Aprende a hacer composta en casa

La composta básicamente es un tipo de abono que se obtiene a partir de los desechos orgánicos, al hacerla no solo ahorras dinero, sino que le das un mejor uso a tu basura y beneficias el cuidado ambiental, reduciendo la contaminación de suelos, agua y atmósfera.

De acuerdo con la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, los desechos caseros son una gran oportunidad para producir composta de calidad, con la materia orgánica (deshechos) que generamos día a día podemos crear una mezcla que después de someterse a un proceso de descomposición controlada y natural se mineraliza y nos da como resultado un abono casero totalmente funcional.

Antes de hacer tu composta separa la basura de tu hogar, ya que no todos los materiales funcionan, debes evitar utilizar vidrio, metal, alambre, plástico, caucho, cenizas frescas, fibras sintéticas, frutos con espinas, huesos, carne, grasa, lácteos, carbón, excremento de mascotas o cualquier cosa tratada con pesticidas, ya que no son biodegradables y pueden arruinar la mezcla o dañar tus manos.

Los productos que más se recomiendan para prepara una composta casera se dividen en dos, en primer lugar, tenemos los verdes estos incluyen: frutas, vegetales, cáscaras de huevo, restos de café y bolsitas de té. Mientras que en los materiales orgánicos cafés tenemos: pedazos de madera (de entre 1.3 y 5 cm), follaje, tallos frescos, hojas secas, papel, cartón y excremento de vaca o caballo.

Establece el lugar donde la harás, debe tener unos 60 cm de profundidad. Puede ser un hoyo cavado directamente en el suelo o una compostera hecha por ti o comprada, pero que cuente con rendijas que permitan la ventilación, considera el tamaño según el espacio que tengas en tu hogar.

Coloca una capa de paja de 30 cm de altura a lo largo de la base, encima coloca restos de jardinería, un poco de aserrín y humedece.

Agrega a tu composta una capa de 15 cm de restos de comida y jardinería.

Añade una capa de entre 5 a 10 cm de estiércol desmenuzado y riega con un poco de agua.

Altera con más capas de materia verde y seca hasta llenar todo el espacio.

Cuida que no se seque, esto evitará la invasión de ácaros, hormigas u otros animales.

Es importante que la composta tenga una buena humedad pero que no esté totalmente mojada, ya que esto fomenta la aparición de hongos y hace que despida un mal olor.

Cuando hayan pasado 15 días voltea la composta y luego cada semana.

Cuida que la composta tenga una temperatura de entre 50 y 60 ºC si no aumenta, añade más tierra, desechos verdes y cafés, además de agua.

El proceso de descomposición de la composta tarda de 1 a 3 meses, una vez lista solo debes almacenarla en costales y dejarlos en un lugar seco hasta que los utilices para abonar tu jardín, macetas o tu huerto casero. (https://foodandwineespanol.com/)

Deja un comentario