Tesoros de Tradición: Pulque y Atole de Cempasúchil en la Ofrenda de Día de Muertos

El Día de Muertos es una celebración ancestral en México, que rinde homenaje a los seres queridos que han partido hacia el más allá.

Uno de los elementos más representativos de esta festividad es el cempasúchil, una flor que simboliza el camino entre la vida y la muerte. Además de su valor simbólico, el cempasúchil también se ha convertido en ingrediente clave para dos bebidas tradicionales que enriquecen la ofrenda de Día de Muertos: el pulque de cempasúchil y el atole de cempasúchil.

 

Pulque de Cempasúchil: El Néctar de los Dioses

El pulque es una bebida alcohólica que se obtiene de la fermentación del aguamiel, el jugo dulce de maguey. Esta bebida milenaria ha sido venerada por los pueblos originarios de México mucho antes de la llegada de los españoles. Su historia está imbuida de tradición y misticismo.

Ingredientes:

  • Aguamiel de maguey
  • Cempasúchil en pétalos
  • Agua
  • Canela en rama
  • Azúcar al gusto

 

Instrucciones:

1. Infusión de cempasúchil:

Hierve  agua y agrega los pétalos, deja que llegue al punto de ebullición y luego retira del fuego. Enfría y cuela el líquido.

2. Fermentación:

Mezcla  aguamiel con  agua en una olla y caliéntalo a fuego lento. Agrega la infusión de cempasúchil y, si lo deseas, una rama de canela para darle un toque especial. Deja que la mezcla repose durante varios días en un lugar fresco y oscuro hasta que fermente.

3. Dulzura a tu gusto:

Agrega azúcar al gusto. Elige la cantidad que mejor se adapte a tus preferencias personales.

El pulque de cempasúchil es una bebida única, con un sabor ligeramente agridulce y un aroma floral que evoca la esencia de esta celebración.

 

Por si no lo sabías…

Durante el período prehispánico, el pulque de cempasúchil se consideraba como una bebida sagrada, y su consumo estaba reservado para las clases nobles y sacerdotes.

 

Atole de Cempasúchil: Un Abrazo Cálido a los Seres Queridos

El atole es una bebida espesa, similar a un chocolate caliente, pero con una textura diferente. Se prepara con masa de maíz y se aromatiza con una infusión de cempasúchil, lo que le confiere un sabor y un aroma únicos.

Ingredientes:

  • Masa de maíz
  • Agua
  • Cempasúchil
  • Azúcar al gusto
  • Canela en polvo

Instrucciones:

1. Preparar la infusión de cempasúchil:

Siguiendo el mismo proceso que en el caso del pulque, hierve agua y agrega las flores de cempasúchil hasta que llegue al punto de ebullición. Retira del fuego y cuela el líquido.

2. Mezclar la masa de maíz:

Mezcla la masa con agua caliente hasta obtener una consistencia uniforme.

3. Añadir la infusión de cempasúchil:

Agrega la infusión de cempasúchil a la mezcla de maíz y agua. Revuelve bien para que se incorporen los sabores.

4. Cocinar y endulzar:

Cocina a fuego lento, revolviendo constantemente, hasta que el atole comience a espesar. Agrega azúcar al gusto y, si lo deseas, una pizca de canela en polvo.

El atole de cempasúchil es una bebida reconfortante que simboliza el cariño y el recuerdo de aquellos que ya no están con nosotros. Su color amarillo dorado evoca la luz y la esperanza que se celebra en el Día de Muertos.

 

Un poco de contexto no cae mal 

El cempasúchil se ha utilizado en las ofrendas de Día de Muertos desde tiempos prehispánicos, ya que se cree que su color y su aroma ayudan a guiar a las almas de los difuntos de regreso a la Tierra.

Estas recetas de pulque y atole de cempasúchil no son simples bebidas, son un homenaje a la tradición y la cultura mexicana, que enriquecen la celebración del Día de Muertos con sus sabores únicos y  profundo significado. Cada sorbo nos conecta con nuestras raíces y nos recuerda que nuestros seres queridos siguen vivos en nuestra memoria y corazones.

¡Salud y felices celebraciones!

Deja un comentario