Costeros le apuestan al camarón

La compra, cocimiento, elaboración, limpieza y secado del camarón de laguna, se ha convertido en una pequeña microempresa familiar a cargo de la familia Alejandro Candelero, quienes a su vez le dan trabajo a otras familias que participan en la elaboración y limpieza del camarón, las que sobreviven mientras haya captura de este producto, en la Villa Sánchez Magallanes.

El sistema cerrado genera mayores rendimientos de camarones al mes, aseguran acuicultores cardenenses, pues el sector acuícola de la Chontalpa cuenta ya con cultivo de camarones de manera intensiva.

Esto supone un sistema cerrado de producción en el que se depositan 700 camarones por metro cuadrado, contra 20 crías que se tendrían en una granja de sistema abierto.

Así lo explicaron los integrantes de esta familia camaronícola quienes refirieron que en el caso de esta corporación, ese sistema productivo permite un rendimiento mensual de tonelada y media de camarones por mes, con una rentabilidad atractiva.

Comentaron que la crianza de camarón bajo un sistema controlado, es la alternativa que responde a la tendencia mundial de producir proteína animal a base de organismos acuáticos en unidades productivas artificiales.

Aseguraron que con ello, se permite sortear la captura tradicional en altamar, la que cada vez presenta grandes condiciones de incertidumbre.

Por su parte el titular de la delegación de la SEDAFOP en la zona Gerardo Balmori, aseguró que el avance de la acuacultura chontalpeña se explica en gran medida, por la producción controlada de especies en granjas.

Precisó que hay apertura de las autoridades para apoyar establecimiento de nuevas unidades productivas, conforme a lo establecido en las reglas de operación del programa de concurrencia con el Gobierno Federal.

Detalló que en el estado, sobre todo en la costa grande cardenense, hay otras once granjas que también han incurrido en la producción de camarón en ciertas temporadas, aunque últimamente le han dado prioridad al cultivo de peces.

En el caso de esta familia, refirieron que cuentan con un paquete tecnológico que permite la crianza del camarón en las condiciones de altura y clima de la zona, el cual representa un significativo ahorro del uso del agua y su continuo reciclaje.

Esta carne se comercializa directamente en la empresa familiar, por consumidores que ya conocen el producto (entre los que figuran restauranteros y los residentes), cuyo ciclo de engorda controlada es de tres meses, periodo en el que la especie alcanza la talla de 14 gramos, un parámetro demandado en el mercado. (VÍCTOR MANUEL ESTRADA. DIARIO PRESENTE)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s