Viveristas reiteran petición para dejarlos trabajar el Día de las Madres

Productores de flores y plantas de ornato reiteraron la necesidad de que les permitan vender sus productos en esta semana, pues faltan unos días para el 10 de mayo y las cosechas preparadas en algunos casos desde hace medio año, podrían perderse, lo que representa arriba de 350 millones de pesos.

“El daño económico afecta no solamente a los productores de Jalisco, afecta a la cadena de producción de flores y plantas de ornato de otros estados de la república, porque aquí está la segunda ciudad que más consume. Solo en la ciudad hay entre mil y mil 200 florerías, más otras 400 en el interior del estado, la mayoría micro y pequeñas, de carácter familiar y a eso hay que agregarle los viveros, que se encargan de la distribución de plantas de ornato en invernaderos y a veces en campos abiertos, que son alrededor de 400 viveros encargados de la venta al público consumidor”, explicó Heriberto Calderón, uno de los principales productores mayoristas en el estado, que hace dos semanas solicitó apoyo al gobierno jalisciense y hasta ahora no ha obtenido respuesta.

Explicó también que además de las flores y las plantas de ornato, hay cosechas de tipo ornamental, como pasto en rollo, plantas aromáticas de cocina y medicinales, que no han sido considerados esenciales, lo que suma alrededor de 5 mil negocios, de donde se derivan otras actividades, como jardineros, paisajistas y decoradores de eventos, lo que calcula en cerca de 20 mil negocios.

De acuerdo con sus cálculos, alrededor de cien mil empleos corren riesgo, pues además de los mencionados anteriormente, están también quienes comercializan, incluyendo hasta los vendedores de cruceros, que en fechas como el Día de las Madres, encuentran una oportunidad temporal de obtener ingresos.

Ante la cercanía de las festividades del Día de la Madre, los vendedores de arreglos y flores piden a las autoridades que les permitan vender su producto ya que es la fecha en donde más ingresos tienen y además solicitan que se les considere como un negocio básico, ya que forma parte de la cadena agropecuaria, señaló Ana Abel Delgadillo, representante de los locatarios del Parque Agua Azul.

Los comerciantes señalan que están en riesgo los 60 mil empleos que generan y van a tener millonarias pérdidas ya que no solo a ellos les afecta sino también a los dueños de las siete mil hectáreas sembradas con estos productos específicamente para esta fecha.

Debido a la emergencia sanitaria de la pandemia por Covid-19, las florerías fueron consideradas como no esenciales y es por eso su desesperación de que se les considere como esenciales y con ello abrir sus negocios por lo menos entre el siete y 10 de mayo para que acudan sus clientes con todas las medidas de protección adecuada.

Aunque sí tienen ventas cercanas al 10% de lo normal, casi todas son por internet, pero en este tipo de producto los potenciales clientes casi no lo hacen ya que les gusta ver el producto fresco y saber qué se van a llevar.

Dijo que ante esta incertidumbre de si venderán ellos como enlace final con el consumidor minoritario, los productores ya analizan qué hacer con su producto ya que cosecharla sin venderlas les implica pérdidas importantes. Según los datos que tienen, la venta anual de este sector es de 10 mil millones de pesos y el 10 de mayo es la fecha donde más venden.

“Pedimos que nos permitan abrir del siete de mayo al 11 de mayo y esto es para evitar lo que ha sucedido en el Mercado del Mar, ya que este es un fenómeno sociocultural y la gente quiere enviarle un presente a sus mamás”, pero también “hay funerales y la gente viene llorando a pedirnos que les vendamos un arreglo para despedir a sus seres queridos”, señaló la representante de los floristas.

En el Estado hay entre cinco mil y siete mil florerías que dan empleo a cerca de 60 mil personas, “hemos estado vendiendo por teléfono y a través de las redes sociales, pero mucha gente no le gusta ese medio de mercadotecnia porque ellos quieren ver físicamente su arreglo” por eso piden los dejen abrir y aplicar los protocolos de seguridad necesarios para evitar aglomeraciones, en su caso delimitarían el área, usarían gel antibacterial, el sistema de ozono, entre otras medidas dictadas por la Secretaría de Salud.

En el caso de Jalisco se perderían alrededor de dos mil millones de pesos ya que la entidad es la tercera a nivel nacional en su producción y venta de flores, a eso se suman las pérdidas de exportaciones canceladas a Estados Unidos y que representan alrededor de 20 mil millones de pesos.

Ante el cierre de exportaciones debido a la pandemia, los productores buscan colocar en el mercado local su mercancía y las “usan para reforestar la y usarla como abono”.

Mientras que el coordinador General de Desarrollo Económico de Jalisco, Alejandro Guzmán Larralde, dijo que difícilmente se permitiría abrirles precisamente por el tema de la aglomeración de personas y que difícilmente se podría controlar, aunque reconoció que sí forman de la cadena productiva del sector agropecuario, pero es un caso especial que se analizará y serán los municipios los que determinen si se abre o no. (VIRIDIANA SAAVEDRA / VÍCTOR RAMÍREZ. EL OCCIDENTAL)

Deja un comentario