El corredor interocéanico moverá 30% de mercancías de Asia

El Corredor Transístmico y obras como la modernización del puerto de Salina Cruz, la rehabilitación de la vía férrea y de la carretera entre Veracruz y Oaxaca constituyen la llave para que el sureste de México entre a la historia y se convierta en motor de desarrollo del país, que aportará un nuevo eje hemisférico, expresó el gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat Hinojosa.

El corredor será una ampliación de la Ruta de la Seda; he platicado con inversionistas y así lo consideran. Moverá 30 por ciento de las mercancías de China, Japón, Corea del Sur, Hong Kong y Singapur, así como de India y Tailandia, que pasan por el Canal de Panamá, agregó.

En entrevista con La Jornada, explicó que se trata de una obra integral, y la mejor noticia es que, a diferencia de otros proyectos de infraestructura, empezará a funcionar a más tardar en 2022. En el corto plazo ya genera empleos que, a 10 años, sumarán un millón.

Refirió que en la década de los 70 del siglo pasado, el norte del país se benefició del gas y más tarde con el TLCAN, y en los 90 el fideicomiso del Bajío hizo despuntar la agroindustria y la producción automotriz y aeroespacial, que han permitido el crecimiento sostenido de más de 4 por ciento en ambas regiones. Así como se beneficiaron, hoy es tiempo de detonar el crecimiento del sureste y el corredor interoceánico es una gran alternativa para México, definió.

Tanto la modernización del tren como de la carretera entre Salina Cruz y Coatzacoalcos tendrán impacto en el desarrollo de los istmos de Oaxaca, de Chiapas y el de Veracruz, con influencia en Tabasco, Campeche y las zonas turísticas de Yucatán y Quintana Roo, así como en el desarrollo agropecuario y agroindustrial de la región.

Las obras adicionales implican inversiones considerables, como la carretera a la costa, de 3 mil 477.1 millones de pesos; la rehabilitación de la vía férrea, 3 mil 133 millones; la modernización del puerto de Salina Cruz, 11 mil 251 millones; la carretera transístmica, de 3 mil 197.8 millones, y el gasoducto Jáltipan-Salina Cruz, 12 mil 860 millones.

Son proyectos que cambiarán el rostro de Oaxaca. Y son resultado de la coordinación con el gobierno federal, con las comunidades, comisariados y las presidencias municipales, porque no es sólo que haya recursos, resaltó.

Murat Hinojosa consideró que la semana que culminó también fue histórica, porque el presidente Andrés Manuel López Obrador recorrió las obras e inauguró la primera plancha de contenedores, que forma parte de la etapa inicial modular del corredor.

–También 10 zonas de bienestar (cinco en Oaxaca) con beneficios fiscales y regulatorios en más de 100 mil hectáreas, y se inició la construcción de la escollera con un rompeolas que permitirá en Salina Cruz recibir barcos de gran calado. Además, la rehabilitación de la refinería de Salina Cruz, donde se plantea construir una planta de licuefacción de gas que permitirá reducir el costo de energía eléctrica, esencial para la competencia de las empresas.

El Istmo (productor importante de papaya, mango, café de especialidad, coco y limón persa) contará también con el primer agroparque, que permitirá transitar de un sistema de temporal y autoconsumo a uno agroindustrial.

–¿Cómo se dará esa transición?

–Los grandes productores se beneficiarán al mover sus mercancías a la costa este de Estados Unidos o al centro y norte de México, que hoy es complicado, encarece el producto y hace que pierdan capacidad en el mercado.

Y para los pequeños productores hay proyectos de valor agregado a sus mercancías, con economías de escala y capacitación para que cumplan con especificaciones del mercado, nuevas empacadoras, centros de acopio y garantizar un piso de venta.

Durante el fin de semana, en la gira con el Presidente, Murat Hinojosa cuestionó que los gobiernos apostaron por las elecciones, en lugar de las próximas generaciones.

–¿Esa política ha sido un error histórico de los gobernantes?

–Por supuesto. Yo he sido consistente. Hoy debemos elegir como servidores públicos qué ruta queremos seguir, y como gobernador de Oaxaca he decidido por las futuras generaciones, no por las futuras elecciones.

“Hay en estos días un debate en torno al pacto fiscal, cuyas bondades deben evaluarse. Es bienvenido el debate y la conversación en torno a cualquier planteamiento sobre el federalismo, pero habrá tiempo en las campañas, donde los partidos y candidatos presenten alternativas.

Hoy los tiempos son de gobierno, de ocuparnos de la población, y salvar vidas es la prioridad, así como la reactivación económica y la seguridad para enfrentar la impunidad.

Murat Hinojosa evaluó que la práctica de gobierno implica coordinación donde hay coincidencias.

–En ese contexto, ¿cómo es la relación con el Presidente?

–Es una muy buena relación. La tenemos en lo personal y, en lo público, nuestro objetivo es común: Oaxaca y sus familias. Es obligación de los gobernantes generar condiciones para lograr acuerdos y es erróneo poner primero las definiciones de partido antes que a la gente. (ENRIQUE MÉNDEZ. LA JORNADA)

Deja un comentario