México desperdicia el 37% de sus alimentos

En México se desperdicia 37% de los alimentos, lo que equivale a productos que podrían llegar a siete millones de personas en pobreza alimentaria, reveló Fernando Soto Baquero, representante de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO por sus siglas en inglés) en nuestro país.

“En México, la Cruzada Nacional Contra el Hambre estimó en su momento que se alcanza un índice de pérdidas y desperdicio de alimentos en México similar a 37%, con lo cual podrían alimentarse a siete millones de personas”, dijo Soto Baquero en la ceremonia de inauguración del Taller de medición y análisis de pérdidas de alimentos impartido por la FAO.

Según datos del organismo internacional, productos como la leche, chiles y semillas se pierden en 5%, mientras que en alimentos como manzana, huevo, limón y mango la tasa llega a 10%, y el desperdicio de plátano asciende a 13%.

Estas cifras mantienen ocupadas a las autoridades mexicanas, ya que desde la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) se trabaja para reducirlas lo más posible a partir de un mejor trabajo en la cadena de producción, afirmó Jorge Armando Narváez, Subsecretario de Agricultura.

“Las pérdidas y desperdicios de alimentos suelen ocurrir en las distintas etapas de la cadena alimentaria, es decir, durante la cosecha, el transporte, el almacenamiento, e incluso la distribución y consumo de los mismos, es por ello que en Sagarpa trabajamos todos los días para tener una mayor productividad y eficacia en el campo, además de una mejor distribución de los alimentos”, afirmó el funcionario.

Las cifras de México son acorde a las de todo el mundo, pues en el planeta un tercio de la producción de alimentos se desperdicia en algún punto desde la cosecha hasta antes de llegar al consumidor final.

Tania Santivañez, oficial de Protección Vegetal de la FAO, afirma que existen consecuencias de todo tipo derivadas de este desperdicio. Por ejemplo, al año se pierden 750 mil millones de dólares, el equivalente al PIB de Argentina en 2011; además de que se emiten tres mil 300 millones de toneladas de bióxido de carbono a la atmósfera.

La otra consecuencia del desperdicio es la social, ya que la FAO estima que ese alimento que termina en la basura se requerirá muy pronto, ya que las estimaciones del crecimiento demográfico dicen que en poco más de tres décadas la población mundial aumentará en tres mil millones de personas, por lo que será insostenible tanto desperdicio.

Deja un comentario