México celebra a sus agrónomos

En México, el 22 de febrero se celebra el Día del Agrónomo debido a que en esa fecha, pero del año 1854, abrió sus puertas la Escuela Nacional de Agricultura (hoy Universidad Autónoma de Chapingo). Ese hecho no solo significa que la agronomía fue incorporada a la enseñanza superior en el país, sino que —históricamente— representa la inclusión de la agricultura como parte de un proyecto nacional para guiar la vida independiente de México.

Con el paso de los años, a la Universidad de Chapingo se han ido sumando más universidades en la formación de nuevos agrónomos:  la Universidad Nacional Autónoma de México, la Universidad Autónoma Agraria Antonio Narro, el Instituto Tecnológico de Roque, el Colegio Superior Agropecuario del Estado de Guerrero, la Universidad Autónoma de Sinaloa, las Universidades Tecnológicas, las Universidades para el Bienestar Benito Juárez García, entre otras.

Para el Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT), los agrónomos son parte medular de su estructura para poner la ciencia al servicio de los productores. Así, junto con la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural, impulsa el programa académico de Técnico Certificado en Agricultura Sustentable, con uno de los planes de estudio más innovadores para que los agrónomos se profesionalicen de forma integral de la mano de reconocidos especialistas y se conviertan en agentes de cambio en el campo mexicano.

Muchas son las razones para felicitar a los agrónomos. Desde el CIMMYT, les manifestamos nuestro reconocimiento y les agradecemos por su fundamental aportación al campo mexicano y, ya que no hay mejor felicitación que la que viene directamente de los productores, aquí les compartimos algunas:

“Gracias a los ingenieros que nos han dado una experiencia de cómo cuidar la semilla. Mis compañeras de trabajo son seis señoras mayores que yo. A veces no conocemos bien lo que son las plagas, pero ellos sí, por eso es importante escuchar lo que ellos dicen”: Petronila Chan, Candelaria, Campeche.

“Gracias al ingeniero salimos más altos en rendimiento que los que ya llevan tiempo sembrado, porque nosotros somos nuevos sembrando cacahuate. Sí se pudo”: Adriana Ríos, San Pedro Pochutla, Oaxaca.

“A través de sus conocimientos nos ayudan a resolver dudas y así hemos podido obtener mejores rendimientos en nuestros cultivos. Nos han ayudado a adoptar nuevos esquemas en la agricultura”: Hugo Sáchez, Jocotitlán, Estado de México.

“Es difícil mejorar nuestro sistema productivo solos, o a la deriva. Gracias a su apoyo porque así hemos alcanzado metas y resultados”: Uziel Ramos, Guasave, Sinaloa. (https://idp.cimmyt.org/)

Deja un comentario