La Secretaría de Economía medirá el impacto del nuevo etiquetado de alimentos y bebidas

La dependencia trabaja con la Cofepris, la UNAM y con la Secretaría de Salud en la creación de una metodología con la que se pueda evaluar la norma.

Este 1 de octubre entró en vigor la NOM-051 en todo el país.

La NOM-051 para alimentos y bebidas no alcohólicas preenvasadas será la primera norma mexicana en contar con una evaluación de indicadores semestrales para medir su impacto, indicó en entrevista Alfonso Guati, director general de normas de la Secretaría de Economía.

“Hemos estado trabajando con la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), con la UNAM y con la Secretaría de Salud para crear una metodología con la que podamos evaluar la norma, por lo que semestralmente haremos estas mediciones para ir avanzando y conociendo el impacto que tenga la norma”, dijo.

Este 1 de octubre entró en vigor la NOM-051 en todo el país, y aunque su aplicación total se realizará de forma paulatina entre el 2020 y el 2025, hay ciertos elementos que las empresas que producen este tipo de productos ya deben de cumplir.

“Durante octubre de 2020 podremos ver exclusivamente que los productos preenvasados que lo ameriten deberán contar con sellos de advertencia que indiquen si son altos en sodio, azúcares, calorías, grasas trans o saturadas”, detalló el funcionario.

Además, los productos que contengan edulcorantes o cafeína deberán contar con leyendas precautorias.

Actualmente varias empresas ya se adelantaron a la entrada en vigor oficial, por lo que es común encontrarse en tiendas de abarrotes o supermercados con productos etiquetados con octágonos negros.

Las empresas tendrán hasta el 30 de noviembre para implementar sellos definitivos o stickers en sus productos.

“Decidimos otorgar un periodo de gracia de dos meses (del 1 de octubre al 30 de noviembre) para que los productos que se encontraban en almacén o importados puedan adoptar la norma, por lo que no será raro que durante este tiempo, encontremos el mismo producto con y sin etiqueta, pero esta dualidad ya no se verá a partir del 1 de diciembre”, explicó Alfonso Guati.

La norma no busca ‘satanizar’ productos ni prohibir su consumo, sino proporcionar mayores herramientas a los consumidores para que puedan elegir sus alimentos de mejor manera, puntualizó el funcionario. (HÉCTOR USLA. EL FINANCIERO.)

Deja un comentario