Prioridad, la recuperación del campo: Presidente de México

El Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, afirmó que es una prioridad para su gobierno la recuperación del campo, de ahí la orientación de programas y recursos para mejorar las condiciones de vida de los campesinos y fortalecer sus actividades productivas, lo que, a su vez, forma parte de la solución a los grandes problemas nacionales.

“Debe considerarse que el campo es mucho más que tierras para la producción agropecuaria y forestal, abarca un conjunto diverso e interrelacionado de patrimonios territoriales de importancia estratégica actual y potencial para el país”, señaló el primer mandatario en su Informe de Gobierno.

“Se trata de tierras, aguas, costas, biodiversidad, recursos genéticos, minerales, conocimientos tradicionales, bellezas naturales, activos históricos y culturales, son recursos en extremo valiosos”, destacó.

Dijo que en el campo aún existe una forma de vida sana, llena de valores morales y espirituales, por lo que regresar a él significa fortalecer una identidad cultural de la más alta calidad humana.

De manera puntual, informó que con el Programa Producción para el Bienestar se entregó un apoyo económico para la siembra a un millón 500 mil ejidatarios, comuneros y pequeños propietarios, incluyendo a integrantes de comunidades indígenas y a los productores de caña de azúcar y café.

Además, el programa de Crédito a la Palabra beneficia a seis mil 500 productores ganaderos.

Detalló que este año el Programa Precios de Garantía del sistema de Seguridad Alimentaria Mexicana (SEGALMEX) fijó un precio justo a los cultivos de maíz, frijol, arroz, trigo harinero y leche, lo que significará un aumento de 35 por ciento en las percepciones de dos millones de pequeños y medianos productores.

Indicó que se invierte en la construcción y terminación de obras de infraestructura agrícola, como son presas y canales de riego en los estados de Jalisco, Nuevo León, Sonora, Michoacán, Nayarit y Sinaloa, entre otros.

Precisó que ya inició la siembra de un millón de hectáreas de árboles maderables y frutales en el sureste, iniciativa que creará 230 mil empleos permanentes en el curso de este año.

Con ello, refirió, se ha logrado arraigar a los campesinos jóvenes a la tierra y se abate el fenómeno migratorio, al producir madera, fruta y otros alimentos, al tiempo que se benefician la selva y el bosque, y se rescata y protege la flora y la fauna nativa.

Agregó que se fortalecen los esquemas de reconversión de cultivos por otros que requieren menos consumo de agua, y se impulsa la tecnificación y el revestimiento de la infraestructura existente de riego para aprovechar mejor los recursos hidráulicos.

En el tema de pesca, dijo, se fomenta la actividad pesquera y acuícola con criterios de sustentabilidad, estrategia que implica la simplificación de trámites con obtención de permisos de pesca, reglas claras de conservación de especies y ayuda económica directa a pescadores.

Con el Programa Piloto de Fertilizantes en el estado de Guerrero, detalló que se entregaron 147 mil toneladas de fertilizantes de manera gratuita a 270 mil productores en la entidad.

Expuso también que se prevé aumentar el crédito al sector agropecuario por medio de la Banca Nacional de Desarrollo, y la participación de la Banca Comercial, a través de garantías de la Hacienda Pública.

De manera particular, el presidente López Obrador manifestó que se protege de prácticas arancelarias injustas a productores agropecuarios que se dedican a cultivos de exportación de alta densidad económica y comercial. “Así lo demuestra la reciente intervención que hizo el gobierno a favor de los exportadores de tomate a los Estados Unidos”, agregó.

Finamente, subrayó que una vez que se obtenga más crecimiento económico y fortalezcan las finanzas públicas, se dará un apoyo aun mayor a los productores nacionales mediante subsidios y créditos para alcanzar la soberanía alimentaria.

En cuanto al fortalecimiento de la economía popular ha sido fundamental considerar como prioridad la recuperación del campo. Promover el desarrollo rural implica mejorar las condiciones de vida de los campesinos y fortalecer las actividades productivas, lo que a su vez forma parte de la solución a los grandes problemas nacionales.

Debe considerarse que el campo es mucho más que tierras para la producción agropecuaria y forestal, abarca un conjunto diverso e interrelacionado de patrimonios territoriales de importancia estratégica actual y potencial para el país. Se trata de tierras, aguas, costas, biodiversidad, recursos genéticos, minerales, conocimientos tradicionales, bellezas naturales, activos históricos y culturales.

Son recursos en extremo valiosos si pensamos no sólo en lo material. En el campo aún existe una forma de vida sana, llena de valores morales y espirituales. Regresar al campo significa fortalecer una identidad cultural de la más alta calidad humana.

De manera puntual explico qué estamos haciendo.

Se entregó un apoyo económico para la siembra a un millón 500 ejidatarios, comuneros y pequeños propietarios; esto incluye a integrantes de comunidades indígenas y a los cultivadores de caña y de café.

Se protege de prácticas arancelarias injustas a productores agropecuarios que se dedican a producir cultivos de exportación de alta densidad económica y comercial, así lo demuestra la reciente intervención que hizo el gobierno a favor de los exportadores de tomate a los Estados Unidos.

Se entregaron 147 mil toneladas de fertilizantes de manera gratuita a 270 mil productores del estado de Guerrero. Estamos procurando aumentar el crédito al sector agropecuario por medio de la Banca de Nacional de Desarrollo, pero también a través de la banca comercial con garantías de la hacienda pública.

Se estableció el programa de Precios de Garantía para comprar alimentos básicos a los pequeños productores en almacenes y centros de acopio de Diconsa y Liconsa, y al nuevo Sistema de Seguridad Alimentaria Mexicana, Segalmex.

Este año se fijó un precio justo de compra al maíz y el frijol, el arroz, el trigo harinero y a la leche. Esto significa un aumento de 35 por ciento en las percepciones de dos millones de pequeños y medianos productores.

Se está invirtiendo en la construcción y terminación de obras de infraestructura agrícola. Están en proceso de ejecución presas y canales de riego en los estados de Jalisco, Nuevo León, Sonora, Michoacán, Nayarit y Sinaloa, entre otros.

El programa de Crédito Ganadero a la Palabra beneficia a seis mil 500 productores.

Ya inició la siembra de un millón de hectáreas de árboles maderables y frutales en el sureste. La importancia de esta acción transformadora es verdaderamente fundamental.

Con ella se han creado 230 mil empleos permanentes en el curso de este año. Se ha logrado arraigar a los campesinos jóvenes a la tierra, con lo que se atempera el fenómeno migratorio.

Se produce madera, fruta y otros alimentos, se rehabilita la selva y el bosque, se rescata y protege la flora y la fauna nativa, en fin, se siembra vida, como se llama el programa.

Estamos evitando la sobreexplotación de los mantos acuíferos mediante el impulso al crecimiento poblacional en el sureste, que es donde se cuenta con cerca del 70 por ciento del agua del país, reconvirtiendo también cultivos por otros que requieren menor consumo de agua e impulsando la tecnificación y el revestimiento de la infraestructura existente de riego para aprovechar mejor los recursos hidráulicos.

Se está fomentando, con criterio de sustentabilidad, la actividad pesquera y la acuacultura. Este plan inició con el apoyo a pescadores mediante la simplificación de trámites con la obtención de permisos de pesca, con reglas claras de conservación de especies y con ayuda económica directa a pescadores.

En suma, estamos rescatando el campo del abandono al que fue condenado por la política neoliberal; y una vez que se obtenga más crecimiento económico, cuando se fortalezcan las finanzas públicas, se dará un apoyo aún mayor a los productores nacionales mediante subsidios y créditos para alcanzar la soberanía alimentaria; es decir, para dejar de compra en el extranjero lo que consumimos.

Como complemento al fortalecimiento a la economía popular estamos entregando créditos a la palabra con el programa Tandas para el Bienestar. Hasta el día de hoy se han otorgado 344 mil créditos, sin intereses, sin papeleos, a pequeños comerciantes, empresarios, artesanos y a quienes se ganan la vida como pueden en la llamada economía informal. (BOLETÍN DE PRENSA SADER. Con información de la PRESIDENCIA DE LA REPÚBLICA)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s