Pesca de sardina en el Golfo de California cuenta con certificación a nivel internacional

La pesca de sardina en Sonora  se certificó en 2011 y la de Sinaloa se certificó en 2015 por el Marine Stewardship Council (MSC), una institución a nivel internacional. Con lo que aseguran que están siendo gestionadas de una manera sostenible.

Pero exactamente ¿qué implica tener una certificación? Comencemos por explicar lo que es. La certificación comprende un proceso transparente que permite demostrar que un producto o actividad cumple con ciertas características, requeridas, según las reglas que le marque la certificación con la que cuenta.

Para que un proceso de certificación sea factible, debe existir un estándar contra el cual comparar y regularmente la evaluación depende de una institución externa. Es decir, existe la figura que establece la reglamentación y estándares a cumplir, la parte responsable que busca la certificación, pero es necesaria una tercera parte que ejerce de juez imparcial que verifica los procesos, requisitos y estándares sean cumplidos. Cada una de ellas trabaja de manera independiente.

Actualmente existen diversos tipos de certificaciones, como calidad, de origen, en productos orgánicos y sustentabilidad, por mencionar algunas. Cada una se aplica a diversos sectores, según la necesidad que se tenga.

Hablemos en específico de la certificación en sustentabilidad, la cual permite transparentar las acciones relacionadas al cuidado del Medio Ambiente y la Sustentabilidad.

La pesquería de sardina cuenta con una certificación en sustentabilidad, otorgada por el MSC. El Estándar de Pesca del MSC se utiliza para evaluar si una pesquería está bien gestionada y es sostenible. Este proceso se lleva a cabo por medio de la verificación de los procesos de pesca, el cumplimiento de las normas y el compromiso social, todo sustentado mediante evidencias. Para que finalmente el material revisado, se presente a científicos, integrantes de la industria pesquera y grupos de conservación.

La certificación del estándar MSC es de manera voluntaria, es decir, cualquier pesquería que capture organismos marinos o de agua dulce, puede acceder a ella, siempre y cuando, cumpla con los principios que establece el estándar. Cada pesquería es evaluada por certificadores independientes acreditados, no directamente por el MSC.

Dichas certificaciones tienen un costo, el cual varía en razón de cada pesquería. Para la industria de la sardina es muy importante contar con este estándar, por lo tanto el gasto que implica el adquirirlo, se traduce en una importante inversión, ya que con ello  se aprovechan los recursos a través de prácticas sustentables.

Para que una pesquería pueda acceder a la certificación debe cumplir tres principios básicos:

Poblaciones sostenibles

La actividad pesquera debe realizarse a un nivel en donde se garantice su continuidad de forma indefinida y que las poblaciones de peces continúen siendo productivas y prósperas.

Minimización del impacto ambiental

¿Qué impactos se ocasionan? La pesca debe gestionarse cuidadosamente de forma que otras especies y hábitats dentro del ecosistema permanezcan sanos.

¿Están bien gestionadas las actividades pesqueras?

Las pesquerías con certificación de MSC deben cumplir las normativas pertinentes y ser capaces de adaptarse ante cualquier variación de sus circunstancias medioambientales.

Para la industria es muy importante cumplir con una pesca sostenible, ya que implica dejar suficientes peces en el mar, respetar los hábitats y garantizar que las personas que dependen de la pesca puedan mantener su medio de vida.

Deja un comentario