Vinos veganos: ¿Qué son exactamente y cómo se elaboran?

Es cierto, últimamente la filosofía vegana se está integrando al estilo de vida de muchas personas, y ésta no ha dejado de lado los vinos.

En este Día Internacional de Beber Vino, Jessica González Castro, vocera de Million Dollar Vegan en México, comparte para Forbes Life más detalles acerca de la importancia de conocer en qué radica la diferencia entre un vino vegano y uno tradicional, sus procesos de elaboración y algunas recomendaciones de vinos veganos que puedes encontrar.

La diferencia entre un vino vegano y un vino tradicional radica en la clarificación del vino, un proceso al que se somete el vino tradicional para limpiarlo y eliminar impurezas que puedan enturbiar en el paso previo al embotellado.

Dentro del proceso de clarificación de un vino tradicional se pueden encontrar diferentes productos: Albumina de huevo, la caseína (una proteína derivada de la leche), gelatina (que se obtiene de cartílagos de animales, casi siempre de pescado), o la llamada ictiocola (que se obtiene de la vejiga natatoria de algunos peces).

En el caso de los vinos veganos, para que un vino puede ser calificado como tal, tiene que embotellarse sin clarificar, o si se clarifica, realizar la clarificación con elementos que no sean de origen animal.

Por lo regular se suelen utilizar ciertas proteínas procedentes de vegetales como la patata o el trigo. A veces se utilizan carragenanos, procedentes de las algas marinas. También es habitual utilizar la bentonita, un polvo de arcilla que suele utilizarse en vinos blancos.

Los vinos aptos para veganos, en la mayoría de los casos, proceden de cultivos de viñas ecológicas, esto es, de viñas que no han sido tratadas con abono o plaguicidas químicos artificiales.

La producción de vinos aptos para veganos ha aumentado en los últimos años para cubrir la demanda que generan estas personas, pero también para entender la filosofía del veganismo, el respeto por los animales, por el medio ambiente y la relación respetuosa del hombre con la naturaleza. (Forbes México)

Deja un comentario