Muere Quino, creador de Mafalda, la niña que odiaba la sopa y amaba los panqueques

Mafalda apareció por primera vez el 29 de septiembre de 1964 en la revista Primera Plana. El creador detrás de esta exitosa tira cómica fue Joaquín Salvador Lavado, mejor conocido como Quino, un humorista e historietista nacido en Mendoza, Argentina en 1932, quien murió apenas un día después de que la historieta cumpliera 56 años de haber salido a la luz.

Quino fue uno de los grandes tesoros de Argentina. Hijo de españoles, comenzó su carrera en Bellas Artes desde muy joven, aunque a los 19 abandonó los estudios porque ya sabía que quería ser dibujante e historietista —como su tío Joaquín Tejón—.

Desde joven intentó colocarse sin éxito en algunas editoriales porteñas, y luego de hacer el servicio militar obligatorio se estableció en Buenos Aires. Publicó su primera página de humor en el semanario Esto Es, y de ahí continuó publicando en diferentes medios, hasta que hizo una recopilación titulada Mundo Quino en 1963. Un año después dio a conocer a su personaje Mafalda en la revista Primera Plana, el cual había creado para una campaña publicitaria de electrodomésticos que —por suerte— jamás vio la luz.

Mafalda es una niña justiciera de clase media argentina, con un sentido del humor negro y una visión perspicaz de la vida. Ama a los Beatles, los panqueques y el Pájaro Loco, odia la sopa, cuestiona a los adultos y desea la paz mundial.

Quino fue acreedor a varios galardones, entre ellos el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades, Orden al Mérito Artístico y Cultural Pablo Neruda, y la Medalla de la Orden y las Letras de Francia.

Dejó de dibujar la tira de Mafalda el 25 de junio de 1973, luego se trasladó a Milán para seguir dibujando y durante su vejez volvió a su natal Mendoza. Las historias de Mafalda se han replicado en todo el mundo y han sido traducidas a por lo menos 26 lenguas distintas, incluyendo el braille, italiano, portugués, francés y guaraní, según el sitio web de Quino.

El anuncio de la muerte de Quino lo dio el editor Daniel Divinsky, quien estuvo al frente de Ediciones La Flor.

No es un misterio que Mafalda aborrecía la sopa y amaba los panqueques. Este personaje se ha ganado los corazones de sus lectores porque refleja el espíritu combativo y curioso de varias generaciones.

Según la revista Tapas, con “los dichos y acciones de Mafalda se reflejan un sinfín de denuncias e ingenuas soluciones ante los problemas mundiales. Sus comentarios y ocurrencias se convierte en el espejo social y político del mundo de los años setenta“.

El propio Quino dijo alguna vez en entrevista a la BBC que la sopa “es una alegoría a los regímenes militares que tuvimos que soportar en esta parte del Cono Sur. Porque todo lo que impone normas estrictas y hay que hacerlo por obligación quita la libertad y eso es muy desagradable”.

Así que para Mafalda la sopa es la opresión en estado puro, es su kriptonita. Jamás la come por convicción, ni en los días fríos o cuando se siente enferma, porque este caldo hirviendo le provoca una sensación desagradable exagerada. (https://foodandwineespanol.com/)

Deja un comentario