Lo que no sabías sobre los jugos 100% y néctares

Al surtir nuestra despensa o incluso cuando compramos un desayuno rápido, es común que la primera opción de bebida sean los jugos o néctares, sin saber qué nos ofrece cada uno de estos productos y, sobre todo, qué cantidad de fruta contienen. En algunas etiquetas se indica que es jugo 100% y en otras, néctar, pero ¿en qué son distintas estas bebidas envasadas?

Un jugo sólo contiene los ingredientes naturales de las frutas y los vegetales, es decir, es aquel líquido que exprimes directamente y es 100% natural. Antes de ser envasados, reciben un proceso leve de pasteurización para asegurar que el consumidor obtenga un producto seguro y de alta calidad. En México están regulados por la Norma Oficial Mexicana NOM-173-SCFI-2009.

De acuerdo con el Reglamento de Control Sanitario de Productos y Servicios, el néctar es el producto elaborado con pulpa y jugo de frutas, muy espeso para beber, y adicionado de agua potable, azúcares, acidulantes, aromas naturales y antioxidantes. Esta norma permite que en los néctares se añada sacarosa, glucosa, fructosa o jarabe de almidón en cantidad no mayor de 20%. El contenido del jugo de fruta en el néctar puede variar entre 25% y 99%.

Sin duda, al beber jugo 100% tenemos acceso a un montón de nutrientes, antioxidantes, vitaminas y minerales que ayudan a reparar nuestro cuerpo y mejorar el sistema inmunológico. Todo ello, posible a través del consumo de jugo directamente de la fruta, sin embargo, es común cuestionarse si estas cualidades nutritivas permanencen en los jugos y néctares envasados.

La producción de jugos a gran escala requiere una serie de procesos que tienen como objetivo mantener las cualidades naturales del líquido como el sabor, la consistencia, el color y sus nutrientes. Y es aquí donde la pasteurización, al utilizar altas temperaturas, es señalada erróneamente como el procedimiento que elimina por completo los nutrientes de la fruta, como el caso de la vitamina C.

La pasteurización es un paso muy importante donde el jugo o concentrado de fruta se somete a un tratamiento térmico muy corto (15-30 segundos) que asegura que el producto envasado se altere lo menos posible, elimine cualquier microorganismo e inactive enzimas que perjudiquen la calidad del líquido, perdiendo una cantidad muy pequeña de vitamina C.

Por el contrario, son diferentes los procesos que ayudan al jugo a mantener sus nutrientes, por ejemplo, en el caso de la naranja, existen procedimientos para eliminar aire y así reducir la oxidación de la vitamina C y el deterioro de las cualidades del zumo, obteniendo un producto de mayor calidad, así lo revela el estudio de Tetra Pak denominado Libro Naranja.

Ahora ya sabes las diferencias entre la oferta de jugos y néctares, lo que te permite elegir dentro de una variedad mucho mayor de frutas y vegetales, en comparación con las que solemos consumir al comprar en el mercado o una juguería. Los jugos pueden ser una muy buena opción para complementar la recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre el consumo mínimo de fruta y verdura, la cual es de 5 porciones diarias.

Un comentario

  • Gracias por la información, muy completa. Aunque me gustaría que se hiciera énfasis también en los puntos negativos de esta bebida, cuyo consumo no podría reemplazar al consumo de las frutas enteras hablando desde el enfoque nutricional. De igual manera mencionar el papel importante que juega la bebida en la obesidad poblacional.

Deja un comentario