El mercado negro de pepinos de mar en Yucatán

Yucatán es considerado el estado más seguro de México. Sus habitantes no están acostumbrados a los secuestros ni decapitados, tampoco a los enfrentamientos entre grupos criminales. Existe una aparente tranquilidad. A diferencia de otras entidades, las balaceras y las muertes no suceden en colonias o bares de la ciudad, sino en el océano, durante la captura del pepino de mar, un actividad controlada por organizaciones criminales.

Para conocer el fenómeno viajé a la costa yucateca y fui testigo de la forma en que operan los “pepineros”, quienes permitieron mi presencia al constatar que se trataba de un ejercicio periodístico.

Tras varios encuentros y mediante un acuerdo de confidencialidad, accedieron a hablar acerca de este negocio y llevarnos a un “sancochadero”, es decir, el lugar donde procesan el pepino de mar; un sitio apartado entre matorrales, manglares y árboles tropicales, cuya única forma de llegar es en una embarcación motorizada.

Los “pepineros” son los hombres que se sumergen en las profundidades del mar en busca de esta especie. En su mayoría son yucatecos que han dedicado toda su vida a la pesca, pero fue en el 2010 cuando descubrieron la mina de oro que se encontraba en el lecho marino de sus playas.

Y es que este negocio ha alcanzado dimensiones millonarias, según las últimas cifras, en Dzilam de Bravo —puerto ubicado a tan sólo una hora de Mérida— el kilo del pepino crudo llega a costar hasta 150 pesos. Si se comercializa “sancochado” (cocido) el precio puede llegar hasta los mil o mil 400 pesos. En Hong Kong y en China, este animal marino alcanza hasta los tres mil dólares el kilogramo.

En México, por tratarse de una especie protegida, sólo autorizan alrededor de diez días al año para su comercialización legal. Sin embargo, esto es sólo letra en el papel. El senador Daniel Ávila Ruiz, en entrevista para VICE acusó a las autoridades estatales y federales ser parte de la mafia, y aseguró que cooperativas pesqueras vinculadas con personajes políticos resguardan toneladas de esta especie y aprovechan el levantamiento de la veda para vender con documentos y facturas el producto almacenado durante todo el año.

Uno de los mayores decomisos en la historia ocurrió en la congeladora Hulkín, en mayo del 2017. La Procuraduría General de la República (PGR) informó que se trataba de 5.5 toneladas. Sin embargo Armando Herrera, directivo de la empresa pesquera, nos dijo que fueron más de siete toneladas, y que su precio alcanzaba los $9.8 millones de pesos.

Busqué al delegado de la PGR en Yucatán, Juan Manuel León y León, para conocer los detalles del caso, sin embargo, señaló que no podía dar declaraciones al respecto, y que todo debería ser tratado a través del departamento de ‘comunicación social’. A pesar de nuestra insistencia durante varias semanas no obtuvimos respuesta. (JAVIER ESCALANTE ROSADO/ VICE MÉXICO. EXCÉLSIOR)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s