Dolores Hidalgo, Pueblo Magico, cuna de la Independencia

Agronoticias, te lleva a un recorrido por Dolores Hidalgo, Pueblo Mágico que ofrece deleite a todos los sentidos…

 Museo del Vino/Viñedos Dolores Hidalgo

El municipio de Dolores Hidalgo no sólo es el lugar donde se gestó la Independencia de México, ni la tierra que vio nacer al cantante y compositor José Alfredo Jiménez también es un destino perfecto para disfrutar de una buena copa de vino de excelente calidad.

Guanajuato es bien conocido por sus rutas del vino y Dolores Hidalgo es un punto imperdible dentro del recorrido. De hecho, pocos saben que aquí, el cura Miguel Hidalgo enseñaba a sus feligreses, oficios como la herrería, alfarería y el cultivo de la vid.

Para seguir con la tradición vitivinícola y ofrecer una experiencia de primer nivel, abrió sus puertas el Museo del Vino, en donde podrán conocer la historia de la vid y el proceso por el que pasa la uva hasta convertirse en el delicioso elíxir.

El Museo de Vino se ubica en la Calle Hidalgo número 12, ocupa lo que a principios del siglo XX fuera el Hospital Dolores Hidalgo, un edificio con más de 230 años de antigüedad. A lo largo de cuatro salas interactivas, podrán vivir la experiencia de cada uno de los pasos de la cata de una forma lúdica y original.

Actualmente, la producción del vino mexicano está adquiriendo relevancia a nivel nacional e internacional, por su frescura, variedad y origen.

El estado de Guanajuato ha experimentado un crecimiento dentro de la industria vitivinícola ya que de tener registradas en el año 2012 un total de 60 hectáreas de cultivo de uva con seis viñedos, este año ya se registran 350 hectáreas que se dedican a esta actividad y 30 viñedos producen la bebida.

Calculan que la industria vitivinícola guanajuatense seguirá creciendo, ya que anualmente se producen 100 mil botellas y se planea llegar a producir hasta 400 mil, con un total de 50 etiquetas.

La Flor de Dolores

¿Se te antoja una nieve, no sabes de qué pero un sabor delicioso y nada común? Atrévete a probar la nieve sabor José Alfredo Jiménez, cuya base en tequila te cautivará. No te puedes perder de una nieve de Helados Finos La Flor De Dolores Hidalgo, paletería y nevería, una empresa familiar que ha conquistado el gusto de propios y extraños, con los sabores de cada una de sus nieves, que superan los estándares de calidad y buen servicio.

La  marca Helados Finos la flor de Dolores se ha colocado a nivel nacional e internacional, gracias a la calidad e innovación en los sabores, que los mantiene a la vanguardia de servicios y productos.

Doña Teresa Moncada y Don Antonio García Díaz, son propietarios de la empresa, dedicada a la elaboración de nieves y helados artesanales, cuentan con 39 años de historia en la ciudad de Dolores Hidalgo, en el establecimiento, encontrarás 44 sabores de diferentes frutas tropicales así como sabores tipo Gourmet, Tradicionales y frutos de Cactáceas, lo que les ha valido considerables reconocimientos Municipales, Estatales e Internacionales.

La Flor de Dolores abrió sus puertas en 1979, se encuentra ubicada a unos pasos del Centro Histórico y de la Parroquia de Nuestra Señora de los Dolores y el Museo de José Alfredo Jiménez.

Desde sus inicios, la empresa se dedicó a la elaboración de helados y paletas, al pasar el tiempo fueron ofertando más productos como aguas frescas, y también creció el menú de sabores en sus productos, a mediados de los años 80, comenzaron a elaborar sabores de helados con frutos de cactáceas como el garambullo, borrachitas y tuna.

Entre sus nieves tradicionales encontrarán de: fresa, limón, coco, queso, vainilla y garambullo; y en las especiales: piñón, bombón, maracuyá, tequila y flan; y por supuesto el sabor José Alfredo Jiménez, una verdadera delicia.

Asomarte a esta nevería te pone de buenas al instante, es una fiesta de vivos colores, con atención cálida y por supuesto, sabores que conquistarán tu paladar.

Casa Museo José Alfredo Jiménez

En el número 13 de la calle Guanajuato en el municipio de Dolores Hidalgo, se ubica el Museo Casa de José Alfredo Jiménez. Con una fachada de color rojo ladrillo y portón de madera, el lugar abre sus puertas que dan vista al patio central que invita a conocer el legado, vida y obra del cantante.

El recinto, abierto al público el 6 de septiembre de 2008, recibe a sus visitantes en la primer sala con una pintura al óleo sobre tela elaborada por el muralista originario de Celaya, Octavio Ocampo, donde se muestra parte de la vida del maestro José Alfredo Jiménez.

El museo presenta diversos periodos y aspectos de la vida y obra de José Alfredo. Objetos de especial atractivo son los papeles donde se plasman momentos a puño y letra: contratos de trabajo, telegramas y hasta la anotación de una partida de dominó.

A esta visita no puede faltar un recorrido por las cantinas tradicionales de Dolores Hidalgo. En medio de una verbena popular, decenas de personas, cantan los temas de José Alfredo Jiménez por calles y avenidas del pueblo de Dolores Hidalgo, acompañados de mariachi. Temas como “Un Mundo raro”, “En el último trago”, “Amanecí entre tus brazos”, “El Rey” y “Si nos dejan”, hacen eco por las calles hasta llegar a la primer cantina, “El Faro”, donde la gente revive la memoria del ídolo a través de la convivencia, el mezcal y el tequila.

La marcha tiene como segunda parada la cantina La Hiedra, una de las más visitadas por José Alfredo, y en contraesquina la cantina El Incendio, abierta desde de 1927, donde encontraba la inspiración a través de las pláticas con sus amigos y anécdotas tanto propias como ajenas. “La media vuelta”, “Serenata huasteca”, “Que te vaya bonito” y “Que suerte la mía”, son otros temas que la gente puede cantar a su paso por las más emblemáticas cantinas que José Alfredo visitó en su juventud.

Para despedir, no dejes de visitar el Mausoleo José Alfredo Jiménez, dentro del Panteón Municipal de Nuestra Señora de Los Dolores, en donde reposan los restos de “El Rey”, encontrarás una escultura compuesta por un sombrero color bronce que alberga un pequeño altar donde se lee el epitafio “La vida no vale nada”. De ahí sale un sarape hecho de mosaicos multicolores cuya forma está inspirada en la sierra de Santa Rosa. Tiene grabados los nombres de 119 canciones, y casi 100 espacios en blanco que simbolizan sus obras inéditas.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s