De nana, buche, maciza… prepara ricas carnitas caseras

Literal,  ya no sabes ni en qué día vives, pero… el estómago no miente, es día para que te des un gusto y compartas con tus seres queridos este manjar gastronómico.

No se sabe exactamente el origen de este manjar, sin embargo, se les concede a las comunidades de Quiroga y Santa Clara del Cobre en Michoacán por fabricar los cazos en los que hacen.

Sí, güero… las carnitas más famosas de México se producen en Michoacán. Las más populares se hacen en Quiroga.

Y ni te sientas mal si alguien te recuerda la ocurrencia de la senadora Jesusa Rodríguez:

Recuerda que cada vez que te comas unos tacos de carnitas estás festejando la caída de la gran Tenochtitlán”.

No necesita ser sábado o domingo para preparar unas deliciosas carnitas caseras. Sí, a poco no se te antojan unos taquitos de trompa, buche, nana, costilla, oreja, maciza… con una salsa bien picosita, ¿ya se te antojó?, pues no pierdas tiempo y pon manos a la obra.

Chanchito, cerdo, cochinito, muchas maneras de nombrarlo, pero un solo sabor exquisito.

Sabías que este noble animal llegó a América de la mano de Cristóbal Colón, quien en su segundo viaje, dejó ocho cerdos en la isla de La Española. A México los trajo Hernán Cortés junto con perros, caballos, gallinas y borregos…bueno, pero esa es otra historia.

En la actualidad hay varios tipos de cerdo criollo o nativo, como el pelón mexicano, el cuino, caso de mula, istmeño y más…

Ahora sí, a darle rienda suelta a tu antojo, con esta rica receta.

RECETA

Seleccionar todos los ingredientes

1 1/2 kilos de manteca de cerdo

1 kilo de costilla de cerdo

1 kilo de carne de cerdo, maciza

1/2 naranjas

1 naranja, cortada por la mitad

1 taza de leche evaporada

1/4 tazas de sal

1 manojo de hierbas de olor

4 dientes de ajo

1/2 cebollas

Tortillas de maíz

Cilantro fresco, finamente picado, para acompañar

Cebolla, finamente picada, para acompañar

Limón, cortados por la mitad, para acompañar al gusto de salsa verde, cruda

PREPARACIÓN

En una olla grande coloca la manteca y la pones en la estufa. Esperas a que se disuelva por completo.

Colocas en la olla la carne, en este caso maciza y costilla. De preferencia, baja la intensidad de la flama, que se a fuego medio

Agrega el jugo de naranja, la naranja, la leche evaporada, la sal, las hierbas de olor, el ajo y la cebolla.

Dejas por 45 minutos y constantemente mueves la carne con una pala de madera para evitar que se pegue.

Conforme pasa el tiempo verás el cambio de tonalidad en la carne. A los 45 sacas un pedazo de carne. Toma dos tenedores y trata de desmenuzar la carne, verás la facilidad para hacerlo, en caso contrario regresa la carne a la olla y espera otros minutos.

Luego de que esté, sacas la carne y pones a escurrir. Puedes empezar a cortarla en trozos o picarla y servirla en tacos.

No olvides acompañar tus tacos con unas chelas y si son caseras como la que te compartimos en días pasados, seguramente será sensacional.

Si lo prefieres prepara agua de sabor fría para acompañar tus taquechis. Buen provecho. (Excélsior)

Deja un comentario