160 millones de niños trabajan en el mundo

En la actualidad 160 millones de niños trabajan en el mundo, tras un aumento de 8.4 millones en los últimos cuatro años. Además, varios millones de niños más se encuentran en situación de riesgo debido a los efectos del Covid-19, según los resultados de un nuevo informe conjunto de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y UNICEF.
En el informe Trabajo infantil: estimaciones mundiales 2020, tendencias y el camino a seguir, se subraya que los avances para erradicar el trabajo infantil se han estancado por primera vez desde hace 20 años, y que se ha invertido la tendencia a la baja que existía.
El informe destaca que ha habido un aumento de la cantidad de niños de 5 a 11 años que trabajan, y que actualmente representan poco mas de la mitad de todos los casos de trabajo infantil a nivel mundial. La cantidad de niños de 5 a 17 años que realizan trabajos peligrosos ( trabajos que perjudican su salud, seguridad o moral) han aumentado hasta alcanzar los 79 millones.
El estudio apunta que el 70% de los casos de trabajo infantil (112 millones de infantes) se dan en el sector agrícola, seguido con el 20% en el sector de servicios ( 31,4 millones) y el 10% en el sector industrial ( 16,5 millones de niños).
Aproximadamente el 28% de los niños de 5 a 11 años y el 35% de los niños de los 12 a 14 años que trabajan no están escolarizados. El trabajo infantil suele presentarse con mas frecuencia en el caso de los niños que en el de las niñas, independiente de su edad. El trabajo infantil en zonas rurales (14%) es tres veces más frecuente que en las zonas urbanas (5%).
La salud física y mental de los niños que trabajan suele verse afectada, además el trabajo infantil merma la educación de los niños, restringe sus derechos y limita sus oportunidades en el futuro, y da lugar a círculos viciosos intergeneracionales de pobreza y trabajo infantil.
“Las nuevas estimaciones constituyen una llamada de atención. No podemos quedarnos impasibles mientras se pone en riesgo una nueva generación de niños”, señaló Guy Ryder, Director General de la OIT. Y añadió: “La protección social inclusiva permite a las familias proseguir la escolarización de sus hijos aun en una coyuntura económica adversa. Es primordial aumentar las inversiones para facilitar el desarrollo rural y promover el trabajo decente en el sector agrícola. Nos encontramos en un momento crucial y los resultados que se obtengan dependerán en gran medida de las medidas de respuesta que adoptemos. Debemos reiterar nuestro compromiso y nuestra voluntad para revertir la situación e interrumpir el ciclo de pobreza y trabajo infantil.”

Fuente: Unicef

Deja un comentario