Habrá 500 millones adicionales de ProAgro a Guerrero para atender a la Sierra y la Montaña

Son parte de los programas de desarrollo integral para las regiones con alta incidencia de violencia, pobreza y marginación, informa el subsecretario de Autosuficiencia Alimentaria de la Sader, Víctor Suárez Carrera.

La dependencia ya había asignado 400 millones. Las acciones son para desalentar el cultivo de enervantes, que en gran medida originan el problema de la violencia.

El subsecretario de Autosuficiencia Alimentaria de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader), Víctor Suárez Carrera, informó que las acciones del gobierno federal para resolver los problemas de siembra de enervantes, violencia, pobreza y marginación en la Sierra y en la Montaña de Guerrero.

Las acciones en contra de la violencia asociada a la siembra de enervantes, implican 500 millones de pesos, adicionales a los 400 que se transferían a Guerrero a través del de ProAgro, que ahora se denomina Producción para el Bienestar, en el que se fusionaron los programas ProAgro y Maíz y Frijol (Pimaf).

El funcionario federal fue consultado sobre estas acciones a través de una videoconferencia que se transmitió desde sus oficinas de la Ciudad de México de las10 a las 11 de la mañana.

El funcionario declaró que la Sierra y la Montaña de Guerrero son prioritarias para el gobierno federal e informó que el narcotráfico y la violencia en estas zonas de la entidad se resolverán con un plan de desarrollo integral que involucra a todas las dependencias del gobierno federal, mismas que se van a concentrar al desarrollo en la Montaña, la Sierra del Filo Mayor y en la Costa Grande.

Suárez Carrera adelantó que las acciones serán caminos, educación, salud, abasto, desarrollo productivo, comercialización, desarrollo forestal, “todo se va a concentrar respetando la participación de las comunidades, escuchando sus prioridades y generando acuerdos para establecer convenios de desarrollo del gobierno con las comunidades y ejidos de estas regiones”, explicó.

La videoconferencia fue para anunciar los depósitos que ya se hicieron a los productores del país incluidos al padrón de lo que ahora es Producción para el Bienestar. Informó que a Guerrero se depositó un monto aproximado de 235 millones de pesos para 60 mil 932 productores.

Informó que ese dinero ya está en las cuentas de los productores: un 70 por ciento se depositó directamente a las cuentas registradas de los productores inscritos en los padrones de la Secretaría de Agricultura, y un 30 por ciento se canalizó a través de órdenes de pago y están disponibles en los Centros de Apoyo al Desarrollo Rural (Cader) de la Secretaría de Agricultura.

Recomendó a los productores que pasen a cobrar esos apoyos “al banco de su preferencia” y pidió a los productores que no han registrado sus cuentas bancarias que lo hagan en los bancos más cercanos a su localidad para recoger sus órdenes de pago y cobrar.

“Este es un esfuerzo que no se hacía antes para apoyar a los pequeños y medianos productores, principalmente de maíz y frijol para lograr un esfuerzo productivo que empiece a cambiar la situación del país en los próximos meses y años”, destacó.

Informó que de los 9 mil millones de pesos del presupuesto anual de este programa a nivel nacional, ya se han entregado 6 mil 432 millones, que es más del 70 por ciento del presupuesto anual.

“Nunca antes se había hecho esto a favor de los pequeños y medianos productores. Hoy Rescatar el campo y lograr la autosuficiencia alimentaria”, es nuestra meta, expresó.

En seguida contestó preguntas que le plantearon periodistas de distintos estados.

De Guerrero informó que el gobierno federal está poniendo en marcha programas de desarrollo integral para las regiones con alta incidencia de violencia, pobreza y marginación y citó concretamente la zona de la Sierra del Filo Mayor y la región de la Montaña.

“Pronto se va a anunciar toda la estrategia que involucra a todo el gobierno federal, todas las dependencias del gobierno federal se van a concentrar en el desarrollo de la Montaña, de la Sierra del Filo Mayor y Costa Grande”, dijo a pregunta del reportero sobre las acciones para desalentar el cultivo de enervantes, que en gran medida originan el problema de la violencia.

Informó que se van a conjuntar todas las acciones del gobierno federal en materia de caminos, educación, salud, abasto, desarrollo productivo, comercialización, desarrollo forestal, y que “todo se va a realizar respetando la participación de las comunidades, escuchando sus prioridades y generando acuerdos para establecer convenios de desarrollo del gobierno con las comunidades y ejidos de estas regiones”.

Aseguró que en el gobierno están claros que para atender el problema de la pobreza y la siembra de enervantes se tiene que entrar a las causas que han propiciado esto, y que se piensan atacar con desarrollo productivo y el desarrollo social de las personas.

Dijo que para el gobierno federal la prioridad son las localidades indígenas y rurales de alta y muy alta marginación, y las localidades con alta incidencia de violencia.

Añadió que una de las estrategias es la distribución de los recursos a las familias directamente, sin intermediarios, a través de la tarjeta de bienestar u otros mecanismos de transferencia bancaria.

La segunda estrategia, añadió, es el desarrollo productivo: “Impulsar la producción, por ejemplo, en la Montaña, que es una región deficitaria en alimentos pero tiene todo el potencial para producir sus propios alimentos”.

Informó que por eso la Secretaría de Agricultura está promoviendo en esa región y en la Costa Chica la incorporación al programa Producción para el Bienestar de 65 mil productores de maíz y frijol indígenas que estaban excluidos del Pimaf.

Añadió que en estas zonas también se dará prioridad al programa Jóvenes Construyendo el Futuro, al que se pretenden incorporar otros 65 mil jóvenes indígenas como nuevos productores. El programa consiste en que un joven aprendiz de productor indígena se asociará a un productor indígena.

“Pueden ser sus hijos, hijas, sobrinos o vecinos para que estén juntos, fortaleciendo la unidad productiva, transfiriendo conocimientos, preparando el relevo generacional, y favoreciendo el arraigo de los jóvenes a su familia y comunidad”, explicó.

Informó que el total de beneficiarios, serían alrededor de 240 mil productores y que los recursos aumentarán de 400 a 900 millones de pesos. Los productores recibirán en total mil 600 pesos por hectárea cultivada, según el funcionario federal.

Igualmente se establecerán en las regiones indígenas, los programas de compra de maíz y frijol a precios de garantía a través de Seguridad Alimentaria Mexicana (Segamex) en coordinación con el Instituto Nacional de Pueblos Indígenas, “de esa manera se está trabajando para atacar de raíz los problemas de pobreza, cultivo de estupefacientes y violencia en esas zonas”, informó Suárez Carrera.

Pero insistió que próximamente se darán a conocer de manera integral los programas de desarrollo para esas regiones, “que son de una alta prioridad para el gobierno federal, se pretende atender las causas de raíz que motivan la siembra de estupefacientes y violencia”.

Concluyó: “Lo más importante es que este apoyo se entrega con oportunidad, con anticipación a las fechas de siembras. Eso es lo que hace de este un programa de fomento productivo, y no un programa asistencialista, que se entrega después de las siembras, o después de las cosechas, o al año siguiente, porque eso ya no tiene impacto productivo. (EL SUR)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s