La Peste Porcina Africana está cada día más cerca de España y el sector debe reducir los riesgos de contagio

El aumento de las importaciones de lechones para engorde y de animales cebados para sacrificio a precios bajos  por parte de algunos operadores españoles está incrementando el peligro de que la Peste Porcina Africana (PPA) llegue hasta las granjas españolas, lo que sería una catástrofe para el sector, según la Federación de Industrias Cárnicas

España está incrementando las importaciones de cerdos, sobre todo de lechones y animales para sacrificio, aumentando el riesgo de llegada de la Peste Porcina Africana (PPA), según Josep Collado, secretario general de la Federación Empresarial de Carnes e Industrias Cárnicas (FECIC).

El virus de la PPA, asegura Collado a la agencia EFE, ha ido recorriendo Europa de este a oeste durante el año 2020 llegando hasta Alemania, lo que significa que está ya a solo 2.000 kilómetros en estos momentos, y esto supone que el porcino español están en una situación de riesgo importante, porque todo indica que va a seguir avanzando.

Por eso, reclama ”más sensatez“ a los operadores españoles a la hora de comprar cerdos y no caer en ”estrategias o planteamientos comerciales «temerarios”. Advierte a los que ahora están comprando “más barato“ en el extranjero, que deben tener claro que pueden obtener un ”beneficio a corto plazo”, pero a largo puede acarrear “costes altísimos“ si se introduce el virus en las granjas españolas, que también les van a perjudicar a ellos.

La solución para atajar los riesgos de llegada de la PPA a las granjas españolas, además de reforzar cada día más las medidas de bioseguridad, pasa por poner fin a esas importaciones de alto riesgo.

Respecto a la evolución del sector en 2020, Collado considera que ha sido un año ”muy equilibrado“ para la cadena del sector porcino, con precios en origen ”muy buenos“ para los productores y con unos volúmenes de exportación excelentes que han sido los más altos de la historia, a pesar de las circunstancias difíciles que han caracterizado el ejercicio por las consecuencia de la Covid19.

No obstante, alerta de que cerca de la mitad de la carne de cerdo exportada va a China y eso es un “riesgo altísimo“, porque la demanda puede reducirse de forma repentina cuando el gigante asiático recupere sus niveles de producción normales, tras superar la Peste Porcina Africana. Por eso, recomienda ”diversificar“el negocio y ganar presencia en Japón, Filipinas o Corea del Sur: ”No podemos hacer una burbuja de comercio que dependa de los chinos”, comenta en esa entrevista a Efeagro.

De cara a 2021, Collado asegura que las previsiones hablan de una menor producción porcina en la Unión Europea (UE), con China ”marcando“ el ritmo de este comercio y con importante ”incógnitas“ sobre la evolución que va a seguir la PPA. (https://www.interempresas.net/)

Deja un comentario