Cierra cosecha de miel en 7,500 toneladas

La cosecha de miel a escala comercial cerró con 7,500 toneladas en Yucatán, poco más del doble de lo que se obtuvo en la temporada anterior del 2016-2017, ya que aunque no hubo miel de enredaderas, bejucos ni tajonal, las lluvias permitieron que el dzidzilché dejara un buen volumen de miel en las colmenas, según datos oficiales.

De noviembre a junio del 2017-2018, que es el tiempo que abarca la temporada de cosecha, los acopiadores recibieron 7,500 toneladas de miel en el Estado.

Esta cosecha contrasta con las 3,500 toneladas de miel que se obtuvieron de noviembre a junio del 2016-2017.

De acuerdo con información de acopiadores en el Oriente, Sur y Centro del Estado, la temporada de cosecha de escala comercial ya concluyó y el precio cerró entre 25 y 27 pesos por kilogramo.

Sin embargo, en la temporada llegó hasta los 48 pesos el kilo de miel orgánica.

POR ESTO! informó en esta temporada 2017-2018 que la cosecha no arrancó en noviembre con la floración de enredaderas y bejucos ni con el tajonal en el mes de febrero o marzo, sino hasta abril con la flor del dzidzilché.

Se publicaron testimonios de apicultores del Oriente y Sur del Estado que iniciaron sus cosechas en el mes de abril con un precio “extraordinario” de hasta 48 pesos que paulatinamente fue bajando, hasta que los compradores que exportan dejaron de demandar el dulce y el precio se desplomó a 30 pesos: finalmente la temporada de lluvias adelantadas de mayo hizo que la cosecha concluyera en el mes de junio.

El Diario de la Dignidad, Identidad y Soberanía ha informado que existe un decreto estatal que debería impulsar a la actividad; sin embargo, su aplicación sigue pendiente.

El decreto 537/2017, publicado en octubre, por el que se establecen las zonas apícolas del Estado de Yucatán para el fomento de su aprovechamiento racional, dimensiona el declive de la actividad y se enlistan acciones puntuales que debería hacer la Secretaría de Desarrollo Rural del Estado, como actualizar el padrón de apicultores y generar un registro de organizaciones, empresas e instituciones involucradas en la actividad apícola. Además, apoyar con insumos y equipos a los productores apícolas, particularmente a aquellos orientados a la apicultura orgánica, evitar la aplicación de agentes químicos sintéticos y el uso de organismos genéticamente modificados, entre muchos otros.

El titular de la Seder, Pablo Castro Alcocer, ha declarado públicamente que esta administración dejará las bases para que la siguiente las aplique. (VERÓNICA MARTÍNEZ. POR ESTO)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s