Mejoramiento del arroz brasileño

Fuera de Asia, ningún país produce tanto arroz como Brasil. Es el noveno productor de arroz más grande del mundo. Los rendimientos medios anuales se acercan a los 15 millones de toneladas.

La producción de arroz en Brasil es una industria multimillonaria. Emplea a cientos de miles de personas, directa e indirectamente.

Dada la importancia del cultivo de arroz en Brasil, los investigadores están trabajando para desarrollar variedades mejoradas de arroz.

“Estamos buscando variedades de arroz que satisfagan a los agricultores, la industria y los consumidores”, dice el investigador Ariano Martins de Magalhães Jr.

Un nuevo estudio explora el progreso que la Corporación Brasileña de Investigación Agrícola (Embrapa) ha logrado en los últimos 45 años. Los cultivadores de cultivos desarrollaron variedades de arroz con mayores rendimientos y mayor sostenibilidad. Magalhães es uno de los autores de Embrapa del estudio.

“Probamos si los métodos utilizados en los programas de mejoramiento nos ayudan a alcanzar nuestras metas”, dice. “El estudio también nos ayudará a desarrollar y lanzar estratégicamente nuevas variedades en el futuro”.

Según el estudio, el programa de reproducción de Embrapa ha dado como resultado un aumento significativo del rendimiento. Durante 45 años, el rendimiento de grano mejoró entre 0.62-0.73% cada año. Eso se traduce en miles de libras en un mayor rendimiento para los agricultores.

El programa de reproducción también ha desarrollado variedades de arroz con una altura y tiempo de plantas reducidos para la floración.

“La altura de la planta es un factor importante para los cultivos de arroz”, dice Magalhães. “Esta arquitectura de plantas (plantas más cortas) permitió que el rendimiento del arroz se duplicara a fines de los años 70”. En 1972, la planta promedio tenía aproximadamente 38 pulgadas de altura. Para el 2016, la altura promedio de la planta era de aproximadamente 32.5 pulgadas.

Los criadores también apuntaron a reducir el tiempo de floración para las variedades de arroz. “Las variedades de floración temprana son deseables porque necesitan menos agua y otros recursos”, dice Magalhães. “Estas variedades también permiten una mayor flexibilidad en la siembra y la cosecha”.

Según el estudio, el tiempo de floración se redujo en aproximadamente 9 días a lo largo de 45 años. En 1972 tardó 97 días para que la mitad del cultivo de arroz floreciera. En 2016, la mitad del cultivo floreció en 88 días.

Los investigadores también demostraron que las variedades de arroz que maduran más rápido podrían ser de alto rendimiento. “Anteriormente, el paradigma era que las variedades de arroz que tardaban más en madurar tendrían mayores rendimientos”, dice Magalhães. “En este estudio, es evidente que algunas variedades, que maduran en 118 días, son más productivas que algunas variedades más antiguas que maduran en 130 días”.

Los investigadores también buscan variedades de arroz que utilizan recursos naturales, como el agua, de manera más eficiente.

Eso es importante porque más del 70% del arroz que se cultiva en Brasil está irrigado. Dos estados del sur, incluido Rio Grande do Sul, representan la mayor parte de la producción de arroz irrigado.

“Las variedades de arroz que necesitan insumos más bajos pueden traer sostenibilidad”, dice Magalhães.

Cuarenta y cinco años es mucho tiempo, pero Magalhães dice que la duración del estudio es importante. “Estamos probando si los esfuerzos de fitomejoramiento han sido eficientes o no a través de los años. Cuanto más largo sea el marco de tiempo analizado, más sólidos serán los datos y los hallazgos “.

Tener datos confiables y robustos es importante. “El fitomejoramiento es un proceso costoso”, dice Magalhães. “Requiere tiempo, trabajo duro e inversión”.

Cada error en el proceso de toma de decisiones puede llevar a enormes pérdidas para las partes interesadas. Los errores pueden ser irreversibles en un corto período de tiempo. “Es extremadamente importante monitorear la eficiencia de los programas de reproducción”, dice Magalhães. “De esa manera podemos analizar críticamente nuestro progreso. También podemos planificar nuevas acciones y estrategias para desarrollar y lanzar nuevos cultivares ”.

Lea más sobre este trabajo en Crop Science . Antonio Costa de Oliveira también trabajó en el proyecto, una colaboración con investigadores de la Universidad Federal de Pelotas. (mundoagropecuario)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s