Las abejas también se estresan en el trabajo

¿Alguna vez ha trabajado en exceso, cansado y se ha sentido confuso? Las investigaciones ahora muestran que las abejas melíferas sufren lo mismo, y entendemos por qué.

La vida de una abeja melífera difícilmente es relajante. Todos los días, las abejas recolectoras hacen muchos viajes, recorriendo largas distancias, para recolectar recursos vitales de polen y néctar de las flores. Tienen que lidiar con depredadores, condiciones climáticas desafiantes y el riesgo muy real de perderse.

Así como el estrés crónico afecta las capacidades mentales de los seres humanos, nuestro estudio reciente sugiere que estas actividades estresantes de búsqueda de alimentos reducen la capacidad de las abejas para resolver problemas, al cambiar la conectividad entre neuronas específicas en el cerebro.

Estudiamos el impacto de la actividad de búsqueda de alimento en las habilidades de resolución de problemas de las abejas mediante el uso de etiquetas de radio para rastrear abejas individuales. Probamos la capacidad de las recolectoras de alimentos para distinguir entre diferentes olores florales, lo cual es esencial para identificar las especies de flores que producen néctar o polen en el medio ambiente.

Luego probamos la capacidad de las abejas para cambiar su preferencia entre aromas florales cuando el olor cambiaba para indicar la presencia o ausencia de comida. Esto es importante para una alimentación eficiente porque las diferentes especies de flores producen polen y néctar en diferentes épocas del año.

Las abejas melíferas también necesitan trabajar lo mejor que pueden para navegar entre las flores y la colmena, de lo contrario no pueden recolectar suficiente comida para la colonia.

Nuestro estudio encontró que las abejas que habían estado buscando comida durante mucho tiempo o con altas intensidades eran menos capaces de aprender nuevos olores. Creemos que esto podría deberse al estrés. El estrés en los mamíferos causa dificultades de aprendizaje similares , y otro estudio reciente describió a las abejas estresadas como malas recolectoras .

La búsqueda de alimento fue particularmente estresante para las abejas jóvenes, que parecían ser menos resistentes a las condiciones ambientales. Sin embargo, fue sorprendente que la búsqueda de alimento tuviera un impacto tan negativo en las abejas, ya que anteriormente se había visto como un momento para un valioso entrenamiento mental en un entorno rico y complejo.

También identificamos cambios en la estructura cerebral inducidos por el estrés que afectaban la capacidad de aprendizaje. Los recolectores intensos tenían más conexiones entre las regiones del cerebro utilizadas para procesar los olores y una región involucrada en el aprendizaje y la memoria. Esto plantea la emocionante posibilidad de que la investigación futura pueda predecir la capacidad de resolución de problemas simplemente observando la estructura del cerebro.

El declive de las abejas melíferas, conocido como trastorno de colapso de colonias, es un problema mundial. No sabemos exactamente qué está pasando con la población de abejas de Australia, pero las pérdidas en Nueva Zelanda y Estados Unidos están muy por encima de los niveles sostenibles.

La contribución de las abejas a la economía australiana se ha valorado en 100 millones de dólares australianos al año. Identificar los factores que causan estrés a las abejas podría ayudarnos a controlar y reducir su declive.

Haríamos bien en aprender de la Unión Europea, que recientemente ha prohibido los pesticidas neonicotinoides que afectan directamente al cerebro de las abejas. De cara al futuro, también podríamos desarrollar pruebas sencillas para que los apicultores comprueben la capacidad de resolución de problemas de sus colmenas. Esto les ayudaría a identificar colonias débiles antes de que colapsen, al detectar problemas temprano y preservar la salud de la colonia. (Mundo Agropecuario)

Deja un comentario