Denominaciones de Origen europeas cierran filas en defensa del tequila

La defensa del tequila en Europa entró en una fase decisiva toda vez que el próximo 13 de marzo la Comisión Europea deberá emitir un reporte oficial ya sea desestimando o aceptando la queja que interpuso la cervecera holandesa Heineken ante la Dirección General de Comercio a mediados del 2020.

La queja presentada por la compañía holandesa, y respaldada por la organización Cerveceros de Europa, obedece a que el Consejo Regulador del Tequila (CRT) dejó de emitir certificados de exportación a la empresa Tequilas del Señor, cuyo producto es vendido a Heineken quien elabora una mezcla con la cual perfuma la cerveza Desperados, lo que a decir del CRT, es una adulteración de la bebida mexicana.

“En virtud de que el Consejo Regulador del Tequila no está en la posibilidad de seguir emitiendo certificados de exportación a la autenticidad del tequila, a la cadena de suministro fraudulenta involucrada en el proceso de elaboración de este producto”, dijo a El Economista, el representante para Europa del CRT, Fernando Cano.

Entrevistado desde Ginebra, Suiza, Cano Treviño subrayó que “es un engaño en el sentido que, es producto que sale desde México envasado, destinado a ser vendido envasado, y el producto es transformado, adulterado y, de ser una gran bebida espirituosa, se transforma en un aroma para una posterior utilización del producto en la cerveza”.

Aunque los Cerveceros de Europa presentaron el procedimiento ante la Comisión Europea por “posibles barreras al comercio”, el representante del CRT aseguró que la queja es infundada y se trata de una falacia toda vez que el productor tequilero sigue exportando a otros clientes en la Unión Europea como Grecia y Alemania.

“No se está cerrando el mercado del tequila al comercio como está intentando Heineken poner este escenario ante la Comisión Europea”, puntualizó.

Preocupados ante el riesgo de que se dejen de respetar los derechos de propiedad intelectual en Europa, y que se pueda utilizar al tequila, o cualquier otra Indicación Geográfica como un simple ingrediente o como un aroma, representantes de 40 Indicaciones Geográficas europeas cerraron filas con el tequila y se sumaron como partes interesadas en el procedimiento ante la Comisión Europea.

“Con esto, la World Spirits Alliance, la Spirits Europe, la Oficina Nacional Interprofesional del Cognac, el Comité de Vino Interprofesional de Champagne, Whiskey Escocés, Brandy de Jerez, Rioja, Ribera del Duero, inclusive productos agroalimentarios como el prestigioso Jamón de Jabugo, declararon y solicitaron a la Comisión Europea ser parte del proceso”, indicó Fernando Cano, quien precisó que en enero pasado, participaron en una audiencia virtual con la Dirección General de Comercio.

La defensa legal del tequila en Europa se presenta en el contexto del análisis del nuevo acuerdo comercial entre México y la Unión Europea (UE), que deberá ser ratificado tanto por los países miembros de la UE como por el Senado mexicano, a más tardar a inicios del 2022.

El nuevo acuerdo comercial recoge el primer acuerdo de protección del tequila que data de 1997 y va más allá, pues, de ser ratificado, en las 27 aduanas de la Unión Europea se exigirá el certificado de autenticidad a la exportación del tequila.

“Con este escenario, consideramos que la queja es totalmente infundada, imprudente y fuera de todo orden de dos bloques económicos que son amigos comerciales”, afirmó Cano Treviño.

Si el reporte de la Comisión Europea señala que el caso es aceptado, se abrirá una nueva fase en la cual, de gobierno a gobierno, México y la Unión Europea seguirán discutiendo sobre el tema y, de no llegar a un acuerdo, eventualmente, el conflicto podría llevarse a un panel comercial en la Organización Mundial del Comercio.

Durante el año pasado, pese a la pandemia de Covid-19, México exportó a la UE 13.9 millones de litros de tequila. En ese mercado, los principales consumidores fueron Alemania, España, Francia, Letonia e Italia, con 4.1, 2.8, 2.1, 1.9 y 1.4 millones de litros, respectivamente. (PATRICIA ROMO. EL ECONOMISTA.)

Deja un comentario