Mejor maíz resulta en mejor leche: la importante relación entre este grano y la producción láctea

En México, cuando se piensa en producción de maíz, lo primero que viene a la mente es la importancia de este cultivo histórico que es parte fundamental de la alimentación diaria de todos los mexicanos; sin embargo, no es el único fin relevante que tiene, pues la alimentación del ganado productor de leche es otro de sus usos.

Syngenta, empresa líder a nivel mundial en soluciones para la agricultura, en conmemoración del Día Nacional del Maíz (29 de septiembre), destaca la necesidad de incrementar no sólo la producción de maíz sino su calidad, para a su vez elevar las propiedades y la inocuidad de la leche que se produce con el ganado que consume el maíz que se cultiva en territorio mexicano.

De acuerdo con cifras de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER), 57 por ciento del maíz cultivado en México es destinado para el consumo humano, 29 por ciento para el consumo animal y 14 por ciento restante, para la industria; lo que ubica a México como el quinto productor de este grano a nivel mundial con 21.6 millones de toneladas anuales en promedio.

Para contribuir con el sector ganadero a través de la producción de maíz, en 2017  Syngenta creó el programa Ensilado de Maíz de Alto Valor, mejor conocido como EMAV, iniciativa que tiene como objetivo fortalecer prácticas de sostenibilidad en la producción de leche entre los jóvenes ganaderos, de tal manera que ésta se consolide como una práctica económica,  rentable y amigable con el medio ambiente.

“EMAV es un novedoso programa que integra tecnología eficiente y confiable para la producción lechera, los expertos de Syngenta nos capacitan y nos dan soporte técnico en campo para la producción de maíz forrajero, ensilaje de calidad y dietas balanceadas que hacen que nuestras vacas den mejor leche”, señaló Rubén Castellanos, productor lechero de Jalisco.

De acuerdo con la Secretaría del Bienestar, Sinaloa es el principal productor de maíz en México con 26 por ciento, seguido de Jalisco, con 12.6 por ciento, Estado de México 6.5 por ciento, Chiapas 6.0 por ciento, Michoacán 5.9 por ciento y Veracruz 5.7 por ciento.

EMAV es una iniciativa que apoya al pequeño y mediano productor para aumentar su rentabilidad y permanencia en el negocio lechero a través de la innovación continua, con lo que se logran plantas más sanas, mejores raíces, mejores tallos, hojas sanas y, obviamente, un cultivo sano e inocuo para que las vacas consuman un ensilado de calidad en su alimentación.

Los resultados son visibles desde la primera etapa del programa y para 2021, EMAV tiene previsto impactar a 1,500 familias de pequeños y medianos productores lecheros, además de un total de 16 mil hectáreas.

Un comentario

  • Buenas tardes! interesante artículo que invita a reevaluar nuestros recursos, propongo que evalúen comparativamente el maíz vs Gliricidia sepium en la producción lechera y la calidad de la leche. Menciono Gliricidia porque compartimos el centro de origen primario.
    La respuesta animal a ecotipos superiores y análisis técnicos han demostrado que: no desmejora las características organolépticas, situa el nivel de grasa en nivel óptimo, incrementa los sólidos totales a un nivel en que se ahorra un kilo de leche por kilo de leche en polvo producida, hay otros beneficios secundarios en los animales.
    Hemos resuelto el manejo agronómico integral como cultivo agroecológico de plantación, que produce eficientemente durante 15 años.
    Le invito a leer la publicación Gliricidia sepium más que un forraje un aliado de la humanidad, de Vicente Contreras.

Deja un comentario