Ofertan productores mexicanos 466 mil árboles de Navidad naturales

Edomex y CDMX encabezan la producción con 360 mil 864 ejemplares a la venta. En los últimos 6 años la CONAFOR ha apoyado el establecimiento de 5,172 hectáreas de esta plantaciones.

Para la temporada decembrina de este año, los productores nacionales de árboles de Navidad apoyados por la Comisión Nacional Forestal (CONAFOR) ponen a la venta 466 mil 394 ejemplares en toda la república.

El Estado de México y la Ciudad de México encabezan la oferta y producción con 200 mil y 160 mil 884, respectivamente.

Las otras demarcaciones que también tienen plantaciones son Veracruz, Puebla, Michoacán, Guanajuato, Tlaxcala, Zacatecas, Jalisco, Coahuila, Morelos y Querétaro.

En lo que va del sexenio, la CONAFOR ha apoyado a 431 productores de 19 estados para el establecimiento de 5,172 hectáreas de árboles.

El principal género que se cultiva es el Pinus, el cual abarca 87 por ciento de la superficie apoyada por CONAFOR.

Por su conformación, color y aroma es el género más apreciado en el centro de México; sin embargo, debido a la demanda en el mercado nacional, el uso del género Pseudotsuga  (abetos), se ha introducido y ya representa  11 por ciento de la superficie establecida con apoyos de la CONAFOR.

El 2 por ciento restante corresponde a especies del género Abies.

La producción y consumo de árboles de Navidad naturales y de productores mexicanos promueve la utilización de terrenos sin cobertura forestal o de reconversión productiva (de usos agropecuarios a forestal).

Su establecimiento desalienta la extracción clandestina de árboles pequeños de los bosques naturales, además de que proporcionan servicios ambientales y al finalizar su uso, se reciclan para elaborar abono orgánico o sustrato para producir más árboles.

Se trata de un cultivo cíclico y sustentable que genera beneficios ambientales y económicos, ya que cada año se planta la misma cantidad de árboles que los que se cosecharon.

Este tipo de plantaciones contribuyen a reactivar la economía en las áreas rurales, generan empleo permanente y mano de obra calificada.

Los puntos de venta de los productores autorizados y la ubicación de sus plantaciones se encuentra para su consulta en: https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/414439/_arboles_de_navidad_2018.pdf

Con aroma a bosque

Los árboles de navidad se cosechan entre los 5 y los 8 años de edad.

En cada plantación podemos encontrar de 2,200 a 4,000 árboles por hectárea.

Las especies más comunes en México son: Pinus ayacahuite (pino blanco o pino vikingo), Pseudotsuga menziesii (pinabete), Pinus greggii (pino prieto), Pinus cembroides (pino piñonero), Abies religiosa (oyamel), Picea sp. (picea) y Cupressus lindleyii (cedro blanco).

Naturalmente mexicanos

En la plantación o en tu casa, adornado con luces multicolor, el árbol de Navidad que se produce en nuestro país nos brinda servicios ambientales desde su crecimiento hasta su transformación final.

Con frecuencia se piensa que para obtener un árbol de Navidad natural se deforestan los bosques, sin embargo esto es un mito.

Los árboles de Navidad naturales provienen en su mayoría de zonas donde se practicaban actividades agropecuarias, pero las características del terreno ocasionaban que estas fueran poco productivas.

Generalmente se trata de terrenos con pendientes pronunciadas que provocan la erosión del suelo; superficies  que padecen por heladas invernales o que  por ser muy sombreadas no permiten el correcto crecimiento a las plantaciones agrícolas o a los pastizales inducidos.

Las plantaciones de árboles de Navidad devuelven la vocación forestal a estas áreas que ahora  tienen árboles todo el año pues, después de la cosecha, se reforesta para contar con más ejemplares que tardan entre tres y ocho años en alcanzar tamaño comercial.

Durante todo ese tiempo, estos árboles nos brindan servicios ambientales.

Al iniciar una plantación se eligen especies nativas adaptadas a los climas y orografía de la zona, por lo que las plantaciones funcionan como una extensión del hábitat natural de muchas especies animales y vegetales.

Proporcionan sitio de percha, anidación y alimentación para aves, mamíferos, reptiles y anfibios, además de crear microclimas adecuados para el crecimiento y reproducción de hierbas y arbustos.

Las plantaciones comerciales de árboles navideños también conservan y enriquecen los suelos al retenerlos mediante sus raíces, adicionan materia orgánica con el cambio de sus hojas y disminuyen la velocidad del viento y la fuerza de la lluvia.

Al absorber dióxido de carbono, frenan el avance del cambio climático. Al evaporarse, el agua de sus hojas refresca el clima localmente y ayudan a la infiltración de agua al subsuelo.

Algunos viveros han implementando la venta de arbolitos en maceta, por lo que el comprador tiene la opción de regresarlo para que este sea parte de una reforestación.

Al final de su temporada útil, los árboles que fueron cortados también aportan servicios ambientales, pues son triturados y utilizados como composta para producir suelo fértil y generar nutrientes para las nuevas plantaciones.

Natural vs. Artificial

Los árboles naturales tienen una mejor apariencia además de producir un aroma agradable que acentúa las fiestas de la temporada y nos conecta a la naturaleza.

Un árbol artificial parece ser más práctico por ser liviano y por su capacidad de ser guardado en espacios pequeños; sin embargo, en lugar de contribuir a mitigar el cambio climático, lo aceleran, ya que son producidos con plásticos a base de petróleo en industrias que emiten grandes cantidades de gases de efecto invernadero.

Pocos árboles artificiales son fabricados en México, la gran mayoría son importados y su transportación suele ser dañina para el medio ambiente, además de que al ser provenientes del extranjero, no apoyan la economía local.

¿Nacional o extranjero?

Una buena parte de los arboles naturales son importados pero traen consigo un enorme riesgo de contagio de enfermedades o de diseminación de plagas que pudieran causar un gran problema de sanidad forestal a nivel local, regional o hasta nacional.

Las plantaciones de árboles de Navidad son un negocio en auge dentro del país, si vas a comprar uno, cerciórate de que provenga de productores nacionales.

Al adquirirlos das un toque de naturaleza a esta temporada decembrina, colaboras con el bienestar y el desarrollo económico de las comunidades de zonas forestales nacionales y reduces tus afectaciones al medio ambiente. (BOLETÍN DE PRENSA CONAFOR)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s