Los azucareros temen correr la misma suerte que los productores de tomate

Si los tomateros no logran un acuerdo que los exente del arancel de 17.5% en sus exportaciones a Estados Unidos, sentaría un precedente para el sector azucarero, que revisa su acuerdo en noviembre.

El mal momento que están pasando los productores de tomate con el gobierno estadounidense podría repetirse para el sector azucarero si los tomateros no logran un acuerdo con el país vecino, pues sentaría un mal precedente, señala Bosco de la Vega, director del Consejo Nacional Agropecuario.

Así como el tomate, Estados Unidos revisa cada cinco años el acuerdo antidumping que tiene en relación a las importaciones de azúcar de México. El azúcar de caña mexicana entra a Estados Unidos sin restricciones arancelarias ni de cupo desde 2008, como parte del proceso de apertura del entonces Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), ahora T-MEC.

Al mismo tiempo, el mercado local se abrió a la fructosa estadounidense, utilizada principalmente por la industria de los refrescos. Ambos gobiernos llegaron a un acuerdo en 2014 que limita el azúcar que puede enviar México.

“Estamos preocupados por el trato que está pasando el tomate, se volvió un tema electoral de Florida, viola el tratado de libre comercio y ahora viene el azúcar”, afirma Bosco de la Vega. “Sin embargo, ahí la gran ventaja es que México tiene un contrapeso que es el alta fructuosa. Si el tomate no se soluciona, va a ser un mal precedente, ahí la invitación del CNA al gobierno para que tome medidas”.

La semana pasada, los productores de tomate pidieron que se aplicaran medidas espejo para que inspeccione la calidad de las las importaciones de grano, maíz, trigo, soya, sorgo, lácteos, fructosa, manzanas, peras, uvas, carne de res, puerco y aves provenientes de Estados Unidos. Para De la Vega se trata de una propuesta de defensa legítima en respuesta al “abuso de Estados Unidos”.

Por otra parte, Jesús Seade, subsecretario y negociador comercial para América del Norte, respondió que aplicar estas medidas sería tan perjudicial como la revisión al 100% de los camiones que envía México a Estados Unidos, producto del que dependen 1.5 millones de agricultores.

La medida que quiere imponer Estados Unidos frenaría a más de 120,000 camiones de tomate mexicano sin función fitosanitaria alguna, señaló Jesús Seade negociador comercial para América del Norte.

La lucha de los productores de tomate parece no tener fin. Estados Unidos no quita el dedo del renglón e insiste en inspeccionar el 100% de las importaciones de tomate para poder eliminar el arancel de 17.5% que los exportadores deben pagar desde mayo, una medida que afectaría la entrada de 120,000 camiones de tomate diario y que “no tiene función o motivación fitosanitaria alguna”, publicó Jesús Seade, subsecretario y negociador comercial para América del Norte, en su cuenta de Twitter. “Esta medida es totalmente inaceptable para el gobierno”, señaló.

El funcionario agregó la madrugada del miércoles pasado en su cuenta que la medida es “contraria a toda razón”, ya que en 2018 el rechazo de tomates por calidad fue de solo 0.32% de la totalidad de exportaciones.

Los productores de tomate llevan meses de conversaciones con sus homólogos estadounidenses para lograr un acuerdo que los exente del arancel que comenzaron a pagar desde el 7 de mayo, debido a que Estados Unidos decidió reanuadar una investigación antidumping a los tomates frescos mexicanos, después de salir de un acuerdo entablado en 2013 con México.

El viernes de la semana antepasada, los organismos que representan a la industria del tomate , responsables de la negociación (comercial), solicitaron al secretario de Agricultura, Víctor Villalobos, la aplicación de medidas espejo para que inspeccione la calidad del maíz, trigo, soya, sorgo, lácteos, fructosa, manzanas, peras, uvas, carnel de res, puerco y aves provenientes de Estados Unidos.

Seade, advirtió que si México aplicase una medida similar a la importación de granos, cereales, lácteos o carnes procedentes de Estados Unidos, sería igual de perjudicial como la revisión al 100% de los camiones que envía México a Estados Unidos, producto del que dependen 1.5 millones de productores. (SHEILA SÁNCHEZ FERMÍN. CNN EXPANSIÓN)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s