Ranicultores de Jalisco lanzan su marca propia

Con el fin de fomentar el consumo de carne de rana toro, los ranicultores jaliscienses ya registraron una marca propia: Deli Rana, con lo que se pretende posicionar en el ámbito regional este producto que actualmente se vende en forma mayoritaria en el mercado de exportación.

Así lo informó el técnico especializado en ranicultura de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural de Jalisco (SADER), Rubén Ruiz Medina, quien precisó que junto con el lanzamiento de la marca también se pretende impulsar la producción de crías de este anfibio con la ampliación del centro de crianza de renacuajos que cuenta la secretaría en el municipio de Yahualica de González Gallo.

El técnico refirió que actualmente la carne de rana ha tenido en la exportación a Estados Unidos su principal mercado, de manera que al cierre de 2018 se exportaron 20 toneladas de las 24 que se produjeron en las 15 granjas ranícolas que funcionan en la entidad.

Abundó que del total de la producción estatal de carne, “20% se está vendiendo en Jalisco. Pero ya la asociación civil (de ranicultores) tiene su propia marca y está a punto de comercializarse, con esto creemos nosotros que se va  incrementar el consumo  interno”.

Insistió en que se tiene un escenario optimista en la ranicultura estatal, lo que supone que hay interés en establecer nuevas granjas y que en las que ya existen se multiplique la producción mediante el aumento en la siembra de crías, y esto responde también el proyecto de ampliar el centro de producción de crías.

Recordó que el modelo de granja rentable implica que cada unidad de producción tenga una capacidad instalada de cuatro toneladas de carne al año a fin de que con ello se tenga un buen margen de utilidad.

Al respecto, mencionó que el precio de 110 pesos por kilogramo de un animal vivo y de 200 pesos en la carne ya en canal revela que la rana es una gran alternativa para los agronegocios, cuando se tiene la adecuada vinculación con el mercado, ya que actualmente se garantiza una rentabilidad de 40 por ciento de la inversión inducida.

También dijo que hay exigencias técnicas ineludibles para hacer rentable la ranicultura, como el tamaño de las instalaciones que requieren de espacios cerrados de 300 a 350 metros cuadrados para generar el entorno propicio para la crianza que requiere de condiciones controlada de humedad, temperatura, iluminación y calidad del agua, entre otras.

Actualmente la ranicultura jalisciense tiene en los municipios de Tamazula de Gordiano, Atotonilco El Alto, Acatic y La Barca, las granjas con mayores volúmenes de producción. (NOTA DE PRENSA SADER. Gobierno de Jalisco)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s