Cómo los agricultores urbanos están aprendiendo a cultivar alimentos sin tierra ni luz natural

El cultivo de alimentos en las ciudades se hizo popular en Europa y América del Norte durante e inmediatamente después de la Segunda Guerra Mundial. La agricultura urbana proporcionó alimentos a los ciudadanos, en un momento en que los recursos eran desesperadamente escasos. En las décadas que siguieron, las parcelas de tierra que habían sido entregadas a las parcelas y granjas de la ciudad fueron gradualmente adoptadas para el desarrollo urbano. Pero recientemente, ha habido un renovado interés en la agricultura urbana, aunque por razones muy diferentes a las anteriores.

Como parte de un reciente proyecto de investigación que investiga cómo la agricultura urbana está evolucionando en toda Europa, descubrí que en los países donde el cultivo de alimentos estaba incrustado en la cultura nacional, muchas personas han comenzado nuevos proyectos de producción de alimentos. Hubo menos aceptación en países como Grecia y Eslovenia, donde no había tradición de agricultura urbana. Sin embargo, recientemente se han comenzado algunos proyectos comunitarios en esos lugares.

Los agricultores urbanos de hoy no solo cultivan alimentos para comer; también ven la agricultura urbana como una forma de aumentar la diversidad de plantas y animales en la ciudad, uniendo a personas de diferentes orígenes y grupos de edad, mejorando la salud física y mental y regenerando barrios abandonados.

Muchos nuevos proyectos de agricultura urbana aún luchan por encontrar espacios verdes adecuados. Pero las personas están encontrando soluciones inventivas; cultivar alimentos en contenedores o en tejados, en sitios que solo están temporalmente libres, o en camas elevadas en patios industriales abandonados. Los productores incluso están utilizando tecnologías como la hidroponía, la acuicultura y la acuaponia para aprovechar al máximo los espacios desocupados.

Algo raro

Los sistemas hidropónicos se diseñaron como una forma de agricultura altamente eficiente en cuanto a espacio y recursos. Hoy en día, representan una fuente considerable de productos cultivados industrialmente; Una estimación sugiere que, en 2016, el mercado de vegetales hidropónicos valía alrededor de 6.900 millones de dólares en todo el mundo.

La hidroponía permite a las personas cultivar alimentos sin suelo y luz natural, utilizando bloques de material poroso donde crecen las raíces de las plantas, e iluminación artificial como LED de baja energía. Un estudio sobre la producción de lechuga encontró que aunque los cultivos hidropónicos requieren significativamente más energía que los alimentos cultivados convencionalmente, también usan menos agua y tienen rendimientos considerablemente más altos.

Cultivar cultivos hidropónicos usualmente requiere tecnología sofisticada, habilidades especializadas y equipo costoso. Pero las versiones simplificadas pueden ser asequibles y fáciles de usar.

Hemmaodlat es una organización con sede en Malmö, en un vecindario ocupado principalmente por grupos de bajos ingresos e inmigrantes. El área está densamente construida, y no hay espacio verde disponible para cultivar alimentos localmente. Además, el verano sueco es corto y no siempre es ideal para cultivos. En cambio, la organización tiene como objetivo promover los sistemas hidropónicos entre las comunidades locales, como una forma de cultivar alimentos frescos utilizando equipos de bajo costo.

El Bristol Fish Project es una granja de acuaponía apoyada por la comunidad, que cría peces y utiliza los desechos orgánicos que producen para fertilizar las plantas cultivadas hidropónicamente. GrowUp es otra empresa de acuaponía ubicada en un almacén en el este de Londres. Cultivan alimentos y peces de granja utilizando solo luz artificial. Del mismo modo, Growing Underground es una empresa que produce cultivos en túneles, que originalmente se construyeron como refugios antiaéreos durante la Segunda Guerra Mundial en Londres.

¿La próxima gran cosa?

El potencial de cultivar alimentos en espacios pequeños, bajo cualquier condición ambiental, es ciertamente una gran ventaja en un contexto urbano. Pero estas tecnologías también significan que el tiempo que se pasa al aire libre, capeando los ciclos naturales de las estaciones, se pierde. Además, los sistemas hidropónicos requieren nutrientes que a menudo se sintetizan químicamente, aunque los nutrientes orgánicos ahora están disponibles. Muchos agricultores urbanos cultivan sus alimentos siguiendo principios orgánicos, en parte porque el uso excesivo de fertilizantes químicos está dañando la fertilidad del suelo y contaminando las aguas subterráneas.

Para ver si estos inconvenientes pondrían a los productores urbanos fuera del uso de sistemas hidropónicos, mis colegas y yo realizamos un estudio piloto en Portsmouth. Instalamos pequeñas unidades hidropónicas en dos jardines comunitarios locales y entrevistamos a voluntarios y visitantes de los jardines. Muchas de las personas con las que hablamos estaban bien informadas sobre la tecnología hidropónica, y sabían que algunas de las verduras que se venden hoy en los supermercados se producen con este sistema.

Muchos se sintieron fascinados por la idea de cultivar alimentos sin suelo dentro de sus proyectos comunitarios, pero al mismo tiempo reacios a consumir el producto debido a los nutrientes químicos utilizados. Algunos entrevistados también se sentían incómodos con la idea de que la comida no se cultivara naturalmente. Tenemos la intención de repetir este experimento en un futuro cercano, para ver cómo la opinión pública cambia con el tiempo.

Y si bien no creemos que los sistemas hidropónicos puedan reemplazar el disfrute que puede ofrecer el cultivo de alimentos en el suelo, pueden ahorrar agua y producir alimentos seguros, ya sea en interiores o al aire libre, en un mundo con recursos cada vez más escasos. Aprender a utilizar estas nuevas tecnologías e integrarlas en proyectos existentes solo puede ayudar a cultivar alimentos aún más sostenibles.

Al igual que con muchos avances tecnológicos, es posible que un período de lenta aceptación vaya seguido de una aceptación rápida y generalizada. Quizás el hecho de que IKEA esté vendiendo unidades hidropónicas portátiles, mientras que los gabinetes hidropónicos están en el mercado como componentes de sistemas de cocina, es una señal de que esta tecnología está preparada para entrar en el uso general. (Silvio Caputo, The Conversation)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s