Berries mexicanas buscan nuevos mercados ante retos del T-MEC y Covid-19

Los productores de berries –fresas, frambuesas, arándanos y zarzamoras –en México buscan diversificar sus exportaciones a mercados como Medio Oriente y Asia debido a los retos que implica la entrada en vigor del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) y el Covid-19. Los desafíos se encuentran en el comercio exterior, el tema laboral e investigaciones antidumping a productos mexicanos.

“Las exportaciones se concentran mucho en Norteamérica con 97.54%, el 90% hacia Estados Unidos y el 7% a Canadá, y el 2.5% restante se va a 38 países. En los últimos 24 meses con todas las conversaciones del T-MEC no ha sido fácil, ha sido un vaivén de certidumbre e incertidumbre, y con el tratado que inició la semana pasada sí nos genera certidumbre y confianza pero con retos importantes en comercio exterior y en el tema laboral”, dijo Aldo Mares, CEO de Green Gold Farms en una videoconferencia.

En 2019 se exportaron más de 400,000 toneladas de berries que representaron 2,453 millones de dólares en 2019 para México, de acuerdo con el expresidente de la Asociación Nacional de Exportadores de Berries (Aneberries). Este producto agrícola se encuentra dentro de los cinco agroalimentos más exportados del país después de la cerveza y el aguacate.

Sin embargo, algunas de estos frutos rojos se encuentran en la mira de Estados Unidos. Recientemente el país vecino abrió una investigación a las frambuesas congeladas de la mano de los productores de Washington. A pesar de que la investigación no menciona a México, Mares explica que sí lo están incluyendo, por lo que deben de prepararse para cualquier litigio.

“También está el conflicto del arándano, que en conjunto con la frambuesa congelada, son de los grandes retos que tenemos en el tema de comercialización. El tema de arándano es más preocupante porque sí está en riesgo por temas de estacionalidad, propuesta muy impulsada por Florida y Georgia, cuya audiencias ya están por comenzar para escuchar la industria”, explicó Mares la semana pasada en el webinar el Estado Actual de las Berries, Retos y Oportunidades.

En los últimos meses los productores de Florida y Georgia de Estados Unidos han estado presionando para empujar la propuesta de estacionalidad con la que buscan protegerse de la competencia de los productores mexicanos. Lo anterior permitiría que los productores estadounidenses lograran investigaciones antidumping relacionadas con subsidios de manera fast track con amplia facilidad.

La subsecretaria de comercio de la Secretaría de Economía, Luz María de la Mora, dio a conocer en días previos una lista de ocho productos que son susceptibles a esta propuesta de estacionalidad, entre ellos figuran las fresas.

“El arándano, fresa y frambuesa, además son susceptibles porque están dentro de una lista que incluye 10 productos donde se acusa de trabajo infantil, esta lista ya tiene años; sin embargo, la parte de mayor riesgo es la parte de trabajo forzoso que están trabajando de la mano el departamento de trabajo de Estados Unidos y si ellos señalan alguna empresa de trabajo forzoso pueden llegar a parar las importaciones”, señala Mares.

Por lo que una diversificación podría comenzar a ser una buena idea para que la gran mayoría de los productores mexicanos volteen a ver a otros mercados, aunque también tendrían que sortear los retos de la pandemia actual del Covid-19, las certificaciones que muchos no tienen por los costos que conllevan y el clima de inseguridad.

Los productores de berries -también conocidos como frutos del bosque- prevén crecer la mitad este año, en comparación con años anteriores, debido al Covid-19 y aseguran que hubiera sido mucho menos si el virus hubiera llegado al país antes de marzo.

“La verdad ha sido muy complicado y el panorama va a continuar complejo, principalmente en abril y mayo hubo que ajustar oferta y demanda, lo que implicó para muchos de nosotros tener que eliminar volúmenes de hasta un 30% de producto. Muchos se fueron a bancos de alimentos y a diferentes opciones pero obviamente los precios bajaron alrededor de un 35% ni la paridad cambiara nos iba a ayudar y bueno aún así somos afortunados de seguir en este sector porque hemos podido seguir trabajando”, señala Mares.

El director de Green Gold Farms dijo que están considerando que los precios continuén siendo retadores porque van a seguir más bajos de lo normal debido a que el consumidor no va a tener el mismo nivel adquisitivo que antes, y tampoco tienen claro qué tanto y a qué nivel se va a dar la reapertura.

“Por lo mismo creemos que tenemos que apostarle fuerte a la productividad con más tecnología para poder producir más kilos”, agrega el directivo.

El Grupo Consultor de Mercados Agrícolas (GCMA) dijo que este año el sector agroalimentario tendrá una menor demanda interna durante lo que queda del año y todo el 2021. El primer problema vendrá de la falta de ingreso por parte de una parte de los consumidores, y habrá otro efecto, sobre los consumidores que no perdieron su poder adquisitivo durante la cuarentena, pero que ahora tendrán otros hábitos de consumo.

Por otro lado, la inseguridad sigue siendo un tema que desde hace años viene arrastrando la industria agropecuaria y agrava su entorno económico que también se está deteriorando por la crisis sanitaria a nivel global.

“Es algo que nos preocupa y ocupa todas las empresas de berries han tomado acciones, vemos la economía que se está deteriorando y el tema de inseguridad es algo que va a seguir tomando preocupación. Además las fronteras aunque no han sido cerradas, el panorama es complicado porque los bancos no están dando créditos, o se han puesto sumamente cautelosos, y los inversionistas también tienen muchos retos y prefieren cuidar de sus propias empresas que también la están pasando muy mal. Por lo tanto el tema de capital ha sido muy complejo y va a continuar siendo un reto”, señala Mares.

Las berries se producen en 23 estados de México, siendo cinco los principales: Michoacán, Jalisco, Baja California, Guanajuato y Sinaloa. De 2013 al 2020 la producción creció al doble, tanto en hectáreas como en empleos.

Sinaloa comenzó recientemente a producir berries con una tasa de crecimiento acelerada y actualmente tienen 1,600 hectáreas de producción con 13,000 personas, en arándanos ocupa el segundo lugar en producción, pero al ritmo que van pudieran ser el número 1 en México.

Tan solo en 2019, México exportó más de 15,000 millones de dólares de estos productos a Estados Unidos. Sin duda, este sector se puede considerar un caso de éxito del sector exportador mexicana, el cual se ha incrementado en más de 1,000% en los últimos 25 años. (SHEILA SÁNCHEZ. FORBES MÉXICO)

Deja un comentario