Agro, único sector con expectativas de generación de empleo

Con un tímido incremento, el único sector de la economía que refleja números positivos es la agricultura, y esa podría ser la señal que permita afirmar que podría haber un panorama alentador en el sector primario, asegura el secretario de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader), Víctor Villalobos Arámbula.

“El sector primario ha mantenido su desempeño económico, incluso hay encuestas sobre empleo que reflejan cifras que refrendan este comportamiento: el sector agricultura y pesca muestra un ritmo de contratación con tendencia positiva de 1% para el tercer trimestre del 2020”, comentó Villalobos a El Economista.

El titular de la Sader señaló que este resultado es la combinación de esfuerzos, y sobre todo del esfuerzo de los productores nacionales, quienes han seguido laborando bajo el concepto de “El campo no se detiene”.

Datos del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), hasta abril del 2020, refieren que en el sector de agricultura, ganadería, silvicultura, pesca y caza hay un registro de 697,914 trabajadores; cifra que es superior en 4.18% en su comparación anual; es decir, reportó 28,033 fuentes de empleo más con registro en el IMSS.

En ese sentido, explicó el secretario de Agricultura y Desarrollo Rural, que desde el principio de la pandemia el sector agroalimentario fue considerado como una de las actividades esenciales, por lo que se ha mantenido el trabajo en este ámbito para garantizar el abasto de alimentos, con el adecuado funcionamiento de las cadenas productivas y de suministro. “El campo no se detiene y no se detendrá, por instrucción del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, a través de los programas prioritarios de la Secretaría hemos acelerado la dispersión de recursos que apoyan la labor de los productores, lo que ha servido, por un lado, para adquirir los insumos necesarios en su labor y, por el otro, atender y mitigar efectos de la emergencia sanitaria”.

Al reconocer el trabajo de los productores organizados, señaló que la coordinación interinstitucional ha sido también un factor clave para avanzar en los requerimientos de las cadenas primarias, al igual que la permanente disponibilidad de bienes públicos al servicio del sector, como lo es la función del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica).

Adelantó que se reforzará la diversificación de mercados para los productos mexicanos, lo que, acotó, conlleva a la apertura de oportunidades para la agroindustria y el empleo en el medio rural.

Asimismo, para fortalecer las medidas, se distribuyeron las guías de acción, prevención y mitigación del Covid-19 en los centros de trabajo en el sector agropecuario, elaboradas tanto por la Secretaría del Trabajo y Previsión Social como por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), en colaboración con la Sader. En esta contingencia por emergencia sanitaria causada por el Covid-19 es importante para todos tres puntos: proteger vidas ante todo, proteger los ingresos de las familias productoras y proteger las inversiones público-privadas.

Tras señalar que mantener el abastecimiento del mercado interno en esta época ha sido un reto; Villalobos agregó que durante abril las ventas de este tipo de productos alcanzaron los 1,764 millones de dólares; aunque esto significa una disminución anual de 8.2%, ocupa el segundo lugar en exportaciones para un periodo similar en los últimos 28 años.

El volumen comercializado hacia el exterior ascendió a 59,551 toneladas. (MARÍA DEL PILAR MARTÍNEZ. EL ECONOMISTA.)

Deja un comentario