Cultivos para medicina tradicional ayudan a reducir pobreza en China

En lo que va de año, más de 400 familias de agricultores de la municipalidad de Chongqing (en el suroeste de China) han recibido un total de 200.000 yuanes (30.000 dólares) en dividendos por haber ofrecido sus tierras a una cooperativa que se dedica a plantar hierbas que se emplean en la medicina tradicional china.

Los agricultores que habitan en el distrito autónomo tujia de Shizhu prevén ingresar más dividendos de la cooperativa a finales del año y esperan celebrar el Año Nuevo lunar chino con estos fondos.

La medicina tradicional china tiene miles de años de historia. A pesar de las controversias existentes en países occidentales, es muy popular en China y está ayudando a reducir la pobreza en el suroeste del país asiático.

Shizhu es un lugar montañoso y asolado por la pobreza y más del 70 por ciento de su población es de la etnia tujia, una de las minoría de China.

En la aldea de Huangshan, de donde son estos agricultores y que es una zona con mucha pobreza, los terrenos y la mala calidad de la tierra hacen que se den pocos cultivos.

De los 1.741 habitantes de 510 hogares del pueblo, 230 aldeanos de 73 familias vivían por debajo del umbral nacional de la pobreza.

Los jóvenes solían salir de su lugar natal para convertirse en trabajadores migrantes en las ciudades, de forma que en la aldea se quedaban los mayores y los débiles. Esa situación provocó un círculo vicioso y cada vez más tierras se han quedado sin cultivar.

“Hay pocos electrodomésticos en mi casa. El viejo televisor se compró cuando me casé en 1995, y no lo hemos cambiado en más de 20 años”, dijo uno de los vecinos, Qin Tinglan.

No obstante, desde comienzos de este año, se han llevado a cabo cambios positivos debido a que ha comenzado a operar una cooperativa de medicina tradicional china, que está vinculada estrechamente con las empresas de plantación del sector.

Un total de 416 familias suministran 62 hectáreas de tierras de cultivo para la plantación de hierbas. Las tierras, que han sido evaluadas por una tercera parte basándose en cuatro clases de fertilidad, fueron transformadas en acciones por valor de 775.000 yuanes de la cooperativa.

Además, se han invertido fondos de 500.000 yuanes en una participación en la cooperativa por parte de la aldea.

“La tierras de cultivo están tan dispersas por el área montañosa que tenemos que integrarlas para atraer a más empresas para desarrollar este lugar”, manifestó Huang Wanneng, un funcionario local.

“Desarrollar la plantación y la producción para la medicina tradicional china en la aldea no fue una decisión poco reflexionada”, subrayó Huang. “Vinieron expertos a la aldea y llevaron a cabo varias rondas de investigaciones y, por fin, confirmaron que Huangshan es un lugar apto para plantar hierbas y desarrollar la industria de la medicina tradicional”, explicó.

“El entorno, el clima y la cobertura vegetal aquí son aptos para la plantación de hierbas. La calidad de las medicinas producidas aquí está a la cabeza de todo el país. Ya que mi compañía ya cuenta con cadenas industriales maduras y tecnologías avanzadas, muchas fábricas farmacéuticas a gran escala vinieron a adquirir nuestros productos”, indicó He Zefeng, presidente de la cooperativa.

He explicó que hasta el momento, han plantado y cosechado ‘bai he’ (bulbos de lirios), ‘jiang huang’ (cúrcuma) y ‘qian hu’ (raíces de Peucedanum), vegetales para los que hay un mercado estable.

Fábricas farmacéuticas de Beijing y de las provincias de Hebei, Anhui, Zhejiang y Sichuan han hecho muchos pedidos de hierbas.

Tras la fundación de la cooperativa, las familias obtuvieron una cantidad fija de ingresos, porque sus tierras darán dividendos todos los años de acuerdo con su categoría de fertilidad. Además, la entidad ha creado muchos puestos para los aldeanos locales. Aquellos que no puedan dedicarse a los trabajos agrícolas más exigentes pueden encargarse de otras tareas, como quitar la maleza, eliminar insectos y lavar las hierbas, lo que les aporta unos ingresos diarios de entre 60 y 100 yuanes por persona.

Ran Chongfang, de 52 años, aportó 5.000 metros cuadrados de tierras a la cooperativa. “Podríamos ganar más de 20.000 yuanes este año. Antes de unirnos a la cooperativa, los ingresos más altos de mi familia eran de en torno a 4.000 yuanes al año”, resaltó.

Otra aldeana de 68 años, Qin Zongzhen, con una experiencia similar a la de Ran, vive sola con su marido, que está muy enfermo, después de que sus hijos se fuesen de la aldea.

“Podríamos vivir de los subsidios mínimos del gobierno, pero hoy en día tenemos la industria de la medicina tradicional china en nuestra aldea y me he convertido en una accionista. Se prevé que los ingresos de mi familia aumenten”, dijo Qin.

“Cada una de las familias verá que sus ingresos suben en al menos 5.000 yuanes este año, mientras que el colectivo de la aldea también obtendrá cerca de 50.000 yuanes”, calculó Huang.

“Desarrollar la industria de la medicina tradicional china en la aldea ha traído una situación de ganancia para varias partes. Las tierras sobrantes se reutilizan, los ingresos de las familias pobres han aumentado y los mayores que se han quedado en la aldea al irse sus familiares tienen más oportunidades laborales, mientras que el colectivo de la aldea tiene ganancias económicas”, agregó Huang. (Xinhua)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s