La agricultura orgánica, una alternativa para el futuro del Valle del Yaqui

El deterioro del suelo agrícola, el uso excesivo de pesticidas en los campos y enfermedades ocasionadas a jornaleros y consumidores de los alimentos por el uso de agroquímicos en las plantas, está generando que los productores e investigadores busquen un modelo de agricultura sustentable que garantice el cuidado del planeta.

El movimiento agrícola orgánico y sustentable está creciendo a pasos agigantados en México y el Valle del Yaqui no se queda atrás, ya que actualmente existen más de 10 mil hectáreas que están libre de usos de agroquímicos. Al usar fertilizantes orgánicos se pueden tener los mismos rendimientos en los cultivos sin sacrificar la calidad del producto. Los precios de los granos o plantas pueden aumentar hasta un 30 por ciento por la gran demanda y la poca oferta que existe en otros países de Europa y Asia.

El doctor Juan Manuel Cortés Jiménez, investigador responsable del proyecto de orgánicos, explica que la agricultura orgánica trata de utilizar al máximo los recursos del campo, considerando la fertilidaddel suelo y la actividad biológica, además de minimizar el uso de los recursos no renovables, evitando el uso de fertilizantes y plaguicidas sintéticos para proteger el medio ambiente y la salud humana.

“Cada año, la agricultura orgánica va ganando terreno en el Valle del Yaqui pero es necesario que los productores busquen la certificación por parte de la empresa Certificadora de Agricultura Orgánica (Agricet) para poder comercializar mejor sus cultivos”, comenta el investigador.

Añade que el Valle del Yaqui ya está listo para producir sin contaminar el medio ambiente, cambiando de una agricultura tradicional a la producción sustentable.

“Ya algunos productores están trabajando la tierra con este modelo, alcanzando buenos resultados, es el momento del cambio para frenar el deterioro del suelo agrícola, así como el impacto al ambiente y los efectos nocivos en la salud del humano por el uso de los agroquímicos”, añade Cortés Jiménez.

Víctor Manuel Rodríguez, directivo de la empresa trasnacional Certificadora Agricert, comenta que es necesario que los agricultores se certifiquen, ya que se tienen que comprobar con documentación oficial que los cultivos son orgánicos, debido a que el suelo tiene que presentar un buen estado físico, químico y biológico, para podercertificarlo.

“El productor para poder tener la acreditación debe tener un manejo orgánico previo en sus parcelas, donde no se hayan utilizado agroquímicos durante 3 años y esto tiene que ser demostrado por documentación, cualquier producto agropecuario se puede certificar, en el Valle del Yaqui ya se han hecho certificaciones para cultivos como trigo, cártamo, girasol, ajonjolí, garbanzo, maíz y soya, además de hortalizas” comenta Manuel Rodríguez.

Es un hecho que los mercados internacionales cada vez demandan con más fuerza que los alimentos que les envíen sean tratados con productos naturales y hay que estar atentos a este hecho porque se pueden convertir en una excelente oportunidad para países como México. El uso de fertilizantes orgánicos va a la alza y tan solo en el último año creció un 30 por ciento y eso denota el interés que hay por este tipo de productos. (GUILLERMO OCHOA. TRIBUNA)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s