Con déficit de 56% en semillas y granos básicos, así cerró 2019: GCMA

De acuerdo con el informe Index Agropecuario de México del Grupo Consultor de Mercados Agrícolas (GCMA), 2019 cerró con un déficit del 56% en la producción de semillas y granos básicos.

GCMA señala en dicho informe que el promedio del consumo nacional de granos y oleaginosas (semillas) es de 73.9 millones de toneladas, en 2019 solo se produjeron 41.3 millones de toneladas, es decir un déficit de aproximadamente el 56%.

Entre estos productos se encuentran el trigo panificable, el arroz, el maíz amarillo y el complejo de soya.

En contraste, en el mismo año también se alcanzó un superávit de 133.4% en la frutas y hortalizas; la producción fue de 41.6 millones de toneladas frente a un consumo nacional de apenas 31.2 millones de toneladas.

Entre estos alimentos se encuentran los espárragos, la zarzamora, la calabacita, el pepino, la miel y el aguacate, entre otros.

GCMA señala que la producción agroindustrial también tuvo un superávit del 137.1%, con un consumo nacional de 41.3 millones de toneladas y una producción de 56.6 millones de toneladas; en este grupo se incluyen productos como el azúcar.

Con los datos antes mencionados, en cuestión de seguridad alimentaria durante 2019 la producción de productos primarios de México habrá superado en un 2.5% sus necesidades de consumo; es importante recalcar que dicho estudio no incluye productos pesqueros ni acuícolas.

En términos de producción agropecuaria, GCMA estima que ascendió a 281.3 millones de toneladas en total el año pasado, apenas el 1% más que en 2018. Pero en este caso los forrajes aportaron el 42% del total, los productos agroindustriales 20%, los granos y oleaginosas 15%, las frutas y hortalizas 14.7% y los productos pecuarios 8.2%.

El Index del GCMA recalca también los contrastes que existen en la producción en México de diferentes alimentos: por ejemplo genera el doble de jitomate, aguacate y zarzamoras respecto al que se requiere para cubrir el consumo nacional, o el triple en miel y espárragos, cuatro veces más en pepino y 10 veces más en calabacitas.

En información de La Jornada, México concluyó 2019 con un déficit de 56 por ciento en la producción de granos y oleaginosas, ya que se calcula que en total se produjeron 41.3 millones de toneladas cuando el consumo nacional es de 73.9 millones de toneladas, de acuerdo con el Grupo Consultor de Mercados Agrícolas (GCMA).

En productos pecuarios que incluyen carne y leche, el déficit fue de 82.3 por ciento equivalente a 5 millones de toneladas porque la producción total fue de 23.2 millones de toneladas pero el consumo ascendió a 28.2 millones.

En cambio, México alcanzó un superávit de 133.4 por ciento en la frutas y hortalizas porque la producción fue de 41.6 millones de toneladas frente a un consumo nacional de 31.2 millones de toneladas.

De igual manera la producción agroindustrial, que incluye productos como azúcar, estimada en 56.6 millones de toneladas superó en 137.1 por ciento el consumo nacional de 41.3 millones de toneladas, detalla la consultoría en su primera edición del Index Agropecuario de México.

Con el saldo de los cuatro grupo mencionados, GCMA indica que en cuestión de seguridad alimentaria durante 2019 la producción de productos primarios de México habrá superado en un 2.5 por ciento sus necesidades de consumo, sin considerar productos pesqueros ni acuícolas.

México produce el doble de jitomate y aguacate que requiere, pero sólo 20 por ciento de arroz o 60 por ciento de cerdo

El Index del GCMA muestra los contrastes que existen en la producción en México de diferentes alimentos: por ejemplo genera el doble de jitomate, aguacate y zarzamoras respecto al que se requiere para cubrir el consumo nacional, o el triple en miel y espáragos, cuatro veces más en pepino y 10 veces más en calabacitas.

En cambio, cubre 80 por ciento de la demanda nacional de pollo y leche, 60 por ciento de la carne de cerdo, 25 por ciento en trigo panificable y menos del 20 por ciento del arroz que requiere el país.

En el caso del maíz, la consultoría precisa que la producción del blanco, destinado al consumo humano, rebasa en un 25 por ciento el consumo nacional, pero en el maíz amarillo, utilizado por el sector pecuario, sólo produce un 15 por ciento, así que por el saldo general de ambos tipos México es deficitario en este grano.

Maíz concentra 35 por ciento de tierra cultivable del país, pero sólo se producen 3.8 toneladas por hectárea.

El país cuenta con 26.9 millones de hectáreas para sembrar, pero el año pasado se utilizaron 21.7 millones. La cifra, sin embargo, implica un aumento de 2.1 por ciento respecto a la superficie sembrada durante 2018, señala el Index Agropecuario de México.

El maíz concentra 7.6 millones de hectáreas o 35 por ciento del total de la superficie sembrada. Con la suma de otros granos y oleaginosas como trigo o frijol, la cifra se eleva a 58.5 por ciento del territorio nacional.

Otro 20.7 por ciento de la superficie cultivable se destina a forrajes, 10.6 por ciento a frutas y hortalizas, 7.1 por ciento a productos agroindustriales y el restante 3.2 por ciento a otros productos.

En términos de producción agropecuaria, GCMA estima que ascendió a 281.3 millones de toneladas en total el año pasado, apenas uno por ciento más que en 2018. Pero en este caso los forrajes aportaron el 42 por ciento del total, los productos agroindustriales 20 por ciento, los granos y oleaginosas 15 por ciento, las frutas y hortalizas 14.7 por ciento y los productos pecuarios 8.2 por ciento.

Las diferencias entre las hectáreas y las toneladas producidas para cada tipo de alimento se explican por los rendimientos que tienen ya que, por ejemplo, en el caso del jitomate es de 80.4 toneladas por hectárea pero en el maíz es de apenas 3.8 toneladas por hectárea.

Este documento, único en su tipo, expone información actualizada y sistematizada del sector agroalimentario con una visión regional.

Para su elaboración se recopiló información económica, demográfica, agropecuaria, hídrica, de infraestructura; para ser procesada con una visión geoespacial, que reconoce las diferencias agroclimáticas de México y las clasifica en 6 grandes regiones para un mejor entendimiento de la información.

El Index Agropecuario de México cuenta con apartados de interés sobre:

– La sustentabilidad de los recursos hídricos en el país y la seguridad alimentaria por producto.

– La capacidad de infraestructura de almacenaje de granos en puertos y en las zonas productoras.

– La capacidad de movilización logística a través de ferrocarril y puertos marítimos.

– Un ranking sobre los principales productos agrícolas de México y Estados productores. (INDEX AGROPECUARIO GCMA. Con información de REVISTA ESPEJO Y LA JORNADA)

Deja un comentario