revolvente que viene acompañado de productividad para la soberanía alimentaria, donde también se le van a inyectar alrededor de 5,000 o 7,000 millones de pesos.

Ante empresarios del sector lácteo, el próximo funcionario federal afirmó que de 1992 al 2016, el número de productores ganaderos cayó de 789,000, a sólo 150,000 empresarios. Con la nueva política alimentaria, ofreció apoyar 100,000 y 200,000 pequeños productores con la entrega de 1 millón de novillones y 50,000 sementales durante el 2019 y 2020, y bajo la responsabilidad de sustituir el mismo número en un plazo de dos a seis años. “El sector pecuario tendrá el reto de crear mejores condiciones de trabajo y combatir las desigualdades en las zonas rurales, que es donde principalmente se lleva a cabo la actividad lechera y ganadera”, destacó el próximo integrante de la Sagarpa.

Monreal Ávila pidió el apoyo de los empresarios y les garantizó un panorama en el que se trabajará de la mano con el nuevo organismo de Seguridad Alimentaria Mexicana (Segalmex), con el cual se ganará a través de la unión de Diconsa y Liconsa, en donde se fortalecerá cuando menos 36 productos que integran o integrarán la canasta básica, con precios accesibles en beneficio de las personas en situación de pobreza. “No se ha logrado garantizar la seguridad y soberanía alimentaria en nuestro país, por tal razón es necesario e impostergable que se fortalezca el incremento de la producción pecuaria de manera homogénea”, acotó.

Por su parte, Liconsa o Segalmex (Seguridad Alimentaria Mexicana, como se llamará la fusión de Liconsa con Diconsa a partir de 2019), podría suspender un porcentaje de las importaciones de leche en polvo procedentes de Estados Unidos, si se le asignan recursos en alrededor de 1,000 millones de pesos para aplicarlos a compra del alimento nacional en líquido, que llevaría a una industria mexicana competitiva, consideró Miguel Ángel García Paredes, presidente de la Cámara Nacional de Industriales de la Leche (Canilec).

La paraestatal abastecedora social de leche en México (Liconsa) pasará a formar parte de la Sagarpa, en lugar de Sedesol, con el fin de buscar un México más equilibrado con el desarrollo del sur-sureste del país y “nosotros estamos de acuerdo con eso, se ha hablado de autosuficiencia alimentaria en la producción de leche, de granos de maíz, trigo y sorgo”.

Aunque el industrial advirtió que llegar a cubrir 100% de la autosuficiencia alimentaria sería costoso. “Bajar la dependencia (de leche) del exterior, que ahora está en 30%, reducirla 10, 15 o 20% en tres años, yo lo considero viable, si se establecen los instrumentos de política adecuados para hacerlo”, opinó durante la Congreso del sector lácteo 2018, organizado por la Canilec.

Comentó que la autosuficiencia alimentaria a 100% es contradicción porque no podemos esperar a que el mundo nos abra las puertas, si nosotros no lo hacemos. El comercio internacional tiene dos vías y es recíproco.

La industria láctea mantiene crecimiento de 1.7% anual, pero si se logra sustituir las importaciones de leche en polvo por leche líquida nacional, el sector se haría más productivo, destacó en entrevista.

Miguel Ángel García Paredes, afirmó que México necesita fortalecer sus estrategias para detonar el consumo de leche y sus derivados, toda vez que éste sigue 50 litros por abajo de lo recomendado por la Organización para la Agricultura y la Alimentación (FAO, por sus siglas en inglés).

Comentó que cada mexicano consume 132 litros de lácteo. Dicha cantidad incluye los productos equivalentes como leche fluida y condensada, quesos, cremas y yogurt. “Lo consumido es menor a los 180 litros sugeridos por la FAO”, reiteró.

Destacó que incluso la ingesta de este producto en México está por debajo de países como Chile, con 145; Brasil, con 176; Costa Rica, con 199; Argentina, con 210, y Uruguay, con 250 litros anuales.

En ese sentido, el presidente de la Canilec aseveró que algunas de las razones son: el nivel de ingresos de las familias mexicanas, ya que de acuerdo con la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), se destinan 827 pesos al trimestre para la compra de lácteos y sus derivados.

Asimismo, la baja del consumo también obedece al incremento de los productos sustitutos, como bebidas vegetales, jugos, tés y aguas carbonatadas. “Toman más del doble de refrescos que leche”, lamentó.

Por ello, el líder del sector lechero destacó la necesidad de fortalecer las políticas públicas y la cadena productiva para aumentar el consumo.

A su vez, el director general de la Canilec, René Fonseca, confió en que el panorama logre revertirse en los siguientes años y se congratuló porque el próximo gobierno federal, encabezado por Andrés Manuel López Obrador, tenga a la leche como un producto prioritario para la población.

“Eso nos genera amplias expectativas y vemos con mucho optimismo que vienen mejores momentos para la leche”, argumentó el empresario. Además, confió en que en breve se reúnan con el gobierno entrante para saber cómo se trabajará el próximo sexenio.

Subrayó que el sector lácteo crece 1.7 por ciento anual y el consumo nacional es de 15 mil millones de litros, de los cuales 50 por ciento es leche fluida, 26 por ciento de queso, 15 por ciento de yogurt y el resto de cremas y mantequillas, entre otros. (LILIA GONZÁLEZ. EL ECONOMISTA. Con información de NOTIMEX)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s