Crianza de avestruces, la ganadería del futuro en Yucatán

La granja de avestruces en Tekantó practican la ganadería del futuro; el encargado dijo que la cría de avestruces es más productiva que la de ganado bovino.

La ganadería del futuro ya se practica en Yucatán, en la granja de avestruces denominada Rancho Tikva (Esperanza, en hebreo), situada en Tekantó.

Ángel Baas May, ingeniero agrónomo encargado de ese centro de producción propiedad de un empresario de Monterrey, Nuevo León, dijo que la cría de avestruces es más productiva que la de ganado bovino, entre otras cosas porque se aprovecha todo, y como su piel es la segunda más resistente y más dura del reino animal, se emplea para calzado tanto la piel de la espalda como la de las patas, que se parece mucho a la de víbora.

Del avestruz se aprovechan también las plumas, que se venden a los grupos folclóricos, y los huevos, que se empollan o, si son estériles porque no ha tenido monta la hembra, se usan para comer (les hacen un hoyo pequeño para sacar su contenido que, según dicen, sabe a huevo de gallina, y el cascarón se vende para artesanías, ya que es muy duro y se puede pulir y queda nacarado.

El entrevistado dijo también:

–Actualmente llevamos 3 años trabajando intensivamente en el rancho, que originalmente fue creado para producción de carne. Es decir, que nosotros tenemos a los reproductores para sacar polluelos y el principal fin del rancho es la producción de carne. Sin embargo de ahí derivan otros subproductos como son el huevo, la cáscara de huevo, la piel y las plumas.

Brasil, buen cliente

Las plumas principalmente se van a lo que viene siendo el aspecto cultural, para el folclor, y uno de los países que más compran plumas es Brasil para confeccionar los trajes del Carnaval. En México también la compran para los grupos folclóricos, y la piel se utiliza generalmente en los Estados de Chihuahua y Guanajuato, por la dureza, resistencia y vistosidad que tiene para fabricar botas. La principal parte que se utiliza viene siendo el diamante, que está en el lomo del animal, donde se observan los folículos donde van saliendo las plumas como bolitas, y eso es lo que va al frente de las botas, al igual que lo que viene siendo la piel de las patas, que se parece mucho a la piel de la serpiente y de otros reptiles.

–¿Desde qué edad se aprovecha un avestruz?

–Se puede aprovechar desde un día de nacido, porque hay quienes lo compran, pero nosotros los tenemos acá para dos objetivos: Uno es principalmente para producción de carne y, el otro, es para la reproducción, pues acá mismo tenemos reemplazos. Es decir, los recambios de los reproductores, que se pueden hacer cuando ellos llegan a la edad sexual, que más o menos es de 2 años y medio a los 3 años. Entonces ellos más o menos entran a nuestro ciclo reproductivo, y los que se van para engorda, el objetivo es sacarlos lo más temprano posible, de 10 a 12 meses están listos para carne.

–¿Cuánto vive un avestruz en libertad?

–El avestruz es un ave longeva: aquí la podemos utilizar para productividad de unos 20 hasta 30 años, pero puede vivir hasta 70 años.

–¿Se les puede domesticar si se les crece desde chiquitos?

–Sí se pueden domesticar, pero tienen una peculiaridad, que como son aves que vienen desde la prehistoria, muchas veces el reconocimiento es un poco difícil con ellas. Pueden quedar mansas, pero inmediatamente cuando empiezan el ciclo reproductivo, cuando están en celo, se vuelven dominantes, por lo que en esa época se vuelven agresivos. Ellos son por naturaleza dominantes, y lo que van a hacer es intentar reproducirse y cuidar al huevo. Son muy territoriales.

–¿Por qué solamente tiene dos dedos en sus patas?

–Porque son de otra familia de las aves que se catalogan como rapites, es decir, que son aves corredoras que no levantan el vuelo, y tienen ausencia de quilla, que es la hachita, un cartílago que tienen las gallinas, el hueso tierno del centro de la pechuga. Ellos no tienen, lo que tienen es un hueso.

Parientes en Sudamérica

Tienen dos dedos y solamente uno tiene garra, lo que es parte de su desarrollo evolutivo derivado de crecer en ambientes desérticos. Su nombre científico es Estrutio camelus, pero tiene parientes en Sudamérica, el ñandú, que tiene 3 dedos, y también el emú. Que está en Australia, y cuenta con 3 dedos y tres garras.

–¿Si alguien quiere criar avestruces, le dan la opción?

–Sí. Tivka está abierto para todas las personas que quieran empezar con el negocio de los avestruces, se les pueden vender y se les puede dar también la asesoría, tanto si los quieren engordar como si los quieren reproducir, y también para la incubación.

–¿Qué comen aquí y qué comen cuando están libres?

–Aquí un alimento balanceado que nos formula Provi y en la vida natural son omnívoros, lo que quiere decir que comen insectos, hierba, granos, etc.

Comen hasta moringa, la ramonean.

Estos que tenemos en este corral están en descanso, porque esta es la época en que no están poniendo, de modo que bajan los rendimientos de postura, y es cuando decidimos descansarlas tres meses para que ellas regeneren sus nutrientes, su cuerpo, su vitalidad, para que cuando inicien el nuevo ciclo de postura estén al cien por ciento.

Sin embargo, el descanso también de ellas es relativo, porque un avestruz no te pone los 40 huevos de corrido, sino que a veces pone 5, descansa 15 días y pone otros 5, y así va descansando.

–¿Cuanto pesa un huevo?

–El peso promedio es de 1.500, sin embargo encontramos huevos desde los 700 gramos hasta huevos de más de 2 kilos.

–¿Y cómo se rompen, porque son duros, no?

–Pues nosotros cuando los agarramos para consumo les pegamos en la punta con un metal muy duro o un cuchillo. Es igualito a un huevo de gallina, sólo que en grande. Se le puede volar una tapa y la cáscara se aprovecha para artesanías, lámparas, etcétera, porque tiene aspecto de porcelana, es muy vistoso y tiene un color natural muy bonito.

Durante la entrevista, el ingeniero Baas May informó que Tivka mide 80 hectáreas, pero trabajadas tiene alrededor de 6 nada más. También informó que acá en Yucatán se está empezando a dar servicio a domicilio, y están en Facebook vendiendo a todo público con tres calidades: Selecta (a 270 pesos y va con un poco de grasita; la Premium (como a 360) y va completamente magra, y la molida (entre 270 y 300 pesos el kilo). También hay cortes y se vende la molleja, el hígado, el cuello.

–¿Cómo se guisa?

–Como es una carne muy noble, tiene diferentes formas de guisarse. Es una carne fina, entonces uno la adapta. De hecho aquí en el rancho la hemos adaptado a la cocina yucateca en el pib y los tamales, el pipián, también en el puchero de 4 carnes. Hemos tratado de introducirla a nuestra gastronomía y también los estudiantes de esa carrera de Izamal están haciendo guisos con esta carne.

Por otra parte, el ingeniero Baas May dijo que los avestruces crean lo que es el harem, es decir, que una sola hembra y un solo macho van a encamar lo que es el huevo de todas las hembras. Es decir, si ponen 60 huevos entre todas, solamente ponen al centro los de los alfa, los más dominantes. Y los que nacen son alrededor del 25% y sobreviven muy pocos. Entonces la reproducción natural no es para nada rentable, porque las condiciones ambientales no son las adecuadas aquí, ya que la humedad excesiva tiende a contaminar a los huevos. Por eso ahorita los meten a la incubación artificial.

Baas May relató que a finales del 2016 llegaron de Tlaxcala los primeros animales, el primer lote de 7 tríos, y que los agrupan por tríos porque un macho tiene la capacidad de cubrir a dos hembras y con ello incrementa su fertilidad.

En cuanto a los huevos, dijo que es en la recepción de la incubadora donde se reciben todos los huevos de la recolección del día. Luego pasan al área de registro, pues como en toda exportación, los registros son muy importantes para saber de qué huevo es, de qué día, qué hembra lo puso, a qué hora, quién lo recogió, el peso del huevo, si viene limpio, si viene sucio, todos esos datos se registran. Y luego pasan al área de almacenamiento, donde se forman los lotes de 80 o cuando menos de toda una semana en que, mientras se juntan, los mantienen en frío para evitar que el desarrollo embrionario continúe. Luego pasan a las incubadoras. El proceso de incubación natural es de 42 días, pero los dejan 39 días en lo que es la incubadora y el día 39 los sacan a las nacedoras, que son un área muy estricta donde se van a revisar dos veces al día, en la mañana y en la tarde.

En la incubación están a 36.5 grados y en las nacedoras, donde caben como 150 huevos, están a 36 grados, con mayor humedad relativa.

En cuanto a la producción de huevos andan a la semana más o menos en un promedio de 80 a 100 huevos. De ahí seleccionan los que son aptos y los que no lo son no pasan a la incubación. Se consideran no aptos los que son muy bajos de peso, los que llegan muy sucios o los que llegan deformes.

En esta etapa es el proceso de cunero, porque inmediatamente de que el pollo brota se le deja unas 6 a 12 horas para que se termine de secar y agarre fortaleza, y entonces se le pasa a la etapa de cunero, que es el paso número 1 del pollo, es donde se les enseña a comer y, como todavía no son muy aptos para comer y tomar agua por sí mismos, se les da un suplemento que es un mulvitamínico, con electrolitos orales, vitaminas y el alimento manual, hasta que puedan tener la fuerza suficiente para que ellos mismos empiecen a comer. En realidad, se les tiene que ayudar a comer en la primera etapa de su vida, lo que es muy importante.

Observados en el cunero, los pequeños avestruces recién nacidos, del día 1 hasta los 4 días, parecen por su tamaño una gallina. De hecho, la tasa de crecimiento que tienen es impresionante, nacen con un peso de 700 gramos hasta un kilo y a los 10 meses llegan a pesar hasta 100 kilos, lo que quiere decir que su desarrollo es rapidísimo, por eso se dice que es una alternativa de ganadería del futuro.

Como todo se aprovecha, la cáscara de huevo para los artesanos tiene un valor de 60 pesos, y el artesano le da un valor mayor con su trabajo, con la pintura, la lámpara, lo que haga el artesano o el artista.

El ingeniero Baas May comentó que se está trabajando en un expendio para poder vender la carne, la grasa, los artículos de piel y la cáscara del huevo. Dijo que va a haber varias sucursales, pero por lo pronto no cuentan con ninguna todavía.

Recordó que Tivka comenzó en el 2016, pero la explotación comercial extensiva comenzó en el 2017. La inversión es muy alta, sin embargo los rendimientos que ofrece se compensan. Una vaca da una cría cada año y medio o cada dos años, si bien nos va, pero un avestruz, en el promedio más bajo, te pone 40 huevos y de esos 40 nacen 20, quiere decir que ya tienes 10 animales por cada animal.

Es más productiva que la de bovinos, pero a pesar de la gran inversión que se hace para tener la incubadora y la mano de obra capacitada, los rendimientos son muy superiores. Una vez que pasen la etapa de aprendizaje y aprendan a ser más productivos, esto va a ser más rentable. Pues tienen alrededor de 20 personas y cada una está especializada en un área y una etapa de crecimiento.

¿Qué otras ventajas tiene esta industria?

–Esto igual tiene una ventaja muy grande, y es que a diferencia de otras carnes, la del avestruz es muy rica en omega 3 y 6, tiene menos colesterol, más grasas buenas y acá los tratamos lo más natural posible.

De hecho las vacunas que hacemos son nulas, más que con antibióticos en caso de requerirlas, la desparasitación es cada año, tratamos de interferir lo menos posible con los animales, tratamos de llevar todo lo más sano posible.

–¿Desde qué edad los venden y qué precios tienen?

Lo vendemos desde el día 1, esto depende del comprador, de la infraestructura que tenga y la capacitación. Los del día 1 valen alrededor de 1,500 pesos y de un mes 3,600 pesos. Los vendemos de cualquier edad.

Uno ya grande que se lleve al rastro anda en 13 mil pesos, con un peso de 90 a 100 kilos.

–¿Hay una etapa de riesgo?

–La etapa crítica es de los 3 días de nacido a los 3 meses. En las primeras etapas de vida es cuando mayormente tienen incidencia de alguna enfermedad, pero el mayor trastorno que pueden tener es la debilidad. Como son muy débiles, eso los hace susceptibles a enfermedades del ombligo, que se conocen como confalitis, o puede ocasionar enteritis o diarreas, pero pasando la etapa de los 3 meses, un avestruz francamente ya no tiene ningún problema y se van para arriba.

Dijo que a las tripas y los huesos no les han dado utilización, sin embargo han sabido que existe la posibilidad de manejarlos como comida para perros.

Comentó que actualmente al año producen 700 pollos de avestruz y, para el siguiente año, piensan producir de mil a mil quinientos por las mejoras que han introducido.

También dijo que como el Rancho Tivka es muy grande, han llegado a sufrir ataques de perros ferales una o dos veces, y a los avestruces que han atacado mueren solos y los perros se escapan, deben ser perros de cazadores. Fueron como 5 perros la primera vez y la segunda vez que los atacaron no los vieron, pero lesionaron a uno o dos.

Sobre la noticia de que vieron un avestruz en una carretera por Kimbilá, informó que se les escapó de un remolque cuando se le estaba llevando para Quintana Roo.

–Eso pasó el miércoles de la semana pasada. Se salió de un remolque de caballo. Lo recuperamos rápido, afortunadamente no había tránsito, y ahora para evitar problemas pusimos un techo de lona en el remolque.

Sobre las ventas, dijo que el mayor consumidor que tienen es el Centro de México, a donde se va la mayor cantidad, sin embargo están trabajando en la inclusión de la carne en la cocina yucateca. Para comprar productos del Rancho Tivka se puede hacer en Facebook o directo en el rancho. En Mérida hay servicio a domicilio gratuito. El kilo vale entre 300 y 350 pesos, y allá encuentran la gama de variedades: Hígado, corazón, cuello, molleja, el tuétano.

–¿De dónde son sus compradores de avestruces vivos?

–Hay varias personas a las que ya les vendieron avestruces en Quintana Roo y Campeche y en Izamal. A varios se les han enviado animales para la crianza en modo intensivo, pero principalmente los compran para ranchos.

Por otra parte, dijo que la mayoría de las producciones de avestruz son de Europa o Israel, y la información no está disponible o no expresa tal cual cómo se puede adaptar aquí en Yucatán, por lo que fue un especialista de La Habana, Cuba, Rainier Díaz Carballo, quien les mostró la parte básica de la producción de avestruces.

–Entonces, además de lo enseñado por Rainier, una parte ha sido observación y ensayo y error, porque hay que adaptarnos a las condiciones de aquí, ya que son de climas calurosos y secos, pero aquí hay mucha humedad –concluyó.

Deja un comentario