La economía del sector agroalimentario ante la pandemia

Las exportaciones agroalimentarias en lo que va del 2020 suman 17,122 millones de dólares y superan individualmente los ingresos por remesas, por turismo y a las exportaciones petroleras

El impacto de la pandemia por el Covid-19 se empieza a reflejar en los principales indicadores macroeconómicos reportados por el Inegi y el Banco de México.

El análisis de estos datos nos ayuda a comparar el desempeño económico del sector agroalimentario con las actividades productivas no esenciales, las cuales se han visto afectadas por el confinamiento de la población.

La economía del sector agroalimentario, como actividad esencial, se mantuvo en crecimiento durante los primeros meses de 2020 gracias al ímpetu adquirido previo a la pandemia y tiene mayor dinamismo que el resto de la economía nacional.

Algunas cifras corroboran esta tendencia:

Indicador Global de la Actividad Económica: En 2020, la actividad económica del sector primario (agricultura, ganadería y pesca) ha tenido crecimientos anuales, destacando el crecimiento de 8.1% en marzo. La economía nacional se contrajo 19.7% en abril, registrando la mayor caída histórica.

Indicador Mensual de la Actividad Industrial: En mayo de 2020, la industria alimentaria rompió una racha de 13 meses consecutivos con crecimientos a tasa anual, con promedio de 2 por ciento. En mayo pasado tuvo una caída de 2.2 por ciento.

En comparación con la industria manufacturera cuya caída fue de 35.6%, la reducción de la industria alimentaria es mucho menor.

Comercio exterior: El valor acumulado de enero a mayo de 2020 de las exportaciones de mercancías mexicanas cayó 21% en comparación con el mismo periodo del año anterior.

En contraste, las exportaciones agroalimentarias en 2020 han crecido 2% respecto a lo registrado durante el mismo periodo de 2019.

Las exportaciones agroalimentarias en lo que va del presente año suman 17,122 millones de dólares (récord para un periodo similar) y superan individualmente los ingresos por remesas, por turismo y a las exportaciones petroleras.

Estos datos muestran la resiliencia que han mostrado algunos elementos de la economía agroalimentaria.

Sin embargo, dada la compleja relación que existe entre todos los eslabones de la economía nacional, no se pueden dejar de lado algunos efectos adversos como el repunte de la inflación de los precios agropecuarios.

El sector agroalimentario se ha convertido en una fuente atractiva para la inversión y el financiamiento de nuevos proyectos.

Ante el panorama actual, resulta prematuro pronosticar el impacto real que la pandemia por el Covid0-19 tendrá en la economía nacional y en el sector alimentario. En ese sentido, los Fideicomisos Instituidos en Relación con la Agricultura (FIRA) anunciaron recientemente medidas emergentes ante la contingencia por el Covid-19.

Dentro de estas acciones se encuentra la reestructuración de créditos, apoyos en tasas, préstamos de liquidez a intermediarios financieros y otros.

La descripción detallada de estas medidas, así como las oportunidades de créditos y apoyos para los sectores agropecuario, forestal y pesquero, se pueden consultar en: http://www.fira.gob.mx

*Ricardo Bustos Guajardo es especialista de la Subdirección de Investigación Económica de FIRA. La opinión aquí expresada es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA. (RICARDO BUSTOS GUAJARDO. EL ECONOMISTA.)

Deja un comentario