Casi todas las vacunas contra la gripe se elaboran con huevos

Desde hace tiempo, los científicos utilizan huevos para la producción de cientos de millones de vacunas contra la gripe.

Cada año se usan entre 450 y 500 millones de ellos para este propósito, afirma Martin Friede, responsable del estudio sobre vacunas de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Más de 90 por ciento de las inmunizaciones contra la gripe a escala mundial se produce con ayuda de huevos. Generalmente, cada uno permite fabricar una dosis de vacunación, a veces incluso más, explica.

Las vacunas contra la fiebre amarilla también se obtienen con ayuda de los huevos. En este caso, de uno solo se pueden sacar más dosis que para las inoculaciones contra la gripe.

Los investigadores no emplean huevos que están a la venta para el consumo, sino ejemplares que se obtienen de gallinas criadas en granjas especiales en condiciones controladas. Esto es más costoso que la producción que se utiliza para hacer tortillas, señala Friede.

Dos veces al año, expertos de la OMS debaten qué tipos de virus se espera que dominen la siguiente temporada de gripe.

Entonces recomiendan a los laboratorios la composición de las vacunas. Los virus necesarios para la elaboración se producen en laboratorios seleccionados y se envían a las fábricas de las inoculaciones donde son inyectados en huevos.

Después de unos 10 días, miles de millones de copias del virus maduran en la clara del huevo. Entonces se absorbe esa sustancia y se desactivan las partículas con calor o químicos, para convertirlas en inofensivas, pero efectivas contra la enfermedad.

Desde hace tiempo se investigan alternativas debido a la gran cantidad de huevos que se necesitan, según Friede.

Entre 5 y 10 por ciento de las vacunas contra la gripe a escala mundial ya se desarrollan en cultivos celulares, obtenidos de un tumor del riñón de un perro y de insectos, los cuales pueden ser reproducidos infinitamente. Se trata de procesos muy complejos que hasta el momento no están listos para la producción en masa, señala Friede.

Los huevos seguramente seguirán representando un papel decisivo en la elaboración de las vacunas contra la gripe.

Por otro lado, según un estudio publicado este lunes en la revista Proceedings de la Academia Nacional de Ciencia de Estados Unidos, el consumo de antibióticos en todo el mundo aumentó alrededor de 65 por ciento en los pasados 15 años, especialmente en los países con economías emergentes.

El equipo de investigadores de Eili Klein, del centro estadunidense CDDEP (Center for Disease Dynamics, Economics & Policy), analizó el consumo de antibióticos basándose en los datos de ventas de 76 países entre 2000 y 2015, y de este modo dedujeron tendencias globales.

Según los resultados, el consumo total aumentó de 21 mil 100 millones de dosis diarias definidas (DDD) en 2000 a 34 mil 800 millones 15 años después. El consumo medio diario por cada mil habitantes aumentó 39 por ciento de 11.3 a 15.7 DDD, según informaron los investigadores en Proceedings. (DPA)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s