Del total de pavos que se comercializan en diciembre, la mitad son importados

Los productores de pavo en México quieren concretar durante este mes 90 por ciento de las ventas anuales del ave. De acuerdo con la Unión Nacional de Avicultores, al cierre de este año se perfila un crecimiento de 2 por ciento en su producción.

Esta cifra totalizaría 12 mil 550 toneladas por venta del ave; de lograrlo, el sector crecería más que en 2016, cuando el incremento fue de 1.25 por ciento. Sin embargo, la importación de Estados Unidos y Brasil acapara el mercado mexicano con 114 mil toneladas vendidas en corte, tan sólo hasta octubre. En su mayoría representan oferta de pavo en trozos y congelado.

La venta total de los productores mexicanos estimada para este año, con todo y el periodo decembrino, es de un millón 580 mil pavos, mientras las ventas del producto entero en diciembre durante los últimos dos años han sido de 3.2 millones, en 2016, y 3 millones en 2015; es decir, la mitad del consumo para fin de año viene del extranjero.

Aunque México es uno de los países de origen del guajolote o pavo salvaje y domesticado, el consumo promedio por persona está muy por debajo de otras regiones. Mientras aquí se consumen 1.7 kilogramos al año, en Estados Unidos es de siete, en la Unión Europea y Canadá, cuatro, y en Brasil dos kilogramos.

En contraste con las 12 mil 550 toneladas que esperan vender los criadores de esta ave en México durante este año, Estados Unidos tiene una producción total de 2 millones 670 mil toneladas; los países de la Unión Europea generan 2 millones 20 mil toneladas; Brasil, unas 510 mil, y Canadá, 165 mil toneladas.

En territorio nacional la mayor cría de pavos se presenta en Chihuahua, con 21 por ciento del total, seguido por Puebla, Yucatán y el estado de México.

Representantes del sector avícola llamaron a la población a no sólo consumir pavo durante esta época, sino todo el año, ya que su carne es de alta calidad, además de aportar beneficios a la salud por su alta cantidad de proteínas.

Teresa Rull Reveles, consejera del Instituto Nacional Avícola y experta en nutrición, recalcó que la proteína de esta ave se considera de alto valor biológico por sus aminoácidos indispensables, a la vez que aporta un porcentaje del requerimiento diario de vitamina A, B1, B2, B6, B12 y minerales.

A pesar de eso la carne de pavo es baja en calorías, ya que una porción de 100 gramos sólo provee 154 kilocalorías, es decir, menos de 10 por ciento de una dieta de 2 mil kilocalorías recomendada. Además, al tener sebo visible se puede remover hasta 70 por ciento de éste, lo que reduce el contenido de grasas saturadas en la carne. (NESTOR JIMÉNEZ. LA JORNADA)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s